Posteado por: fernando2008 | 15 junio 2012

El rascate.

– Lo veo y no lo creo ¡Fray Guillermo con la mirada perdida en el vacío, dejando enfriarse el café y sin prestar la más mínima atención al periódico!

– Así es, Adso.

– ¿Tan mal estamos?

– Te lo dije ayer: No hay que preocuparse. Está todo perdido.

– Te repites, maestro.

– Y más que me voy a repetir. Esto es un bucle diabólico.

– ¡Ya sabía yo que Satanás estaba por medio!

– No, Adso. Satanás es el único que, por el momento, está escapando de la crisis. ¡Ojalá fuese cosa de Satanás! Con un buen exorcismo se arreglaba. Esto es peor. Es la economía, estúpido. Los bancos piden dinero al estado, el cual se lo da creando deuda, y la deuda hace bajar las cotizaciones de los bancos, con lo que todo vuelve a comenzar.

– Pasaré por alto el insulto dada tu actitud depresiva. Dime ¿por qué no lees hoy el periódico?

– Porque no hallé en él cosa en que poner los ojos…

– Ya. Que no fuese recuerdo de la muerte.

– La muerte no, Adso, la ruina.

– ¡Sursum corda, fray Guillermo! Sólo cuando se acaba una era es cuando puede comenzar otra.

– No es Florencia, Adso. Es Rávena.

– ¿Qué dices?

– Te lo explico. Tú estás imaginando Florencia, ciudad en la que termina la Edad Media y comienza el Renacimiento. Yo estoy pensando en Rávena, ciudad en la que termina la Antigüedad y comienza la Edad Media. ¿A que estás viendo con tu imaginación la cúpula de Brunelleschi?

– Efectivamente. La cúpula, “Il Cupulone” de aquella época, alzándose orgullosa por encima de todas las construcciones góticas.

– Pues yo pienso en la cúpula de la tumba de Teodorico en Rávena, a la que cualquier romano de la época de Augusto hubiese encontrado patética. No todos los cambios de era son para mejor.

– ¡Dime algo agradable, fray Guillermo!

– Pues que en este bar se está muy tranquilo.

– Algo es algo. Efectivamente, se está muy tranquilo. No hay ruidos, no hay voces…

– Porque no hay clientes, Adso. Y cuando el español deja de ir a los bares sólo puede significar una cosa: se acerca el Apocalipsis.

– ¿El maya?

– Peor. El Apocalipsis Neocon.

– ¿Tú también piensas que España ha sufrido un rescate y que pronto llegarán los hombres de negro?

– No creo que vengan vestidos de negro, porque en julio en España hace mucho calor. Pero la visita de la troika comunitaria ya está anunciada. En cuanto al nombre… ya me he inventado uno. Es el nombre de esta entrada.

– ¡Muy ingenioso, fray Guillermo!

– ¿Tú crees? No sé. Quizás debía haberle puesto una tilde.

– Entonces ¿no crees que esto se arreglará?

– ¿Arreglar para quién? Europa ha gastado ya un billón de euros ayudando a los bancos, y los bancos no se arreglan. Y no ha gastado ni un solo euro ayudando a las personas. Es más, ha sacado ese billón del saqueo sistemático a dichas personas.

– Vale. Entonces el “rascate” español es inútil.

– Tan inútil como intentar llenar con billetes una agujero negro. Te dije en días anteriores que el rescate de Bankia contemplaba proveer lo que tendría que pagar esa entidad, por llamarla de alguna manera, en impuestos los próximos dieciocho años. Si le dan ese dinero decidirá proveer lo que tendría que ganar en los próximos dos siglos, y el agujero crecerá. Es Felipe IV el Grande.

– No soy capaz de seguir tus cabriolas mentales.

– Cuando Felipe IV perdió Portugal se puso el título de el “Grande”. El duque de Medinaceli comentó que el rey era grande de la misma manera que los agujeros: cuanto más tierra pierden, más grandes son.

– No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades.

– ¿Y quién vive por encima de sus posibilidades? Tenemos un gasto en sanidad, educación y pensiones inferior a la media europea. En el 2008 el total te impagados en los bancos españoles ascendía a 25.690 millones de euros. En la actualidad es de 42.760 millones. En las denostadas Cajas de Ahorros, convertidas por nuestros políticos en un estercolero, en el 2008 era de 39.391 millones de euros. Hoy es de 48.105. Descuenta de estas cifras las cantidades del ladrillazo y podemos sacar sin lugar a dudas la conclusión de que el español siempre paga sus deudas.

– ¡Como los Lánister!

– Ves demasiada televisión.

– ¿Y tú no?

– Cada vez menos. Sobre todo desde el momento en que aparecen en la pantallas cifras como las que tienes al comienzo de esta entrada.

– Pero el Banco Central Europeo debía ayudar.

– Y ayuda. Contiene la inflación. La inflación se mantiene entre el 1% y el 2%. Para eso está el Banco Central Europeo.

– Pero debía ayudar más. De otra forma. No sé cómo, pero debía hacer más.

– Donde está el Banco Central Europeo?

– ¡Hombre maestro, pues en Fráncfort!

– Pues ahí tienes la razón. Europa se ha convertido en un inmenso sumidero que arrastra la riqueza de todos los países miembros hacia Alemania.

– ¿Alemania es la mala?

– Alemania es… Alemania. Cuando Alemania se une a Europa las cosas van bien. Cuando se enfrenta a ella todos salimos perdiendo. Incluso Alemania. Alemania sobre todo. Y que conste que no estoy citando la letra de su himno nacional.

– Pero todo banco estatal debe mirar por el bien de todos sus ciudadanos. Es lo que hace el Banco de Inglaterra, o la Reserva Federal en EE.UU.

– ¿Quién te ha dicho a ti que la Reserva Federal es un banco estatal?

– Pero maestro ¡si hace los billetes del dólar!.

– Como si hace churros. No lo es.

– ¡Y se llama “Federal”!

– Como si se llama Andana. Es tan privada como la Banca Pueyo.

– Nunca lo imaginé.

– Ese es el problema. Ayer tarde, España entera aullaba. Y no imaginaba nada. Todo está muy bien estudiado. Ni cuando nos cambiaron a traición la Constitución, nuestra ley fundamental, España imaginó nada.

– Es que yo no tengo por qué imaginar nada. Para eso están las autoridades. Supongo que el Rey, cuando juró la Constitución, se comprometió a defenderla.

– Sigues imaginando. El Rey nunca ha jurado la Constitución.

– ¿Qué? No puede ser.

– Él la ha firmado, la ha promulgado. Pero nunca la ha jurado. Repasa tus libros de historia. Que yo sepa, Juan Carlos I sólo ha jurado en su vida dos cosas: los Principios del Movimiento Nacional, y amar y respetar a su esposa hasta que la muerte los separe.

– ¡La leche!

– Deja en paz la leche. No hace falta que esté caliente, porque hoy hace mucho calor.

– No, si lo decía por otra cosa. Me vas a decir entonces que, por ejemplo, Dívar no va a comparecer ante el Congreso.

– Sí, pero sólo para explicar la memoria anual del Poder Judicial.

– ¿y cuándo será eso?

– Pues no sé. Primero tiene que escribirla. Dentro de varios meses, calculo.

– Vale. Y ya de paso me dirás que Iñaki Urdangarin no es el presidente del Noos.

– Efectivamente.

– ¡Te estás pasando, fray Guillermo!

– El que se está pasando de ignorante eres tú. La presidenta de Noos es la infanta Cristina. Su marido es el secretario. Y la presidenta de una entidad debe dar su aprobación a los movimientos de esa entidad, máxime cuando dicha entidad declara pérdidas, por lo que no tiene que pagar a Hacienda.

– ¡Pero si no ha hecho absolutamente nada, más que cobrar comisiones!

– Es lo mismo. La presidenta, su Alteza Real, dice que ha tenido pérdidas. No sé si su declaración de Hacienda saldrá negativa. En ese caso, Hacienda deberá devolverle dinero.

– Veo que tienes razón para el pesimismo, fray Guillermo. Por muchas llamadas que se hagan al consenso, a arrimar el hombro esto no lo arregla nadie.

– Efectivamente Adso. Unos, la minoría insolidaria, quieren lo que es injusto y otros, la mayoría sufriente, queremos lo que es imposible.

– Parece ser que sólo nos queda tomarnos la justicia por nuestra mano, ya que nadie nos la va a dar, y asaltar un banco, aunque esto sea un delito.

– ¿Qué es el atraco a un banco comparado con la creación de un banco?.

– La frase rotunda del final, te ha salido hoy más rotunda que de costumbre, fray Guillermo. Te felicito.

– Desgraciadamente, Adso, la frase no es mía. Es de Bertold Brecht.

Anuncios

Responses

  1. Pero ¿qué va a pasar con Grecia? ¿Saldrá del euro?

  2. Tranquilo Leoncio. Bruselas lo tiene todo muy bien estudiado. Con el miedo que les está metiendo a los griegos, pasado mañana triunfarán los partidarios de seguir en Europa… y de seguir pagando todos los intereses y haciendo todos los recortes que les ordenen desde la Unión Europea.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: