Posteado por: fernando2008 | 24 octubre 2015

Luis de Morales, el alumno a distancia.

1

Para un profesor de Arte como yo, haber dado clases en el IES “Luis de Morales” de Arroyo de la Luz ha sido una suerte increíble. No solo por la calidad del alumnado, sino por tener a pocos metros del aula un magnífico material de apoyo como es el retablo de la parroquia de la Asunción. Podéis imaginar que usé y abusé de este retablo, llevando a mis alumnos una y otra vez para que lo estudiasen. Y, al final, me enamoré de Morales.

Dentro de la clasificación más ortodoxa de la pintura renacentista española, Morales aparece como “manierista”. Esto quiere decir que, pasada la gran eclosión creadora de Leonardo, Rafael y Miguel Ángel, surgen una serie de pintores que pintan “a la maniera de”. Evidentemente, son pintores que no tienen ni el genio ni la originalidad creadora de los grandes maestros del Cinquecento.

Morales es manierista y, como tal, preocupado por conocer las grandes corrientes del arte europeo. Pero era extremeño. Y en el XVI, como ahora, Extremadura estaba apartada de todos los centros artísticos y culturales de la época. Mas este handicap no lo frenará. Conocerá el trabajo de los pintores europeos mediante las estampas que circulaban por todo el continente. Como muestra de ello, os pongo la “Pequeña Pasión” de Durero junto a su “Santo Entierro” de Arroyo. No plagia, porque las figuras son distintas. Pero asimila los logros expresivos de Durero, y los usa en sus cuadros.

2

El Morales manierista no se limitará a pintar “a la maniera de” alguno de los grandes pintores. Conoce, e incorpora a sus cuadros, los aciertos de Pieter Coecke van Aelst, Durero y van der Weyden, de la pintura flamenca y los de Leonardo (sfumato), Piombo y Beccafumi. de la italiana. ¡No está nada mal para un artista que vive y trabaja en el rincón más apartado de España!

No se puede decir con toda seguridad si viajó a Italia o no. La vida de Morales está documentada tan irregularmente que no conocemos la fecha de su nacimiento, pero sí que el balcón de su casa se puso de moda en Badajoz y los que iban a reformar su casa pedían a los maestros de obra que les hiciesen un balcón “como el de la casa de Morales, el pintor”. Sin embargo, tenemos constancia fehaciente que Morales recibía los grabados de los pintores europeos y los estudiaba concienzudamente. Gracias a su aplicación de alumno a distancia, las corrientes renacentistas italianas y flamencas llegaron a Extremadura.

Su trabajo en Extremadura y Portugal está hoy muy disperso, pero nos quedan dos retablos completos: el de san Martín de Plasencia y el de la parroquia de la Asunción de Arroyo de la Luz, de mucha mayor calidad que el de Plasencia.

Retablo de la Asunción de Arroyo de la Luz.

Retablo de la Asunción de Arroyo de la Luz.

La obra de Morales es muy desigual. Algunos, como Pacheco, han atacado al pintor acusándolo de pintar “mamarrachadas”. Haciéndole justicia hay que resaltar que, si bien Morales fue un gran pintor, su taller no lo era tanto. Baste poner como ejemplo las pinturas atribuidas al taller de Morales que se exhiben hoy en el recién remodelado palacio de los Golfines de Abajo. Esta circunstancia fue tan evidente para sus clientes, que en algunos encargos se especificaba que las manos y las caras de de las figuras debían ser pintadas por el maestro en persona. Sin embargo el Metropolitan de Nueva York le ha hecho justicia comprando recientemente un Morales por más de un millón de dólares.

Pese a ser un pintor prolífico y con un taller más prolífico todavía, Morales pasó penurias al final de su vida. Es muy conocido su encuentro con Felipe II. «Muy viejo estáis, Morales», le dijo el Rey. «Sí Señor, muy viejo y muy pobre», respondió el pintor. «Que le den 200 ducados para comer», advirtió Felipe II. ¿Y para cenar?, preguntó un Morales más humano que divino. «Que se señalen otros ciento», zanjó el Monarca.

Esta anécdota no se ha podido probar que fuera verdad, pero bien podía serlo, porque ¡es tan extremeña!

Retablo de san Martín de Plasencia.

Retablo de san Martín de Plasencia.

Anuncios

Responses

  1. Muchas gracias por tu clase de arte. 🙂

  2. De nada alumno. Pasa por la ventanilla.

  3. Se te nota a gusto en este tema, y más fluido. ¡Lo que me perdí por no poder ser alumno tuyo en tus clases de arte!.
    Yo en mi soledad de la Uned recuerdo que encontraba consuelo en la inmensa Summa Artis.

  4. Gracias pequeño. A mí llegó a parecerme que escribía un rollo de lección de Arte. Eso me anima a escribir algo parecido en Kandinsky. El Summa Artis fue la fuente donde yo bebía en un mundo sin Internet.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: