Posteado por: fernando2008 | 31 agosto 2016

Una nación, dos bloques, tres elecciones y cuatro jinetes.

1

No. No voy a hablar de la política española. Voy a hablar de la historia de España. Del momento en el que hubo unas terceras elecciones en nuestro país. Voces interesadas nos venden este evento como la madre de todas las crisis, pero no es la primera vez que esta situación se da en nuestra convulsa historia. La madre de todas las crisis va a terminar siendo como la madre de todas las batallas de Sadam, que ni fue batalla ni fue nada.

Corría el año de gracia de 1916. Las elecciones generales de ese año habían sido ganadas por los liberales del conde de Romanones con el 56,97% de los votos, frente a los conservadores de Eduardo Dato, que solo habían conseguido el 27,63%. Pero los problemas internos del partido liberal y los problemas de España harán que el conde de Romanones dimita. ¡Entonces los políticos todavía guardaban las formas! El segundo partido, el conservador, forma gobierno. Vuelvo a repetir que entonces los políticos todavía guardaban las formas y no se aferraban al poder como las sanguijuelas a los cuerpos. El partido conservador forma gobierno en 1917, pese a que el liberal le había sacado más del doble de los votos. En esta idílica época, gobernaba quien más apoyos lograba en el parlamento. ¡Qué tiempos!

Pero el partido conservador no era la panacea de todos los males. Como la crisis seguía, el rey Alfonso XIII destituye a Dato y organiza un Gobierno de concentración integrado por políticos de varios sectores liberales, mauristas y catalanistas. (España entonces no se rompía. O se rompía de otra forma). Se intentará así conceder más fuerza política a otras fuerzas, para restar poder al bipartidismo de liberales y conservadores.

En 1918, este ejecutivo se enfrentará a las elecciones legislativas. El resultado fue un parlamento muy fragmentado, sin que ningunas de las fuerzas que se presentaba obtuvieran una mayoría indiscutible. Los conservadores de Dato resultaron los más votados pero juntas, las distintas facciones liberales lo superaban en número de escaños. La Lliga Regionalista de Francesc Cambó pasó de 14 diputados a 21.

El desacuerdo era insalvable y resultó imposible formar un Gobierno sólido. Ante esto, Alfonso XIII, los reyes entonces podían borbonear, decidió amenazar a los partidos con su abdicación si no se llegaban a consenso. Y, efectivamente, se formó un gobierno de consenso presidido por Antonio Maura, gobierno que nunca consiguió ser medianamente estable. Mal está que un rey borbonee, pero, caramba, el borboneo sirvió para algo.

En junio de 1919 la situación era insostenible. Se convocaron nuevas elecciones con un resultado prácticamente igual que en las anteriores. Ninguno de los partidos con opciones de desbloquear la situación lo hizo y en julio Maura dimitió. Como veis, la historia es muy similar: nadie está dispuesto a desbloquear nada. Pero con una diferencia importante: ahora no dimite nadie.

Los conservadores tenían la mayoría en el Parlamento, pero no pudieron, o no quisieron formar ninguna alianza para gobernar. Meses después el rey le firmó a Dato el decreto de disolución de Cortes y en diciembre de 1920 volvieron a celebrarse elecciones.

Y ni el velo del Templo se rasgó, ni la obscuridad cubrió la tierra, ni los cuatro jinetes del Apocalipsis cabalgaron por el cielo. La vida siguió.

Como siguen las cosas que no tienen sentido.

Anuncios

Responses

  1. Como debe ser y no pasa nada. Lo que ocurre es que si son los mismos “actores” no sé yo…

  2. Ni yo.

  3. Los que no les importa que el barco se hunda no tienen inconveniente en que haya terceras y cuartas y así ad infinitum…si no son ellos los que consiguen trincar el poder como esas sanguijuelas a las que alude….Hay que reivindicar a Cincinato…jaja¡¡¡..Yo no creo que se deba pactar con quienes quieren salir de España..porque a las siguientes elecciones cómo diantres buscar pactos si ya no son España varias comunidades y han hecho mutis por el foro…y estamos hablando ya de la Nación de Castilla León, donde a saber si habría Democracia. Pero quitando este caso extremo e indeseable que no me digan a mí que no se pueden INTERSECTAR las fuerzas políticas en muchos puntos…¡¡¡¡ Espíritu de Cincinato ¿dónde estás?..si estás por ahí manifiéstate…transubstancia por favor a estos políticos españoles, esperamos tu milagro¡¡¡¡
    jaja saludos¡¡

  4. Dicho queda.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: