Posteado por: fernando2008 | 17 julio 2013

Dan Brown. Inferno.

1

«Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en épocas de crisis moral.» Para Landon, el significado de esas palabras nunca había estado más claro: «En tiempos peligrosos, no hay mayor pecado que la pasividad.» 
Dan Brown. Inferno.

 

¡Bienvenido de nuevo, Robert Langdon!. Bienvenido a ésta, tu casa. Como catedrático de Simbología, eres el alter ego de Umberto Eco, y esta bitácora también debe mucho a Eco. De todas maneras, ya va siendo hora que Dan cambie el título de Robert de Simbología por Semiótica cultural, ciencia que se centra en el estudio de los sistemas de significación creados por una cultura. Pero supongo que entonces se vería todo demasiado claro, y conviene que haya misterio y penumbra en las novelas en las que aparecen lagunas que no reflejan la luz de las estrellas.

Me gusta Dan Brown. No tanto como Eco, pero me gusta. La diferencia entre los dos es, y nunca dejaré de subrayarlo, que Dan Brown es escritor de novelas. No se le debe tomar en serio, no vaya a ser que sus ficciones, tomadas al pie de la letra, provoquen respuestas como la de un alumno que me dijo al comentar una “Piedad”: “Cristo viejo, convaleciente en brazos de la Magdalena”.

Me gustan las ficciones de Dan Brown, su ritmo trepidante y sus escenarios. Sobre todo sus escenarios. Personalmente prefiero el Palazzo Vecchio al Desembarco del Rey, San Marcos de Venecia a Bastión de Tormentas y Santa Sofía a Lannisport. Y Dan Brown motiva magníficamente a los amantes del arte o de los viajes que quieren conocer cómo son en realidad los escenarios de sus aventuras. Supongo que la película que saldrá de esta novela será muy vistosa. Al menos en exteriores.

 2

Esto sólo tiene un aspecto negativo: que el público en general se tome al pie de la letra la trama novelesca como hicieron con “El código da Vinci” y aparezcan luego Magdalenas por todas partes. Afortunadamente, este aspecto negativo no aparece en “Inferno”. Todas las referencias histórico-artísticas de la novela son exactas. Pero, insisto, si el protagonista oculto de la primera novela fue Bernini, de la segunda Leonardo da Vinci y de ésta lo es Dante, no quiere decir esto que aquello que se dice de la intrahistoria de Bernini, Leonardo o Dante, sea verdad. O sí, como apostillaría Mariano Rajoy.

No voy a contar la trama de la novela. No quiero quitar a Dan sus bien merecidas ganancias. Sólo diré que al comienzo Robert Langdon aparece en Florencia, con un tiro en la cabeza y sin acordarse de nada de lo que le ha pasado en el día anterior.  Debe hacer algo, pero no sabe qué ni por qué. Y la trama adopta un ritmo endiablado que lo hace ir dando tumbos del techo del Salón de los Quinientos en el Palazzo Vecchio de Florencia a la terraza de los caballos de la basílica de San Marcos de Venecia y a las profundidades de las cisternas de Constantinopla. No para ni un minuto, no hay tiempos muertos que rellenar. Siempre me preguntaré si estos superhéroes no tienen necesidad de ir al baño cada cierto tiempo.

 3

El problema que plantea esta vez Brown, es la superpoblación. Y las soluciones que apunta la novela son dos: la del malo malísimo que quiere acabar con la población, mediante algo de lo que no voy a hablar, y la de los buenos, encarnados aquí por la O.M.S. que se plantean… no hacer nada. Evitar, sí, el ataque, pero no hacer nada más.

A lo largo de la novela asistimos a sesudas discusiones o a aterradores manifiestos sobre la necesidad de una solución u otra. No voy a revelar aquí qué solución gana. Pero quiero denunciar bien alto y bien claro que en toda la novela no aparece ni una sola vez la alternativa más racional, más ética y más viable: la redistribución de los recursos. No es cierto que la Tierra no pueda alimentar más población. La realidad es que una tercera parte de la población sufre de obesidad y dos terceras partes de hambre. Que un doce por ciento de la población mundial consume el sesenta por ciento de la totalidad de los alimentos. Que los países desarrollados gastan al año  17.000 millones de dólares en comida para mascotas, frente los 19.000 millones que se destinan a la lucha mundial contra el hambre. Y de eso, la novela no dice nada. Parece ser que Dan Brown no ha hecho caso a su propia frase, frase con la que se abre esta entrada. Nuestro autor se va a ganar un puesto en el Inferno de Dante.

 4

¿Fallos? Algunos. La demoníaca serie de acertijos de la novela, es resuelta por Robert Langdon sin despeinarse, gracias a su famosa memoria eidética. Los documentalistas de Dan Brown han debido hacer horas extras. De todas formas, a nadie se le ha ocurrido plantearse esta simple pregunta: si el malísimo y brillante Bertrand Zobrist quiere acabar con la población mundial ¿para qué, demonios del Inferno, se molesta en ir dejando pistas por todos los monumentos de Italia y Constantinopla?. Mejor sería que se callase y actuase. Digo yo.

Según Wikipedia “Las compañías editoriales contrataron un equipo de 12 traductores quienes trabajaron en el proyecto en las oficinas centrales de Mondadori en Milán, Italia, entre febrero y abril de 2012, trabajando intensamente en una especie de bunker, bajo estrictas medidas de seguridad y secretismo. Esto para evitar filtraciones del contenido del libro antes de su lanzamiento”.

“Traduttore, traditore”. Ninguno se ha dado cuenta de que la “Biblioteca medicea Laurenziana” no se debe traducir por “Biblioteca médica Laurenciana”. Es muy parecido pero no es igual. Hay un pequeño matiz que diferencia ambas frases.

Y aquí, los matices son importantes.

 5

Anuncios

Responses

  1. Hay que reconocer que el libro no es tan bueno como los anteriores. Sin embargo te engancha, tanto que me lo leí en 5 días. Los invito a mi blog con los lugares donde ocurre el libro, para que la lectura sea más amena: Los lugares y pinturas tras el libro Inferno de Dan Brown

  2. Allí iré sin falta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: