Posteado por: fernando2008 | 19 julio 2015

“Versión original” o la viga en el ojo propio.

1

Si canto me llaman loco

Y si no canto, cobarde.

Si bebo vino, borracho.

Si no bebo, miserable.

“Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Tampoco soy una persona manipulada aunque, como español, tampoco me faltarían motivos. Fui bautizado a los dos días de nacer (Sin el documento llamado “Fe de bautismo” no se podían hacer muchas cosas en la España de los 50). A los pocos años, ingresé en la escuela de los doctrinos, es decir, de aquellos niños que son tan pequeños que sólo pueden aprender una cosa: la doctrina católica.

Posteriormente, recibí en un colegio religioso la primera comunión, la confirmación y la educación religiosa. Superé las dos reválidas de bachillerato ante unos tribunales cuyo presidente eran nombrado por el Estado, pero que, en caso de ausencia de este presidente, su lugar era ocupado por ley por el profesor de religión. Profesor de religión que también nos impartía las asignaturas de Psicología, Lógica y Ética, así como la Historia de la Filosofía.

Durante mi servicio militar, mis necesidades espirituales eran atendidas por los capellanes castrenses, benévolos ángeles de la guarda pero con las estrellas de capitán, y que dependían del Vicario General Castrense.

En la universidad, pude elegir algunas asignaturas pero las fundamentales, Política y Religión, me fueron impuestas durante los cinco cursos. Precisamente durante mi carrera la Jefatura del Estado cambió, pasando a ser ejercida durante dos días por don Pedro Cantero Cuadrado, arzobispo de Zaragoza, junto con los otros dos miembros del Consejo de Regencia.

Durante estos veinticinco años nadie pensó que se estaban conculcando el derecho que tenían mis padres a decidir sobre mi educación moral, nadie imaginó ni por un momento que se me estaba adoctrinando ni política ni religiosamente y la educación que recibí no fue sesgada ni pretendió conducir mi voluntad ni modelar mi conciencia. Lo sé porque si esto hubiese ocurrido, la Iglesia habría protestado.”

Perdonad la osadía de citarme a mí mismo. No es por autobombo: es por vagancia. Hace demasiado calor para escribir otra autobiografía, cuando ya tenía escrita una. Además viene aquí como anillo al dedo, pues la escribí para un “Preludio orweliano”, y en la actualidad estamos viviendo en España cambios que harían palidecer de envida al “Ministerio de la Verdad”, por la rapidez con que Oceanía pasaba de estar en guerra con Eurasia a estarlo con Asia Oriental.

No sólo hemos pasado de un estado totalitario a otro democrático sin despeinarnos. Lo maravilloso de la Transición española es que los jerarcas totalitarios se han convertido tan de hoz y coz a la democracia que ahora ejercen de inquisidores democráticos, buscando tufillos totalitarios por doquier. Tal es el caso de Esperanza Aguirre, cuya entrenada nariz caza talentos y caza totalitarios, con magníficos resultados en ambos casos. Lo digo porque sus talentos están todos cazados y practicamente todos encarcelados.

Pero centrémonos en el tema. La alcaldía de Madrid, antes centro del glamour y la alta sociedad, se ha convertido en un antro de “parvenus”. Hirsutos bolivarianos ocupan sus antaños elegantes salones, maquinando hundir España durante diecinueve horas al día (Es que en Caracas son cinco horas menos). Es de destacar el odio que nos tiene Maduro; tanto que, aunque no tenga ni para comprar papel higiénico, prefiere gastarse su dinero en hundir a España antes que en salvar a su pueblo. Pueblo al que reprime salvajemente gracias a la colaboración de gobiernos títeres también bolivarianos que le venden armas para masacrar a los venezolanos.

2

Otra de las monstruosidades de los podemitas bolivarianos ha sido venderles documentales a Irán. Todo el mundo sabe que los iraníes, que no pasan tampoco por su mejor momento, están invirtiendo sus últimos recursos para conseguir que en España todas las mujeres vistan burka y que los homosexuales sean ahorcados en la Giralda. Vender documentales a Irán. ¿Se puede ser más canalla? Sí, se podía ser. Se podía vender tecnología para que los iraníes consiguiesen su bomba atómica. Pero eso no tiene ninguna importancia. Son sólo negocios, nada personal.

3

4

Pero la gota que ha hecho rebosar el vaso de la paciencia de nuestra condesa demócrata de toda la vida, ha sido el hecho de que el ayuntamiento de Madrid cree una página para matizar las noticias que se den sobre dicho ayuntamiento. ¡Hasta ahí podíamos llegar! ¡Te tomas la molestia de crear el bulo de que nuestro malísimo ayuntamiento iraní-bolivariano va a subir las tasas y van ellos y, con sus manos limpias, lo desmienten! ¿Para eso sembramos nosotros cizaña? Lo elegante, lo demócrata, habría sido pedir una rectificación. Se le niega, se va a juicio y al cabo de cinco años sale la sentencia que obliga a publicarla. Al cabo de cinco años, ya es otra legislatura. ¡Sabe Dios quién gobernará entonces!.

Por supuesto que esta página atenta contra la libertad de prensa. Dicha libertad se rige por unos principios muy claros.

1º Un grupo económico, compra a un grupo político.

2º Un grupo político compra a un medio de comunicación.

3º El medio de comunicación publica lo que le ordena el grupo político, bajo la estricta supervisión del grupo económico, que es en realidad quien manda. Y, desde luego, ese medio de comunicación nunca debe dejar que la verdad le estropee un buen titular.

Todavía recuerdo la magnífica lección sobre la libertad de prensa que nos dio Welles en “Ciudadano Kane”. Cuando el periodista, al que habían mandado a Cuba, dijo que no podía hacer crónicas porque no había guerra, Kane contestó con la frase que debía estar enmarcada en todos los periódicos libres: “Tú pon los artículos, que yo pondré la guerra”. ¡Ésta es la verdadera libertad de prensa!

¡Qué sería de España sin la libertad de prensa! Somos el país pionero en esa libertad, tanto que nuestra libertad nos permite decir una cosa y la contraria a la vez, según nos interese o no. Así cuando Irene Villa rechaza unirse a la jauría contra Zapata, pasa en un solo día de ser la niña mártir a ser “La Muñones”. Cuando un partido, que ha pasado todos los filtros establecidos por las leyes, se presenta y gana, pasa de ser un partido legal a ser un peligroso partido izquierdista radical. Cuando unos partidos, en cumplimiento estricto de la legislación vigente, firman un pacto, están entregando los ayuntamientos españoles al enemigo. Por lo visto, lo único que los patriotas entregan es el dinero en Suiza. Y hablando de patriotas, hablemos del Primer Patriota. Nuestro presidente del Gobierno no es quien para calificar a los partidos o a los pactos. Para eso está el Poder Judicial. En España hay división de poderes y el Ejecutivo debe respetar, de verdad, al Judicial. No sólo en declaraciones altisonantes. Unos partidos, legales, que han suscrito un pacto, legítimo, no debían ser objeto de ataques por quien ha jurado cumplir y hacer cumplir las leyes.

Pasemos ahora a distinguir entre “Y tú más” y el agravio comparativo. Antes de la Revolución Francesa, existían los estamentos. El estamento nobiliario podía hacer prácticamente lo que quisiera. Podía llamar “puta barata” a quien no fuera de su cuerda. Podía pedir el tiro en la cabeza para sus adversarios. Podía inventar las más absurdas calumnias impunemente. Muchos años y mucha sangre después, se consiguió la declaración de que: “Todos los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derecho”. Desde entonces, no se puede llamar “puta barata” a ninguna mujer, aunque sea de Podemos, ni se puede pedir que se pegue un tiro en la nuca a un político, aunque sea Pablo Iglesias. Todos somos iguales ante la ley, independientemente de nuestra ideología. Y, como tal igualdad, debemos ser tratados. Personas e instituciones. No se puede hablar, por ejemplo, de corrupción en el PSOE y episodio aislado de Bárcenas en el PP.

Pido igualdad ante la ley y respeto a los intelectos. De verdad, de verdad de la buena: no somos tontos. Sabemos apreciar la necesidad de una página que cuesta 200€ y sabemos compararla con los  220,6 millones de euros que se gastó Esperanza Aguirre en publicidad institucional entre 2008 y 2011. Conocemos el dolor de las víctimas del terrorismo y lo compartimos. Pero ese dolor y ese respeto no implica ignorar el mismo dolor que sienten las víctimas del franquismo. Admiramos el valor de la Guardia Civil en su lucha contra los asesinos de ETA, y nos sentimos muy cercanos a sus 203 héroes que cayeron defendiendo nuestra libertad. Pero no ignoramos que en ese mismo cuerpo se han producido 447 suicidios, fruto de las malas condiciones de vida y trabajo de los integrantes del benemérito cuerpo. Y, sobre todo, nos negamos a ser considerados patriotas si decimos la primera parte de estas ideas, y traidores si decimos la segunda. La verdad es la frase completa, le guste a quien le guste.

Decía Abad de Santillán, que un libro debe provocar otro libro, no una bomba. Pienso que una página web, lo más que puede provocar es otra página web. A aquellos que están en contra de “Versión original” yo les invito, en aras de la verdadera libertad de expresión, a crear otra página web para revisar lo que en la del ayuntamiento de Madrid se pone. Así pensarían los que la escribiesen y darían qué pensar a los lectores, algo muy necesario en nuestro país, España, donde de diez cabezas nueve embisten y una piensa. Lo demás es, como dijo Alguien, ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Y eso lo definió como hipocresía.

¡Claro que a lo mejor esto es sólo un cuento hebreo!

5

Anuncios

Responses

  1. Se puede decir más alto pero no más claro. Comparto palabra por palabra. Un aplauso para tu post y para ti, claro -que es lo mismo-

  2. Jomer ¿Tienes otro avatar? Qué imperial te veo.

  3. Salud, Fernando: si te fijas bien, quién está encima del caballo es Darth Wader. Pincha encima del avatar de mi comentario y dile que quieres ver mi perfil completo. Ahí está el Jomer que todos deben temer. 😉

  4. ¡Qué miedo! Que la fuerza, la obscura se entiende, te acompañe.

  5. Efectivamente, que me acompañe y me dé la energía que preciso. 😉

  6. Para asaltar el cielo.

  7. ¿Pero te ha gustado o no? 🙂

  8. Me ha encantado. Rompe con todos los moldes.

  9. Verdaderamente bonito y certero.

  10. Me alegro que te guste, Elisa.

  11. Gracias Fernando, de lo mejor que ha salido de tu pluma, además me siento identificado en algunos momentos contigo, principalmente cuando hablas del dirigísmo intelectual en la enseñanza.
    Verás: como sabes por mi profesión, yo desempeñe trabajos informáticos en el principal departamento de mi empresa, y al mismo tiempo me matricule en la universidad donde comencé Geografía e Historia, pues bien realice un examen de filosofía magnifico, porque el tema era sobre Michel Focault, concretamente su obra “Vigilar y castigar” Yo lo estaba viviendo todo lo que exponía en mis propias carnes. A ese examen en concreto asistí por un acto de evergetismo como en la antigua Roma, de mi “jefe” gallego para mas señales y quizás familia de Franco. En fin tu sabes…..en mi empresa en aquellos años debíamos ser autómatas.

  12. Gracias Nino. Te entiendo. Un abrazo.
    PD. Lo de evergetismo te ha quedado genial


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: