Posteado por: fernando2008 | 9 noviembre 2012

Legatus Propretor de la Lusitania.

Es cierto. La historia se repite, primero como tragedia y la segunda vez como comedia. O mejor, como sainete.

Extremadura, la comunidad autónoma más deprimida de España, está gobernada por el Partido Popular. No es que en Extremadura haya una mayoría de derechas, no. En Extremadura hay una mayoría de izquierdas, pero ocurre como en “La vida de Bryan”. El Frente Judaico de Liberación lucha contra el Frente de Liberación de Judea, y ambos se olvidan de luchar contra los romanos. Cuando el Partido Popular ganó las elecciones por mayoría simple, Izquierda Unida prefirió abstenerse antes de votar al P.S.O.E. Muchos pensamos que era la única forma de acabar con la soberbia y la corrupción del P.S.O.E. extremeño, dándole un mensaje claro y nítido: “No queremos saber nada de vosotros. Preferimos probar con el P.P.” Izquierda Unida aseguró que su labor sería hacer escorar al gobierno de Extremadura hacia la izquierda, y todos nos quedamos tan satisfechos.

Y comenzó la tragedia. Instalados en el gobierno, el P.P. comenzó a hacer realidad su programa: lo primero el empleo… de nuestros familiares y amigos. Y después, pero no menos importante, acabar con las pocas conquistas que quedaban del Estado del Bienestar en Extremadura.

Izquierda Unida intentó salvar la cara imponiendo una serie de “mandamientos” que fueron aceptados por el Presidente de la Junta (perdón, del Gobierno de Extremadura) sin ninguna pega. Una vez conseguida la investidura, esos mandamientos pasaron al limbo de los justos. El Frente de Liberación de Judea se escindió, con gran contento de los romanos, en una “Mayoría” la cual parece que es minoritaria a juzgar por sus representantes en XII Asamblea de I.U., y una “Minoría” muy mayoritaria, según dicha Asamblea. Para mayor divertimento, esta Asamblea tendrá que volver a celebrarse, según las órdenes del Olimpo. Y, mientras tanto, al menos dos de los tres diputados de Izquierda Unida en la Asamblea de Extremadura andan haciendo verdaderos juegos malabares para sacar adelante todas las leyes que el P.P. presenta a dicha Asamblea. Las explicaciones de esta actitud son muy variopintas, tan variopintas que rayan en el surrealismo.

¿Y el P.S.O.E.? Sigue atravesando el desierto, lamiéndose las heridas e intentando consolar a todos sus fieles que se han quedado sin cargos. Siguen pensando que lo hicieron muy bien, y que si Extremadura les ha dado la espalda es por la crisis, por la demagogia, por la envidia, por el huracán Sandy, etc. La culpa es de los otros, no suya.

Ayer vivimos el último acto del sainete. Se votaba en la Asamblea de Extremadura una ley que impidiese que los funcionarios extremeños perdiesen la paga extra de Navidad. I.U. se encontraba entre la espada y la pared; sus piruetas ideológicas estaban ya demasiado vistas y no le quedaba más remedio que votar en contra de esa ley, junto con el P.S.O.E. Y, de repente, se produjo el milagro. Un diputado socialista votó a favor de la ley, y ésta se aprobó. En el revuelo que se organizó posteriormente, dicho diputado alegó que se había equivocado. No, no era un pardillo ni un recién llegado. Es el presidente provincial del P.S.O.E. en Badajoz y lleva tres legislaturas en la Asamblea. Parece ser que en tres legislaturas no le ha dado tiempo para aprender a manejar los tres botones de las votaciones.

Hoy, los dimes y diretes atruenan en los medios de comunicación extremeños. Si pensábamos que habíamos llegado al máximo del ridículo, nos equivocábamos. Los políticos extremeños se superan a sí mismos. El portavoz del P.S.O.E. en la Asamblea acude en socorro de su despistado compañero diciendo que, de todas maneras, el error no tiene la más mínima importancia, porque la paga extra ya había sido suprimida por el gobierno central. El motivo de que la Asamblea de Extremadura se reúna para votar sobre algo que ya está legislado, quedará para siempre en la sombra.

¿Se ha comprado a ese diputado? ¿Es tan inútil que no sabe usar los botones de su escaño? ¿Se ha estado votando una cosa que nuestros parlamentarios no podían cambiar? No puedo contestar a estas preguntas, pero sí puedo aplicar a estas dudas el método de mi maestro Sherlock Holmes: “Cuando se elimina lo imposible, todo lo que queda, por muy improbable que sea, debe ser verdad.” Ha podido ser un error. Ha podido ser un soborno. Ha podido ser una votación innecesaria. Lo único que es absolutamente cierto es que todos los parlamentarios extremeños fueron a la Asamblea y cobraron sus dietas. Ninguno se equivocó. Ninguno aceptó un céntimo menos de lo estipulado. La votación, necesaria o innecesaria, con pucherazo o sin pucherazo, tenía este objetivo principal, objetivo que se ha cumplido.

Por favor, no penséis que la labor legislativa de nuestro Presidente y nuestra Asamblea se reduce a estos episodios. Por el contrario, su producción legislativa haría palidecer de envidia al propio Justiniano. Juzgad vosotros mismos, sufridos lectores.

Para arreglar los males de la educación, se ha establecido en Extremadura la figura del Profesor Emérito. Dicho profesor será un jubilado que se aburra y que desee volver a las aulas. Todo profesor emérito tendrá derecho a un diploma de vivos colores y al agradecimiento de la sociedad extremeña. No cobrará nada, por supuesto, pero gracias a su desprendimiento y generosidad, los interinos y universitarios que terminen su carrera en Extremadura conocerán mundo. Tendrán que irse a trabajar a Escocia o Alemania.

La sanidad extremeña está siendo salvada de la crisis que azota a las demás comunidades autónomas gracias a un artificio legislativo que llamaré “el movimiento perpetuo”. Pese a todo lo que dijo Leonardo de Vinci, en Extremadura se ha conseguido. Consejeros y responsables de la sanidad extremeña cambian a tanta velocidad que nos les da tiempo a meter la pata. No les da tiempo a meter la pata más que una vez, superando a las demás comunidades, cuyos altos cargos la meten repetidamente.

 Pero el gran invento que acabará con todos los males de Extremadura es la figura del Legado de Extremadura. El Legado de Extremadura tendrá derecho a su correspondiente diploma de vivos colores, que recibirá de manos del mismísimo Presidente del Gobierno de Extremadura en un fastuoso acto, al título de “Excelencia” y a estar en un lugar de honor en las celebraciones oficiales. Posiblemente, pero este hecho no está confirmado en la legislación, por el mero hecho de recibir dicho título abandonará la cola del paro.

Me gusta la idea. Si no hay trabajo, al menos que haya diversión. Veo en el horizonte extremeño días gloriosos, con diplomas, coronas de laurel, fanfarrias. Carpe diem!

Por si soy elegido para esta distinción, me he hecho confeccionar la vestimenta adecuada. Ahí me tenéis, al principio de esta entrada, luciendo mi porte clásico a la par que castrense, y soñando recibir la corona de oro, que acompañe a la de laurel que ya ciñe mis sienes, en el Teatro Romano.

Puedo prometer y prometo, que si además del diploma de vivos colores, recibo el “imperium”, reuniré a todos los políticos extremeños en dicho Teatro y les daré una única orden, en el mejor latín ciceroniano: “Salid de la ciudad. Liberad a la república del temor; marchad al destierro”.

P.D. No es broma. Esta ley existe. Aquí os la dejo . Leedla y disfrutar.

Anuncios

Responses

  1. Ya usaban gafas jaja.
    Como me gustan tus comentarios, aunque a veces se te ve el plumero de los pesebreros, no me refiero a ti que se que has cobrado menos de lo que te merecías por tus conocimientos, sino por tus amigo de la “charlotada”. término que no has utilizado pero que va al pelo.
    Seguiremos siendo extremeños Fernando, reine quien reine, esto no tiene remedio¿ volveremos a ver a la gente pidiendo por los pueblos, mientras los laureados llenan sus barrigas? Ni se te ocurra coger el cargo ese jaja, bastante haces con ofrecernos tan amenas las crónicas, además me gustas más de paisano.

  2. Cada vez tengo menos amigos en la política, Elisa. Porque cada vez tengo peor opinión de todos los políticos. Hace falta hacer una buena limpia.

  3. Estoy de acuerdo, los políticos deben amar la política para defender sus ideas, no para convencer a la gente para seguir ellos en la poltrona. Son incoherentes, contradictorios, pero eso si…los malos siempre son los otros.
    Este país de pandera, es una broma lo que está pasando.

  4. Es una broma, pero de muy mal gusto. Hay gente que se está suicidando por esa broma.¡Y los políticos y banqueros tomándoselo a broma!

  5. ¡Salve Imperator!.

    Hispanivla vagula blandvla
    hospes comesqve corporis
    Qvae nvnc abibis in loca
    Pallidvla, rigida, nvdvla,
    Nec, ut soles, dabis iocos…

    😦

  6. ¿Qué puedo añadir que no hayas dicho ya? Sólo que te concedan enseguida “El Legado”. 😉

  7. Eso, eso. Y monto una orgía con vino de Falermo y bailarinas gaditanas. No te preocupes, te avisaré para el evento.

  8. Tranquilo divus Adriano. En el momento que ves un miles gloriosus te desmelenas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: