Posteado por: fernando2008 | 2 octubre 2015

Johan Huizinga. El otoño de la Edad Media.

1

2

Para celebrar la llegada del otoño, nada como leer a Huizinga. Aunque debo confesar que el propio autor advierte que en el momento de escribir este libro tenía menos conciencia de la que tiene hoy del peligro de comparar las reacciones de la historia con las estaciones del año, y pide que se tome el título del libro únicamente en sentido figurado.

El libro se escribió para conocer mejor la pintura de los van Eyck y, dentro de lo que se denomina “historia de las mentalidades”, es un magnífico estudio en veintidós capítulos sobre la mentalidad de los Países Bajos en el siglo XV. No voy hacer una reseña capítulo por capítulo. Prefiero dividir el libro en cinco grandes apartados e reproducir algunos de los cuadros citados en él. Así os incito a su lectura.

Empezaremos por el tono de la vida. Se podría identificar, con toda las salvedades que dicte la prudencia, a la Edad Media con la adolescencia. En efecto, cuando el mundo era medio milenio más joven, los sentimientos eran más pronunciados que los de ahora. Grandes duelos, (la reina de Francia debía permanecer un año entero en la habitación donde recibió la noticia de la muerte de su marido) alegrías desmesuradas, lágrimas abundantes y fáciles, venganzas que duran años, y adhesiones inquebrantables. Todo ello expresado por una sociedad sin el más mínimo sentido del ridículo. En 1380 cuando Carlos VI entro en París, 2000 personas salen a recibirle vestidas todas de verde y blanco.

Por debajo de esas manifestaciones descubrimos una sociedad en la que en la miseria y la necesidad se presentaban sin los paliativos que tenemos ahora. El frío era un mal grave; un traje de ceremonia, un fuego, y un lecho tenían un gran valor. La dureza de la vida real hará que se tenga una indefinible nostalgia de una vida más bella, vida inexistente e inalcanzable puesto que todas las cosas y todas las personas en la Edad Media tenían un lugar muy preciso en esa sociedad, lugar del que no podían escapar. Pero ni las emociones extremas ni la dureza de la vida se reflejarán en la pintura de los van Eyck. El mundo medieval reduce la belleza a la perfección y la pintura buscará esta perfección, reflejo de la perfección divina, en la paz y el gusto por los detalles.

Full title: The Arnolfini Portrait Artist: Jan van Eyck Date made: 1434 Source: http://www.nationalgalleryimages.co.uk/ Contact: picture.library@nationalgallery.co.uk Copyright © The National Gallery, London

El ideal caballeresco se mantiene a finales de la Edad Media adornado con advocaciones cristianas y también paganas. San Miguel será el primer caballero, pero en esta categoría entrarán no sólo Carlomagno, Arturo, y Godofredo de Buillón, sino también Héctor, César, Alejandro, Josué, David y Judas Macabeo. Se organizan fastuoso torneos, a pesar de ser una actividad prohibida por la iglesia, que se quedan en meras exhibiciones de ropas y armas. Los reyes y grande señores se retan a combates singulares, combates que, pese a los grandes preparativos que se hacen, jamás se llevan a efecto. En un rapto de sinceridad el poeta pone en boca de un caballero la siguiente frase: “Cuando estamos en la taberna con las damas, entonces vencemos a Oliveros y a Roldán. Pero cuando estamos en la guerra, cercados de enemigos, quisiéramos estar en una cueva tan honda que no nos viera nadie”.

Las órdenes militares intentan ser la unión del ideal monástico y el caballeresco. A finales de la Edad Media se han convertido en una moda. Todos los príncipes quería fundar una y ponían pegas a las ajenas. La del Toisón de Oro superará a las demás debido a la riqueza de Borgoña,pero se llegara a decir qué Jasón faltó al principio de lealtad, por lo que los borgoñones buscarán su origen en la piel del carnero que extendió Gedeón para recoger el rocío.

El amor caballeresco se reduce a un deseo insatisfecho que la sociedad idealiza. Aunque el enemigo sea el dragón siempre habrá en el fondo un motivo sexual, como se reflejará en el cuadro de Burne-Jones. En realidad la visión caballeresca del amor no ha aparecido en la literatura sino en la vida. La idea de salvar a la dama es la representación del punto de vista masculino. Como dirá Cristina de Pisán: “No son las mujeres las que han escrito estos libros (de caballería)”

Gemälde von Edward Burne-Jones

Con respecto al espíritu religioso encontramos que la religión se enlaza con la vida entera influyendo en toda ella. La vida medieval está saturada de representaciones religiosas, existiendo una necesidad ilimitada de prestar forma plástica a los santos y a las enseñanzas religiosas para que se graben bien en el cerebro. Esta unión religión y vida lleva a situaciones ridículas como la de el caballero que bebe el vino en cinco tragos para conmemorar las cinco llagas de Cristo, o a la superstición de que no se envejece durante el tiempo que se oye misa. A veces se raya en la herejía, al considerar, por ejemplo, al duque de Borgoña Juan sin Miedo como el Cordero de Dios.

No hay excesos que no se cometan para conseguir una reliquia, Llevándose a tal extremo el culto de los santos que pasan de ser los abogados contra de determinadas enfermedades a producir dichas enfermedades, pues se piensa que si el santo las cura, será porque él las causa. Erasmo llegar a decir que los santos son peores en el cielo quien la tierra. Cuando estaban en la tierra eran buenos, y cuando están en el cielo mandan enfermedades sino son honrados. La fantasía religiosa se dispara hasta el extremo que una beata asegura sentir dolores en los callos cada vez que un alma entra el infierno.

4

La violencia sangrienta que hay en esta época de forma generalizada, dará por contra un arte sereno de paz religiosa. En esta época la misión del arte es rodear de belleza la forma en la que transcurre la vida. El arte es empleado por la vida misma para aumentar el brillo de ésta. No se busca la belleza por sí misma; el arte es un arte aplicado.

El mundo medieval reduce la belleza a la perfección, proporción y brillo, según la idea de Santo Tomás de Aquino. Los primitivos flamencos (el título de”Primitivos” se refiere a que no nos es conocida una pintura más antigua en esa región, no que el espíritu del artista fuera primitivo) se caracterizará por la exacta representación del asunto y la absoluta naturalidad, deseando ver cada cosa como algo independiente.

Hay en esta época una curiosa teoría que defiende la modificación del segundo mandamiento del Decálogo. Efectivamente, Dios prohibió las imágenes cuando Él era solo espíritu. Pero cuando se encarnó las imágenes fueron necesarias. Estas imágenes formarían una desatada fantasmagoría si cada una de ellas no hubiese tenido un puesto en el pensamiento simbólico. Pero esta formas no se agotan en su función, sino que penetran en el mundo del más allá. En Dios no existe nada vacío, y cuando tomó forma sensible hizo cristalizar en forma sensible todo lo que depende de Él.

La concepción del mundo se organiza en forma de árboles. Toda conexión fundada en la semejanza de una cosa cualquiera, puede transformarse en una conexión esencial y mística. Esto se produce cuando las propiedades comunes del símbolo y lo simbolizado son consideradas esenciales. La alegoría convierte al fenómeno en un concepto, y al concepto en una imagen, pero de manera que concepto siempre puede tenerse y mantenerse en la imagen y expresarse en ella. Esta idea es la que expresa Goethe al comienzo de esta entrada.

Pero la alegoría había metido a la imagen en un callejón sin salida encadenando la imagen a la idea y ésta con aquella. La imagen no podrá tomar libremente forma porque debe transcribir fielmente la idea, y la idea es impedida en su vuelo por la imagen. Y la sociedad está abriéndose, poco a poco, a nuevas ideas y formas.

En 1466 se celebra un torneo en Arras. En dicha justa aparecerá el caballero Philippe de Ternat con el siguiente lema: “Deseo poder obtener la satisfacción de mis deseos, aunque jamás alcance otro bien”. El Renacimiento había llegado a Borgoña.

5

Anuncios

Responses

  1. Un placer, como siempre, Fernando.

  2. Gracias corazón. Es un placer tener unos seguidores tan fieles


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: