Posteado por: fernando2008 | 11 febrero 2015

El palo en el hormiguero.

1

– ¿Te has enterado de lo que pasa en Madrid, fray Guillermo?

– En el “rompeolas de todas las Españas” pasan cada día muchas cosas. ¿Qué ha pasado hoy?

– Pues que han defenestrado a Gómez.

– ¡Como a Sánchez!

– No te líes, fray Guillermo. Ha sido Sánchez el que ha echado a Gómez.

– Una chica tan dulce jamás haría eso.

– Me temo, maestro, que estás perdiendo tu buen juicio. Pedro Sánchez, secretario general del PSOE no es dulce. Y mucho menos chica.

– ¿Y quién se ha referido a Pedro Sánchez?

– Tú. Acabas de decir “Como a Sánchez”

– ¿A Pedro Sánchez lo han echado de algún sitio?

– Pues no. La verdad es que no. Todavía.

– Por lo tanto, eres tú el que tienes mal el juicio. Si digo: “Como a Sánchez” me refiero a un Sánchez defenestrado. Y ese Sánchez es Tania Sánchez.

– Tania Sánchez es de IU. O al menos lo era. Tomás Gómez es del PSOE. O al menos lo era. ¿Qué tienen en común?

– Que los dos han sido elegidos en primarias, y la cúpula de sus partidos los ha echado.

– Veo que mi anterior apreciación era errónea. Sigues teniendo buen juicio, a pesar de tu edad.

– Otro día te recomendaré un poema de Saramago sobre la edad. De momento, mi juicio está mejor que el tuyo, porque no te has dado cuenta de esta similitud.

– ¿De que Tania Sánchez y Tomás Gómez se vean obligados a luchar contra las cúpulas de sus partidos?. Pues no. No me había dado cuenta. ¿Y cuál crees tú que es la razón?

– Pues que alguien está metiendo el palo en el hormiguero, preparando el próximo baile de sillas.

– Ahí ya me pierdo. Por favor, explícamelo.

– Lo haré despacito, imberbe jovenzuelo, para que puedas apreciar la hondura de mi juicio.

– Vale. Lo tengo bien merecido. Explícamelo.

– Veamos. Es de todos conocido que actualmente soplan vientos de cambio en España. Las cúpulas de los grandes partidos se están tentando la ropa y calculando los pesebres que van a perder en las próximas elecciones. No les salen las cuentas. ¡No hay pesebres para todos! Hay que soltar lastre. Es como la balsa del Titanic. Hay que echar a alguno. Y, desde luego, no van a salir los de la cúpula. Así que los díscolos, los desobedientes, los que no son de la panda, son arrojados a las tinieblas exteriores. Allí será el llanto y el crujir de dientes.

– ¡Eso es una canallada!

– Peor.

– ¿Peor?

– Peor. Es un error suicida. ¿Tú crees que Ángel Pérez y Gregorio Gordo conseguirán más votos para I.U. que Tania Sánchez?

– ¡Por supuesto que no!

– Y sin embargo la sacrifican a ella para que las posaderas de Gordo y Pérez sigan en sus poltronas, aun a riesgo de hundir a IU de Madrid. Primero yo, luego yo, y si queda algo para mí.

– ¿Y qué conseguirán con eso?

– Pues quedarse sin Tania Sánchez y sin poltronas.

– ¿Y qué harán luego?

– Ni lo sé ni me importa. Supongo que se irán al PSOE buscando otras poltronas.

– ¡Pero el PSOE tampoco está para tirar cohetes!

– Por eso te digo que es el baile de la silla. El último que llegue, se queda sin silla.

– ¿Y Pedro Sánchez?

– Sin Tomás Gómez y sin Antonio Miguel Carmona, será fagocitado por Susana Díaz y tendrá que irse al P.P.

– Pero es que el problema del tranvía de Parla le daba mala imagen.

– ¡Qué tranvía más veloz! Este problema comenzó en 1999. ¿Ahora es cuando preocupa al PSOE?

– Vale, maestro, pero me asalta otra duda. ¿Y los del P.P.? Tampoco están muy boyantes.

– Esos son los que menos problemas tienen. Se van a Suiza y punto.

– ¡Qué lío!

– Pues sí, Adso. El mismo lío que se organiza cuando se mete el palo en un hormiguero. Las hormigas, animalitos que son como las cúpulas de los partidos, lentas y rutinarias a las que no les gustan las novedades, se vuelven locas.

– ¡Estás pintando un panorama que pone los pelos de punta!

– Efectivamente, pero es lo que hay. Se aproxima un cambio. Los partidos, que se dan cuenta de lo que viene, están peleando por un sitio en la balsa, mientras el gobierno sigue, como la orquesta del Titanic, tocando la balada de los brotes verdes.

– Creo que estás llevando el agua a tu molino. Pero Podemos tampoco está muy boyante.

– ¿Por qué?

– Porque Monedero ha cobrado 400.000€ y dice que está contra los ricos. Además no ha declarado los impuestos de ese dinero.

– Veamos. ¿Un político honrado no puede tener 400.000€?

– Sí, pero entonces no es pobre.

– ¿Un político de izquierdas tiene que ser pobre?

– Por supuesto. Todos los políticos de izquierda deben ser pobres.

– Pues yo no conozco a ninguno. Marx era doctor en filosofía e hijo de profesor. Engels era dueño de una fábrica. Lenin hijo de un alto cargo, Bakunin era oficial de la guardia del zar,  Kropotkin era hijo de un príncipe ruso. Mao hijo de un próspero campesino y prestamista. No, los marxistas no tienen que ser pobres. Los que tienen que ser pobres son los políticos católicos cuyo Dios dice que es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos. Y sin embargo, la derecha católica, apostólica y romana quieren que los pobres sean los demás, no ellos.

– Como quieras. Pero Monedero ha ganado 400.000 €

– ¿En cuantos años?

– No lo sé.

– Pues deberías.

– ¡Pero ha defraudado a Hacienda!

– No.

– Bueno, no ha defraudado a Hacienda. ¡Pero lo intentó!

– La justicia no mide deseos, castiga hechos.

– ¡Vamos, que a ti no te importa que Monedero intentase defraudar a Hacienda!.

– Todo el que defraude a Hacienda debe ser castigado. Pero no el que intente defraudarla. Hay miles de españoles en la lista Falciani que lo intentaron, Hacienda los avisó con una carta amable, se acogieron a la amnistía fiscal y son puros y blancos como la nieve. Monedero fue al revés.

– ¿Cómo al revés?

– Monedero no defraudó a Hacienda. Hacienda es la que ha defraudado a Monedero. No conocemos las cuentas personales de la infanta Cristina, ni las de Botín, ni las de Luca de Tena. Y esas cuentas son más interesantes que las de Monedero. Esos señores están amparados por el secreto fiscal, por ser ciudadanos de primera categoría. Monedero, como es de segunda, está expuesto a que el mismísimo ministro de Hacienda le saque los colores. Montoro, ante estos señores, es un manso corderito. Ante Monedero se vuelve un tigre que pisotea la legislación vigente en público y airea cosas que debían ser secretas. Si el ministro de Hacienda, por atacar a un adversario, se pasa por el arco del triunfo toda la legislación tributaria ¿quién va a estar obligado a cumplirla?.

– No es sólo el ministro de Hacienda.

– Efectivamente. La señora vicepresidenta del gobierno ha dicho mil veces que ella no comenta nada de los demás partidos políticos pero, por una extraña excepción, sí puede hacerlo de Monedero.  “Si todos los españoles hicieran lo que el dirigente de Podemos, no habría dinero para pagar la sanidad y la educación”.

– ¿Y qué tienes que responder a eso?

– Que si todas las esposas de España invitasen a cenar al secretario general de Telefónica y después de la cena sus maridos consiguiesen un alto puesto en Telefónica, no habría en España dinero ni para pagar el sueldo de vicepresidente del gobierno.

 2

Anuncios

Responses

  1. Muy acertado tu post. 🙂

  2. Gracias Jomer. Eres un amigo

  3. ¡¡Como siempre en la diana “maestro”!!

  4. Muchas gracias. ¡Así da gusto escribir!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: