Posteado por: fernando2008 | 15 octubre 2012

Cartas del pueblo soberano. 5. El verdadero problema.

La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada” W. Shakespeare. Macbeth

 

Actualmente estamos sumidos en ese cuento al que se refiere Shakespeare, lleno de ruido y furia, contado por la tele, por la radio o los periódicos. La petición de independencia de Cataluña, las campañas electorales de Galicia y País Vasco, las frases más o menos oportunas de los miembros del gobierno e incluso el cambio de protocolo en la tribuna del desfile del 12 de octubre, todo sirve para alimentar el incendio y el ruido. Incluso yo, pecador de mí, alimenté éste ruido con la entrada anterior.

Hoy he reflexionado y he comprendido que también caí en la trampa. Nada de lo dicho anteriormente importa. O, al menos, no importa tanto como parece. Es una cortina de humo, cortina que alimentan con rara unanimidad los políticos de todos los partidos, los banqueros y casi todos los medios de comunicación.

Lo que hay detrás de todo ese ruido y furia es una historia que no está promovida por un idiota precisamente. Es la historia del saqueo mundial.

El dinero de nuestros impuestos, el de todos los europeos, va al Banco Central Europeo y desde allí este dinero público es prestado al 1% a bancos privados. Dichos bancos privados no lo invierten en créditos a empresas, familias o autónomos, no. Lo usan para comprar deuda pública, al 6% en el caso de España y al 17% en el caso de Grecia. Con una simple transferencia, los bancos se aseguran unas ganancias que van del 5% al 16%. Ganancias limpias, sin problemas ni engorros. Un estado no puede quebrar, y si quiebra ya le ayudará el fondo de reserva europeo. Además, siempre habrá un rescate a mano, rescate que aumentará dicha deuda. El pueblo soberano verá su papel reducido a pagar los impuestos con cada vez más sacrificios, para alimentar ese círculo infernal.

Partiendo de esta verdad ¿alguien puede creer que los banqueros, que son los que tienen el verdadero poder, tengan alguna prisa en arreglar la crisis? ¿Se puede pensar por un momento que moverán un dedo para hacer bajar la prima de riesgo si es precisamente esa prima de riesgo, hinchada artificialmente, la que les está dando las mayores ganancias?.

¿Qué ganan? Todo. ¿Qué arriesgan? Nada. Una familia que gastase “por encima de sus posibilidades” se vería inmediatamente en la calle. Una empresa no competitiva caerá en la quiebra más inmisericorde. Un banco, robado, expoliado y quebrado por sus directivos, será rescatado una y otra vez con dinero público hasta que su agujero, casi negro, sea tapado. Entonces se privatizará.

No nos engañemos o mejor, no nos dejemos engañar. Las acciones, reuniones, declaraciones de políticos y banqueros, que tanto monta, son simples cortinas de humo para mantener sus ganancias unos meses más en el mejor de los casos, o unos decenios más en el peor. Y cuando el engaño resulta ya imposible de maquillar, siempre habrá un grito para desviar la atención. Antes era ¡Gibraltar español! Ahora es ¡Cataluña independiente!. Y siempre caemos en la trampa del patrioterismo.

Enterémonos de una bendita vez. No podemos pagar la deuda porque dicha deuda crece más rápidamente que los recursos. En el 2002 el mundo debía ochenta billones de dólares. En 2012 el mundo debe 190 billones de dólares, el 300% de su PIB. ¿Existe alguna persona o entidad que pueda pagar tres veces lo que gana?.

Pero hay más. A río revuelto, ganancia de especuladores. Agitando el espantajo de la crisis se está acabando con las conquistas sociales de los últimos tres siglos. En Estados Unidos, en Alemania, en Japón, en Francia, aumenta la pobreza y el paro. Los países emergentes basan su prosperidad en la explotación bestial del ser humano.

Y nosotros mientras, el pueblo soberano, nos sentamos sobre nuestros talones y esperamos que los políticos nos solucionen los problemas. Como no lo hacen, los tachamos injustamente de inútiles.

No lo son. Están sirviendo con todo su corazón y con toda su inteligencia a la más noble de las causas: ellos mismos. Cada día que consigan permanecer en su puesto será un día más en el que han aumentado sus ingresos, han colocado a sus familiares y han disfrutado de las prebendas que ellos mismos se han concedido. ¿Van a tener prisa por hacer algo para que esta situación cambie?

Por otra parte, sus deseos, sus metas, sus objetivos no son en absoluto los nuestros. No les temblará la mano al decretar, por ejemplo, que un niño pague por llevar su propia comida al colegio más que lo que le cuesta a ellos un menú en el Congreso o en la Asamblea de Madrid. Piensan que tienen derecho, que se lo han ganado. Miran  con extrañeza cuando alguien les exige que cumplan su programa electoral. Ellos están en el poder por la gracia de Dios y todos los demás, el pueblo soberano, deberá someterse. Porque ellos lo valen. De vez en cuando argumentarán que los culpables son los otros, la herencia recibida, la pertinaz sequía, y desde sus despacho nos pedirán nuevos sacrificios con una hipocresía digna del mejor programa televisivo de famoseo. Viven en otro mundo. Un mundo feliz, lejos de la realidad, realidad que es, según Rajoy, la culpable de que no haya podido cumplir su programa.

¿Son todos los políticos iguales? No. Hay algunos más sinceros que otros. Por ejemplo Arnaldo Otegi dice con toda sinceridad lo que piensa: “Hay que saber aprovechar las oportunidades que ofrece un estado débil”. Y él está, por supuesto, dispuesto a aprovecharlas. El problema es que los demás políticos también están dispuestos a aprovechar esas mismas oportunidades, pero sin ni siquiera molestarse en decirlo.

¿Alternativas? La primera de todas, tomar conciencia de la verdadera situación. Porque, como dice un proverbio chino: “Lo primero que hay que hacer para salir del pozo, es dejar de cavar”.

Anuncios

Responses

  1. Pues empecemos a dejar de hacer tonterías y vayamos al meollo de la cuestión. En serio lo digo. 😦

  2. Tú primero, Robespierre. Yo te sigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: