Posteado por: fernando2008 | 18 septiembre 2012

El sueldo de los políticos.

– Maestro ¿a ti te parece bien que los políticos cobren?.

– Adso ¿a ti te parece bien que los fontaneros cobren?.

– No puedes contestar a una pregunta con otra pregunta.

– ¿Por qué no?.

– ¡Lo has vuelto a hacer! ¡ Lo haces para fastidiarme!

– Lo hago para que pienses. Se puede contestar a una pregunta con otra pregunta, lo que ocurre es que entonces no dices nada. Y sí, soy partidario de que los políticos cobren.

– ¿Por qué?

– Por igualdad de oportunidades democráticas. Si no cobrasen, sólo los muy ricos podían ser políticos.

– Se podía ser político a tiempo parcial.

– Sí. El señor registrador de la propiedad de Santa Pola, cuando cerrase la oficina del registro se acercaba a Madrid y gobernaba de ocho a diez de la noche.

– ¡Pues a mí me parece buena idea la de la señora de Cospedal.

– En primer lugar, el “de” sobra. El padre de María Dolores de Cospedal se llama Ricardo Cospedal. Su hermano también se llama Ricardo Cospedal. No sé de donde ha salido ese aristocrático “de”.

– Vale. Bueno, pero creo que María Dolores Cospedal ha tenido una buena idea al proponer que los políticos no cobren.

– Mira Adso, a mí la señora Cospedal me recuerda mucho a san Agustín.

– ¡Jesús, maestro! Una cosa es que te guste la señora Cospedal y otra que la compares con el santo obispo de Hipona. ¡No tienen nada que ver!

– Sí, una cosa. Aurelio Agustín, cansado de pecar, se convirtió en un asceta. María Dolores Cospedal, la mujer que tiene o tenía la mejor colección de sueldos de España, cuando ha llenado el talego y ha colocado a toda la familia, se desayuna proponiendo que ahora los políticos no cobren. ¿Ves la similitud?

– Ahora sí la veo. Pero no dejo de darle vueltas a la idea.

– Llevan muchos siglos dándole vueltas a esa idea. Concretamente desde el año 403 a C.

– ¿Tanto?

– Sí. En Atenas se comenzó en ese año a pagar por la asistencia a la asamblea. Se pensó, y con muy buen criterio, que si se dejaba la política en manos de los que podían dedicarse a ella sin cobrar se terminaría en una plutocracia.

– ¿Y comenzaron a pagar a los políticos?

– Se instauró la “mistoforía” que era el pago que se le daba a las personas que ejercían un cargo publico electivo. Fue lo que permitió que cualquier ciudadano de Atenas pudiese presentarse a un cargo.

– Visto así, parece una buena idea la de la democracia ateniense. Entonces ¿qué es lo que ha fallado?

– Pues ha fallado la productividad. Los políticos actuales cobran sueldos de escándalo y no solucionan ningún problema. Más bien, los crea.

– Y los políticos atenienses ¿cuánto cobraban?

– Tres dracmas.

– Como si me dices tres gallifantes.

– Veamos. Tres dracmas diarios cobraban los marinos de la flota de guerra ateniense, soldados especializados que tenían fama de ser los mejores marinos de Grecia.

– Sigo sin hacerme una idea.

– Usemos para eso a Aristófanes. En su época, un cochinillo costaba tres dracmas. Ahora ¿cuánto cuesta un cochinillo?

– Aproximadamente treinta euros. Pero merece la pena.

– Dímelo a mí que el fin de semana pasado estuve en Segovia. Si tres dracmas son unos treinta euros, los políticos atenienses cobraban al mes…

– Unos novecientos y pico ¡Anda! ¡Los políticos atenienses era mileuristas!

– Efectivamente. Es un sueldo razonable.

– Pero queda el problema de la corrupción. El poder corrompe.

– No. El poder no corrompe: atrae a los corruptibles. Una persona que es honrada y, sobre todo, que tiene unos controles democráticos detrás, no se corrompe. Gane mil o diez mil euros.

– Entonces la idea de que los políticos trabajen gratis…

– Es una de las ideas más venenosas y malvadas de los últimos tiempos, tiempos llenos de ideas venenosas y malvadas. Ahora que me he forrado y, repito, he colocado a mi familia, lanzo esta idea, con la cual impido que las personas que no tengan dinero puedan entrar en la política. Así la cosa pública deja de ser cosa pública y se convierte en un consejo de administración.

– ¡En verdad es una idea venenosa!

– De todas maneras, en su pecado lleva la penitencia. Con su indecente colección de sueldos se ha comprado un chalet de dos millones y pico de euros. El problema es que necesita seis policías para vigilarlo día y noche. Eso, unido a los otros cinco que van constantemente con ella, dan la cifra de once.

– ¡Once agentes! ¿Por qué?

– Porque no podemos decir que María Dolores Cospedal sea una persona muy amada, ni siquiera en Castilla-La Mancha. Y con esto llegamos al meollo de la cuestión.

– ¿Cuestión? ¿Qué cuestión?

– Una persona que roba, esquilma y pisotea al pueblo, puede acumular muchas ganancias. Pero gran parte de esas ganancias se irán en contratar guardias, alarmas, coches blindados, etc. Es la gran contradicción del capitalismo.

– Sigo sin entender tus cabriolas mentales. De los cigarrales de Toledo al capitalismo.

– Te lo explico. El capitalismo explota a las personas, con lo que crea odio. Explota los recursos con lo que crea escasez. En 2030 necesitaremos dos planetas para mantener nuestro ritmo de consumo. Y no tenemos dos Tierras. Sólo hay una.

– ¿No te parece esto un poco exagerado, fray Guillermo?

– No, y te pondré un ejemplo. Se necesitan 2.900 litros de agua para fabricar una camiseta de algodón. ¿Qué te parece?

– Brutal. E inquietante.

– Pues hay más. El capitalismo provoca odio, escasez y además, contaminación. Esto quiere decir que dentro de pocos años, esta casta insolidaria habrá acumulado grandes riquezas, pero tendrá que invertir esas riquezas en comprar cosas que ahora son gratis para los demás. Deberán comprar seguridad, agua potable, aire puro, jardines de tierras no contaminadas, etc. Y no creo que sea un buen negocio para ellos. Y, desde luego, nosotros sufriremos la peor parte, porque tendremos todos los inconvenientes de ellos, pero ninguna de las pocas ventajas que puedan comprar.

– ¿Y ellos no lo ven?

– El egoísmo les ciega. Son como las compañías de petróleo, que saben que se les acaba el negocio, pero siguen poniendo trabas a las fuentes de energía alternativas, pensando únicamente en la cuenta de resultados de este año.

– ¡Pobrecillos!

– Sí, Adso. Hay en el mundo gente tan pobre tan pobre, que lo único que tienen es dinero.

Anuncios

Responses

  1. Genial y triste a la vez. 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: