Posteado por: fernando2008 | 14 mayo 2016

Jean-Auguste-Dominique Ingres, o la piel.

1

2

No, no voy a comparar la obra de Ingres con la magnífica novela de Curzio Malaparte sobre la II Guerra Mundial, guerra que él vivió desde los dos frentes. Pero no me resisto a apuntar la idea, con la que abro esta entrada, de la importancia de la piel para nuestra civilización.

Esta importancia se ve subrayada en la obra de Ingres, obra que pude saborear, sí, he dicho saborear, en la exposición de este autor que se exhibió en el Prado hasta hace poco.

¿Dónde clasificar a Ingres? Es difícil contestar a esta pregunta categóricamente. Por el tema de sus obras podría ser romántico. Pero por su dibujo, académico y frío, podría ser neoclásico. Sin embargo, mirándolo más detenidamente ¿es frío Ingres?.

Mi primera impresión, cuando me encontré ante la “Gran Odalisca” fue que era un panel de cristal y que por el lado contrario al espectador había una luz. Una impresión falsa, lo sé: en las salas del Prado no se permitirían jamás paneles así. Pero si habéis visto alguna vez los paneles iluminados del “Museo vivo de Al Ándalus” en la torre de la Calahorra de Córdoba, sabréis a qué me refiero. La piel de la odalisca emanaba esa luz cálida de los paneles, pero esta vez sin nada artificial. Eran los pinceles de Ingres los que daban esa luz. El pintor resuelve magníficamente la dificultad técnica de pintar la piel humana y, además, le añade el virtuosismo de pintar esa piel envuelta en luz.

Creo que algunos críticos han confundido en este autor la perfección del dibujo con la frialdad neoclásica. Nada es frío en la Gran Odalisca. Ni su piel, ni su mirada retadora. No es una mujer pasiva. Mira al espectador como desafiándolo, con sus inmensos ojos negros a que se atreva a acercarse. El tema de la obra es romántico, el espíritu es rebelde. Y el dibujo es perfecto.

Hay pues que inventar una nueva clasificación para la pintura de Ingres. Algunos han definido su estilo como “estilo trovador”, el estilo que hace referencia a la antigüedad, pero antigüedad que no es clásica. Siempre se pone como ejemplo de este estilo la obra del mismo autor “Muerte de Leonardo”. Pero clasificar es intentar reducir toda la inmensa diversidad de lo existentes a una limitada cuadrícula. Puede ser útil para estudiar una cosa, pero no para comprenderla en su totalidad.

Muerte de Leonardo da Vinci. Ingres.

Muerte de Leonardo da Vinci. Ingres.

 Ingres es un magnífico dibujante, pero a la vez es un gran pintor. Sus dibujos, perfectos, adquieren vida cuando los cubre la pintura. Esa pintura que hace que sus pieles brillen y que los ojos y las caras reflejen los sentimientos que hay en el interior.

Señor Bertin. Ingres.

Señor Bertin. Ingres.

Cuarenta y seis años después de que se pintase “La muerte de Leonardo”, que no es el mejor de los cuadros de Ingres, Rosales pintó “El testamento de Isabel la Católica”. Éste sí que puede incluirse en el “estilo trovador”, aunque no se ajuste a la verdad histórica. Juana estaba en esos momentos en Flandes.

Testamento de Isabel la Católica. Rosales.

Testamento de Isabel la Católica. Rosales.

 

Anuncios

Responses

  1. Estupenda entrada.
    Gracias

  2. Gracias a ti, María.

  3. Un buen guía para una exposición magnífica.

  4. Hay ahora una mejor: el Bosco. Vente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: