Posteado por: fernando2008 | 23 abril 2013

Decíamos ayer…

1

Lo sé, lo sé. Estáis enfadados conmigo.  Incluso un miembro de mi club de lectores me ha pedido el libro de reclamaciones. La cosa ha llegado a tales extremos que a veces me he tenido que poner un poco estúpido y sacar a relucir la frase “Al cabo nada os debo…”

Si tuviese, que no tengo, obligación de disculparme por mi silencio, argüiría tres razones. La primera, mi indudable vagancia. La segunda, el haberme embarcado en dos o tres proyectos muy interesantes que absorben, ésa es la palabra, todo mi tiempo. Y la tercera, pero no menos importante, que no tengo un tema nuevo sobre el cual escribir.

Se podría considerar una salida de tono la afirmación de que desde el once de febrero hasta ahora no ha ocurrido nada interesante. Pero si meditáis un poco mi afirmación, al final acabaréis dándome la razón. Repasemos.

El nuevo papa. No quiero que mi humilde pluma una su hilillo de tinta a los ríos que se han escrito sobre ese tema. Me temo que todo ha cambiado para que nada cambie. Gestos de cara a la galería, pero el problema de la Iglesia sigue sin resolver. El nuevo papa ha nombrado una comisión. Se nota que ha leído a Napoleón: “Si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión”. El único cambio que he visto ha sido su cruz pectoral de plata. El otro día vi una foto de una reunión de la Conferencia Episcopal española y aprecié que la moda ya se ha impuesto. Pero creo que esto no ha supuesto ningún ahorro. Al contrario, los obispos españoles han guardado sus cruces de oro y se han comprado otras de plata. Más gastos.

Perdón, ha habido otro cambio más. Como dice un amigo mío, en la Ciudad del Vaticano ahora hay cuatro papas por kilómetro cuadrado.

Bárcenas, Eres, familia Pujol. Sigue la rueda. Cuando se intenta criticar al P.P. automáticamente te echan en cara los EREs. Si atacas los EREs, se pone el grito en el cielo, y en Andorra, por la corrupción de los Pujol. Y si se investiga a los Pujol estás atacando a Cataluña y te recomiendan que hables sobre Bárcenas. Así el círculo se cierra y nuestros políticos sobrecogedores cobran un mes más en A, B, y algunos en C.

Por cierto, estos políticos españoles cobran menos que los alemanes. Por eso se les da bajo cuerda un sobresueldo. Supongo que los obreros españoles, los maestros españoles o los médicos españoles cobran más que los alemanes y por eso no tienen derecho a sobres. Sigo suponiendo que nuestros políticos son mejores y más preparados que los alemanes, por eso tienen más privilegios que ellos. Es cuestión de productividad. Gracias a su maravillosa labor que ha convertido a España en la locomotora de la Unión Europea, pagan tres euros por un menú en el Congreso. La misma cantidad que pagan los niños que llevan su comida en fiambreras a sus colegios por usar el comedor. Hay incluso padres de la patria que se escandalizan porque alguna comunidad autónoma intente garantizar que los niños hagan tres comidas al día. ¡Habráse visto! ¿Por qué no les dan también una bicicleta? ¡Con lo bien que estaría ese dinero donde debe estar, es decir, en Suiza!

¡Pobres políticos, trabajando veinticinco horas por el bien de España y recibiendo nada más que ingratitud de su pueblo! Antes esto no pasaba. Antes, con el oprobioso Zapatero, los políticos que se fotografiaban con compañeros non santos eran denunciados inmediatamente por el señor Feijoo, guardián infatigable de la honorabilidad. “El gobierno no se puede fotografiar con malas compañías” ¡Elemental!

2

Antes no había escraches, ni algarada callejeras. Los niños pobres eran desalojados a golpe de porra y se quedaban en su rincón llorando para no traumatizar a los hijos de los políticos. Pero eran otros tiempos, tiempos de conformismo y apatía. Tanto que el señor González Pons llamaba a los jóvenes a seguir el ejemplo de la plaza Tahir, y justificaba los insultos al jefe del Gobierno porque “no salía a la calle”. Sólo daba la cara en las ruedas de prensa, contestando las preguntas de los periodistas.

3

Por eso me cae bien el señor González Pons. Estoy seguro que compartirá mi idea de que si un perro-político-flauta intenta atacar el bienestar de mis hijos con sus decretos, yo le arranque la cabeza. Sería un caso clarísimo de legítima defensa.

Nada cambia, y menos que nada el panorama judicial español. Bárcenas dosifica su tirada de la manta intentando aterrorizar (aún más, si esto fuese posible) a Rajoy para que eche tierra al asunto. Rajoy sabe que no puede hacer nada y mete la cabeza bajo el ala esperando… un milagro. Un milagro que no se producirá, que no puede producirse. Al final, Bárcenas arrastrará a Rajoy y con él a todo el Partido Popular que seguirá intentando echar balones fuera en una actitud que sería estúpida si no fuese patética. La caída del P.P. no se deberá a la justicia, sino a la estupidez y a la venganza.

Diego Torres dosifica la aparición de correos. (¿Es normal que un imputado lleve las riendas de la instrucción de su sumario dando a conocer las pruebas cuando a él le dé la gana?). Intenta aterrorizar e implicar a la Casa Real para que ésta eche tierra sobre el asunto. La Casa Real sabe que no puede hacer nada y mete la coronada cabeza bajo el ala esperando otro milagro. Al final el milagro no se producirá, no puede producirse y Torres hundirá a la monarquía simplemente por el gusto de verla hundirse con él. El fin de la monarquía se produce en primer lugar por sus propios errores. Y en segundo lugar por la estupidez y la venganza. Estupidez, venganza y la colaboración de un entrañable primo falto de fondos que desea también hacer caja. Aunque se lleve por delante la parte menos tocada de la Familia Real.

Al margen de lo ocurrido, señora Lincoln, ¿le gustó la obra de teatro?.

5203 Adiós Princesa.indd

Anuncios

Responses

  1. Más claro… agua. 🙂

  2. Eso creo yo.

  3. Gracias por reaparecer Fernando. Desde que tengo smartphone, te leo más a menudo y me tenías preocupada.
    Muy de acuerdo contigo en que no hay nada nuevo, pero visto lo visto casi mejor.

    Un besazo desde Donosti!

  4. Es un honor tener una seguidora como tú Raquel.No te preocupes. Ha sio un ataque de vaguitis. Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: