Posteado por: fernando2008 | 30 octubre 2013

La doctrina Parot.

10

 “La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido.

Shakespeare. Macbeth.

Para Ana, que está lejos, pero muy cerca de mí.

– Maestro ¿qué opinas de la doctrina Parot?

– Así de golpe… Por cierto Adso ¿qué clase de hábito llevas?

– Es el hábito franciscano hecho con una tela que me han dado.

– Pero no es el color canónico franciscano. Como castigo, estarás a pan y agua cuarenta días y cuarenta noches.

– ¿En qué capítulo de nuestra regla dice eso, fray Guillermo?

– Lo acabo de decidir ahora mismo.

– ¡Dios mío! Una ¡”lex ex post facto”! ¡El más sangrante de todos los actos que existen contra el derecho! ¡Ay! ¿Por qué me pegas?

– Porque te has atrevido a criticar mis leyes.

– ¡Has trasgredido todos los fundamentos del derecho que conozco, fray Guillermo. Primero me castigas por una acción que no era delito cuando la realicé. Y luego te eriges en juez, jurado y verdugo. No tienes ni la más mínima noción… ¡Oh, maldita sea, te estás riendo! ¡He vuelto a caer en tus trampas de parabolano!

– Y caerás mil veces, Adso. Te ofuscas y no ves la realidad, sino lo que tú crees que es la realidad.

– Gracias por llamarme idiota.

– Te lo mereces. Pero volvamos a tu pregunta.

– Mi pregunta trata sobre la indigna doctrina Parot. ¿O no crees tú que es indignante?

– Absolutamente indignante, pero no por los motivos que crees.

– Comienzan las cabriolas mentales. ¿Cuál es el inicio de la historia

– Comienzan los razonamientos fríos y objetivos. La historia se inicia en época de Franco.

– ¿Cómo no? En la sangrienta dictadura.

– Pues la sangrienta dictadura estableció que, sea el número que sea de años a los que un preso esté condenado, no puede cumplir más de treinta. Y que por cada día de trabajo se le redime dos de condena. Y que la redención de condena se aplique sobre los treinta años máximos que tiene que cumplir.

– ¡Caramba! No sabía esto. No parece tan sangrienta la política penitenciaria de Franco ¿verdad?

– Sus razones tendría. Supongo que preferiría tener a los presos construyendo el Valle de los Caídos veinte años, a tenerlos sin hacer nada, pudriéndose en las cárceles treinta.

– Seguro que sí. Pero veamos mi pregunta.

– Sigo. Muerto Franco, la UCD cuando llega al gobierno, se sienta sobre sus culos y no hace absolutamente nada. ETA sigue matando pero ellos no derogan esa ley franquista tan suave y permisiva.

1

– ¡Quién  iba a imaginar que la blandura de Franco con ETA nos iba a crear este problema.

– Efectivamente, quién lo iba a imaginar. Seguimos. Cuando llega al poder el P.S.O.E. se sientan sobre sus culos y no hacen nada.

– ¡Hombre, algo harían!

– En lo legal nada. En las “cloacas del Estado” montan el G.A.L. con una serie de asesinos a sueldo para matar etarras. Pero esos asesinos a sueldo no eran James Bond. A lo sumo, eran Torrente. Son descubiertos, juzgados y el Ministro del Interior, el Secretario de Estado, gobernadores civiles y generales de la Guardia Civil van a la cárcel.

2

– ¡Vergonzoso!

– Sí. Tampoco es que estuvieran mucho tiempo. Etarras y miembros del GAL se acogían a la redención de penas y salían por haber escrito un libro, o por haber hecho un curso. Los inocentes morían en los atentados, pero el poder legislativo no modificaba la ley. Estaban muy ocupados subiéndose sus sueldos.

– Vale, vale, sigamos.

– Llega al poder el P.P. y pese a que Aznar ha sufrido un atentado de E.T.A. del que salió ligeramente herido, no hace absolutamente nada en su primera legislatura. Los diputados del P.P. se rasgan las vestiduras con cada crimen de E.T.A. pero cuando llegan al Congreso sólo se preocupan de que los cubalibres del bar están subvencionados. Por fin, gracias a la presión popular, en 2003 se establece la ley por la cual los terroristas cumplan íntegramente las penas. Veinte años tardó en llegar la indignación del pueblo al Congreso. ¡Nuestra democracia funciona maravillosamente!

3

– ¿Y la doctrina Parot?

– A eso iba. En el 2006, una serie de etarras iban a salir libres por haber cumplido su condena. Dado se que les había aplicado en su juicio el código del 73, tenían derecho a ello. Pero el gobierno del traidor Zapatero pensaba que esas penas eran leves y decide que el descontar las redenciones de las penas, redenciones a las que los etarras tenían derecho por estar vigentes cuando les juzgaron, se las podían pasar por el arco del triunfo. Así y pese a que nuestra Constitución dice en el artículo 9 “La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales…” pues crean la doctrina Parot con efectos retroactivos. Con un par. Supongo que eso también fue una rendición de Zapatero a E.T.A.: violentar todos los principios del derecho para que los etarras que han cumplido su condena, no salgan a la calle. La asesina Inés del Río, que tenía que haber sido encarcelada en el 2008 lo fue en el 2013. ¡Zapatero traidor, que te arrodillas ante ETA!

4

– Pero entonces…

– Entonces y ahora, los jueces deben aplicar la ley. Desde el humilde Juez de Paz al Tribunal de los Derecho Humanos de Estrasburgo. Si queremos que los etarras, los violadores, los asesinos en serie no salgan, el Congreso debe hacer leyes al respecto. No puede estar veinte años comiendo comida subvencionada, bebiendo copas subvencionadas por todos nosotros y limitándose al gritar ¡”Y tú más”! en vez de trabajar. Y luego intentan arreglarlo con una chapuza que debía avergonzar al más torpe de los estudiantes de Derecho. Como tú bien dijiste al comienzo de nuestra charla, una ley no puede ser nunca retroactiva. Con leyes retroactivas, nadie estará a salvo de hacer algo que puede ser declarado delito al día siguiente.

– De todas maneras, que los etarras salgan libres me repugna.

– Y a mí. Pero más me repugna que los gobiernos oculten su estupidez y su vagancia echando las culpas a otras personas que no las tienen.

– Pero Zapatero puso a López Guerra en el tribunal de Estrasburgo para que tumbase la doctrina Parot.

– Falso.

– Pero fray Guillermo…

– Falso de toda falsedad. Esa mentira sólo puede salir del retorcimiento y la mala uva que hay en algunas mentes de la derecha española. En primer lugar es el gobierno de España el que propone una terna para ocupar la plaza de juez en el Tribunal de Estrasburgo. En el 2007 España propone a Luis López Guerra, Concepción Escobar Hernández y José Alejandro Sáiz Arnáiz para ese cargo. Los jueces de Estrasburgo votan y López Guerra saca 112 votos, Escobar obtiene 25 votos y Sáiz Arnáiz 7. Por otra parte, los jueces de Estrasburgo deben ser todos tontos de baba porque, seis años después López Guerra revela sus verdaderas intenciones convenciendo a todos los jueces de Estrasburgo (que son tontos de baba o algo peor) de que voten contra la doctrina Parot. ¡Qué mente más maquiavélica la de Zapatero! No me explico cómo perdió las elecciones. Si fuese verdad la cuarta parte de lo que dicen de él, a estas horas sería el emperador de la galaxia.

b

– Vale, pero las víctimas…

– Las víctimas tienen derecho a todo nuestro respeto, nuestro cariño y a toda la ayuda que le podamos prestar. Nada más. Las víctimas ni pueden ser jueces ni pueden ser verdugos. En las películas americanas al policía que le matan a un miembro de su familia, lo primero que hacen es retirarle su placa y su pistola, porque está implicado emocionalmente en el caso. ¿Verías tú bien que a Miguel Carcaño lo juzgasen los padres de Marta del Castillo? ¿Debe el padre de Mari Luz ejecutar al asesino de su hija?. Como tú mismo decías al comienzo de esta conversación, nadie puede ser juez, parte, jurado y verdugo. La ira y el dolor no ayudan a hacer justicia.

– De todas maneras yo a los de E.T.A. los…

– Ya se ha hecho. Cuando E.T.A. secuestró al capitán de farmacia Martínez Barrio, fue tanta la indignación que un comando del GAL decidió secuestrar al etarra Mikel Lujúa. Santa indignación, ojo por ojo. El problema es que no secuestraron al etarra sino a Segundo Marey, un inocente que se le parecía mucho y que fue encerrado y torturado sin haber hecho nada. Dejemos la instrucción de los sumarios y el administrar justicia en manos de los jueces. Harry el Sucio y su pistola Magnum están bien en las películas, pero no en la vida real.

– Pero entonces tú quieres…

– Yo quiero, Adso, que no se mienta al pueblo, que no se cubran las incompetencias de nuestros gobernantes con esas mentiras, que no nos dediquemos a lanzarnos unos contra otros como fieras para ocultar nuestra ignorancia y vagancia y, sobre todo, que nuestra historia no sea, una vez más, un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido.

a

Anuncios

Responses

  1. Sin cumplir las Leyes no nos merecemos el más mínimo respeto. 😦

  2. Y si mentimos para no cumplir las leyes echando la culpa a los demás, mucho menos respeto.

  3. Pero esto lo hacen casi todos los políticos. ¿no?

  4. Lo hacen hasta que nosotros les demos guillotina.

  5. Amén. 😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: