Posteado por: fernando2008 | 2 febrero 2015

La deuda griega.

1

 

Cese ya el atambor, que están mis nobles

cansados de redobles

y yo ahíto

de tanto parchear y tanto pito.

Muñoz Seca. La venganza de don Mendo.

 

– ¡Maestro, maestro!

– No Adso.

– Pero…

– ¿Ves aquel kiosco? Pues vas, te compras dos o tres periódicos y enseguida tendrás la respuesta a tus preguntas.

– Pero es que tú tienes el don de hacer comprensible lo enrevesado.

– Sí, un don que me ha concedido un hada con una varita mágica ¡no te fastidia! No hay dones que valga sino que todo es fruto de mi trabajo y dedicar a informarme las horas que tú pasas viendo el fútbol o programas de famoseo.

– La docencia es la corona de oro de la investigación.

– Pero es que yo soy más bien republicano. Y como dice Muñoz Seca, estoy ahíto de tanto parchear y tanto pito. La actualidad española no es hoy más que navajazos y estupideces. Yo busco la paz, sin hallarla más que en…

– Un rincón y con un libro. Vale Kempis. Pero si tuvieses que gobernar…

– Solucionaría las cosas inmediatamente.

– ¿Cómo?

– Aplicando las soluciones que pregona ese genio de la política que se llama Mariano Rajoy.

– ¡Eso sí que es bueno!

– Buenísimo. Por ejemplo, la productividad. A un obrero se le debe aplicar la productividad ¿Por qué no a un político?

– ¿Y cómo se le aplicaría?

– Fácil. Dividiendo su sueldo por la tasa de paro alcanzada durante su mandato. O a los ministros de Hacienda y Economía se les baja su nómina en función de lo que baje el P.I.B. ¿O es que los políticos no son también culpables de la situación de la economía?

– Hombre, también lo son.

– Pues eso. La patria también está en nuestra cuenta corriente. Si las cosas van mal, van mal para todos. Que el presidente del gobierno no venga a mi puerta a darme las gracias. Con las dietas que cobra al mes, teóricamente para vivir y que no usa, porque vive en la Moncloa gratis total, se podrían dar subsidios a cuatro parados.

– Eso es demagogia.

– Error, Adso, error. Demagogia es engañar. Y lo que yo digo es verdad. Sostengo que la política de Rajoy debe aplicarse al propio Rajoy el primero. Por ejemplo, la eutanasia.

– ¡Qué bestia!

– Real, como la vida misma. A un pobre dependiente con el 98% de minusvalía se le niega la ayuda porque no se puede curar. Y nosotros seguimos manteniendo a Rajoy y su gobierno sabiendo perfectamente que él no podrá nunca arreglar la economía española. ¿Quién es aquí el demagogo?

– Vale, dejamos la política nacional ¿Qué opinas de lo que está pasando en Grecia.

– Pienso que el eterno e infalible magisterio de la Iglesia ha cambiando mucho en los últimos seiscientos años.

– Ya estamos con las cabriolas mentales. El magisterio de la Iglesia es eterno e infalible, por lo tanto no cambia.

– Error. En época de santo Tomás de Aquino, el aborto no era un crimen pero recibir interés monetario por un préstamo monetario sí lo era, porque implica la venta de lo que no existe.

– ¿Y?

– Pues que hoy el aborto es un crimen pero sangrar a los ya nacidos poco a poco con la usura es simplemente un producto financiero.

– Siempre ha sido así. Al menos en la Edad Contemporánea.

– Error. En 1953, un gran número de estados perdonaron más del 60 por ciento de la deuda que Alemania había acumulado durante las dos guerras mundiales. Entre ellos, Grecia y España.

– Bueno, pero ahora Alemania no quiere perdonar nada a Grecia.

– Lo que demuestra que Grecia y España siempre han sido más civilizadas que Alemania.

– No. Más caritativas.

– ¡Maldita caridad!

– Fray Guillermo, la caridad es una virtud.

– La caridad, Adso, es la única virtud que necesita de la injusticia. Recuerda el epigrama de Iriarte

El señor don Juan de Robres,

con caridad sin igual,

hizo este santo hospital…

pero antes hizo los pobres.

– Entonces ¿eres partidario de que Grecia no pague? ¿Esa es tu idea de la justicia? Si la Justicia se presentase ante ti como las leyes se presentaron ante Sócrates ¿qué harías?

– Haría lo mismo que Sócrates.

– ¿Qué?

– Me preguntaría…

– ¿Qué?

– No seas impaciente, que enseguida organizamos un diálogo socrático para arreglar el problema griego. Veamos ¿qué quiere una persona que presta dinero?

– Recuperarlo. Es lo justo.

– Efectivamente pero ¿sólo recuperar el dinero?

– No. Recuperar el dinero y cobrar intereses.

– ¿Y qué se necesita para esto?

– Una mano dura.

– ¿Mano duda contra los deudores?

– Por supuesto.

– ¿Bajar su salario mínimo?

– Si.

– ¿Aumentar sus impuestos?

– También.

– En ese caso, querido Fedón, los griegos acabarían en la miseria.

– Lo siento por ellos, pero deben pagar.

– Ahí iba yo. Hundiendo a los griegos en la miseria y suponiendo, que es mucho suponer, que los descendientes de Leónidas dejen morir de hambre a sus hijos para pagar la deuda, cada vez podrán pagar menos.

– Lo siento. Son daños colaterales.

– Colaterales para ti, centrales para los griegos. Y además, daños contraproducentes.

– ¿Por qué?

– Porque así, no solamente hundes al país en la miseria, cosa que no te importa en absoluto, sino que tampoco puedes cobrar la deuda.

– Entonces ¿para qué hace eso la Troika?

– Esa es una buena pregunta. Estamos llegado por fin a algo concreto. La Troika sabe que hundiendo a Grecia jamás cobrará la deuda, lo mismo que Rajoy sabe que, recortando más, jamás volverá a creer la economía española.

– No entiendo nada. La Troika obliga a hacer sacrificios a Grecia para que pague la deuda, pero sabe que obligándoles a esos sacrificios no podrá cobrar. Rajoy obliga a los españoles a hacer sacrificios pero sabe que, debido a esos mismos sacrificios, la economía española no podrá remontar. Entonces, por Nuestro Señor Jesucristo ¿para qué lo hacen?. No lo entiendo.

– Te contaré una pequeña fábula. Un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar el río prometiéndole no hacerle ningún daño. La rana accede subiéndole a sus espaldas pero cuando están a mitad del trayecto el escorpión pica a la rana. Ésta le pregunta incrédula “¿cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos” ante lo que el escorpión se disculpa “no he tenido elección, es mi naturaleza“.

La matanza de Quios. Delacroix.

La matanza de Quios. Delacroix.

Anuncios

Responses

  1. Muy bueno maestro, pero… ¿estás seguro que esa es la solución?

  2. Hay dos soluciones: Perdonar la deuda, como España y Grecia se la perdonamos a Alemania en el 53 y no pasó nada, o darle un respiro a Grecia para que fabrique más sangre y podérsela chupar un poco más lentamente. Depende de si somos justos o sanguijuelas.

  3. No hay Quita. ” Oráculo de Frankfurt dixit”

  4. Los griegos están acostumbrados a rechazar ataques mayores. Recuerda las Guerras Médicas. “Con él, o sobre él”

  5. Muy trágica esa frase de las madres espartanas, Pero yo sigo opinando como el gran Aristotes que “En el término medio se encuentra la virtu” Insisto todos debemos intentar buscarlo, porque aquí todos perderemos, y quizás el pueblo Griego mas. Sabemos que el pueblo Griego, o sus mandatarios no han hecho las cosas bien.
    No los forcemos demasiado y que sepan estar a la altura de lo que fueron, pero no olvidemos que son otros tiempos. Y como decía Hegel que ese “Espíritu de pueblo” no se hubiera perdido con el devenir de la historia, y aquí, recordemos el periodo Otomano.

  6. Tienes toda la razón Nino. Tan historia de Grecia es las Termópilas como la matanza de Quios que, por cierto, acabo de incluir en la entrada. Pero desde el punto de vista estrictamente económico si alguien quiere cobrar de verdad lo que no puede es acogotar al deudor, que es lo que se está haciendo con Grecia. ¿Se quiere cobrar o se quiere arruinar definitivamente a Grecia? Un abrazo.

  7. Como habrás comprobado he querido poner “VIRTÙ” y no virtud, con las connotaciones que tiene la primera
    Un abrazo Fernando

  8. Si he visto el cuadro, y me recuerda, también la jugarreta de las potencias Europeas, el llamado congreso de Viena donde a nosotros también nos menospreciaron. Sin embargo los Otomanos si tuvieron ayuda de sus conmilitones.

  9. Vale Maquiavelo.

  10. Es que siempre hemos tenido mala suerte en los foros internacionales

  11. Requiero por favor no se me envíen más emails de este tipo. Muchas gracias

    Enviado desde mi iPhone

  12. Señor mío, yo jamás le he enviado ningún email.

  13. Tan sólo decir que es extraordinario.

  14. Tú también lo eres, Pilar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: