Posteado por: fernando2008 | 24 mayo 2012

¿Esquirol yo?

Algunos de mis lectores, con una vocación de biógrafos digna de mejor causa, me han preguntado cómo escribo mis entradas. Hoy lo explicaré “Urbi et orbi”. Por las mañanas doy un largo paseo, tanto para hacer ejercicio como para leer los periódicos. Si veo alguna noticia que me llama la atención, dedico el camino de vuelta a mi casa a pergeñar la entrada. Ya en casa, escribo un primer borrador a mano y dejo que se asiente. Por la tarde, paso dicho borrador al ordenador, busco fotografías alusivas, generalmente dos, una para el comienzo y otra para el final, y lo publico.

Hoy, esta rutina tan bien pensada ha saltado por los aires. Ni he terminado mi paseo, ni he pergeñado la entrada (los bufidos de indignación me han impedido pensar), ni he escrito el borrador a mano. He pasado directamente al teclado ansioso por expresar mi rabia al mundo.

Después de treinta y ocho años de servicio primero al Estado español y luego a la Junta de Extremadura, después de ganar dos oposiciones, después de aguantar el desprecio de los de arriba y la incomprensión de algunos padres y alumnos, creí que lo había visto ya todo, y lo había soportado ya todo. Pues no. Me faltaba el último insulto.

La noticia que ha desencadenado mi indignación, es la que tenéis arriba. La Junta de Extremadura pretende que profesores jubilados retomen tareas docentes. No se nos llama a filas, como a los reservistas, no. “Alguna tarea parcial” “alguna actividad extraescolar sin ser por supuesto el responsable de dicha actividad” “algún curso de formación”. Pagando, ¡eh! pagando. Por mucho que paguen, siempre se ahorrarán la Seguridad Social, que ya tenemos como jubilados.

¿Qué se pretende con esto? En primer lugar, acabar con la oferta pública de empleo. Que los jóvenes licenciados se tengan que ir de España en mucho mayor número de lo que se están yendo ya. Que nuestros universitarios, una vez que hayan pagado las nuevas tasas, los nuevos “masters” obligatorios y habiendo perdido sus becas, terminen sus carreras y se vayan a Inglaterra a trabajar en los “burgers”. Así perfeccionan el inglés.

En segundo lugar, que los interinos se vayan al paro. Esos interinos que eran tan malos a la hora de hacer oposiciones compitiendo cien por una sola plaza, pero que luego son buenísimos a la hora de contratarlos para dar diez días clases de música, dibujo e historia, y despedirlos y contratarlos nuevamente para otro centro, están sobrando. ¡Que engrosen la lista de espera, y que esperen!.

La solución propuesta por nuestra Consejería de Educación, es genial. Ya han medido todas las aulas, para hacer un cálculo de cuantos alumnos caben. Ahora, rellenan el espacio con alumnos hasta que no quepan más, y meten en esa olla de grillos a un pobre viejo. Da lo mismo que el jubilata cante, baile o cuente chistes. Lo único que importa es que los alumnos estén escolarizados, como se escolarizan los coches en un aparcamiento. Alumnos aparcados, padres y administración contentos.

Además, esos pobres hombres y mujeres que se arrastran hacia el final de su vida y que, pese a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, no acaban de morirse, se sentirán felices si consiguen cien euros más al mes. ¿Solidaridad, dignidad, decencia? Vale, vale. Pongamos ciento cincuenta. Por ciento cincuenta euros seguro que estos carcamales entran por el aro.

Eso es lo que nuestra Consejera de Educación piensa de nosotros. Y, dadas las buenas relaciones del Gobierno de Extremadura con el Gobierno de España, supongo que lo mismo pensará el Ministro de Educación y el Presidente del Gobierno. Los jubilados son el ejército de reserva del neocapitalismo. Porque además, con las pensiones que cobran, seguro que todos se sentirán muy felices siendo esquiroles.

Pero ¿por qué no perfeccionar más esta idea?. Siento no tener muelas de oro. Pero ¿si dono mi cuerpo para hacer jabón el señor Rato podrá cobrar por fin tres millones de euros al año? Si con mi escaso pelo se pudiesen hacer colchones ¿podría el señor Dívar realizar este año cuarenta viajes a Marbella en vez de veinte?. La piel de los jubilados ya sé que está arrugada. Pero con un buen tratamiento se podrían sacar de ellas unas aceptables pantallas para lámparas. ¿Cuántas pantallas son necesarias para pagar un safari a Namibia? Pidan por esas boquitas; no se corten. Para eso estamos. Para dar cumplida satisfacción a las sagradas necesidades de la patria.

Decía al principio de esta entrada que siempre busco dos fotografías. La del final es la portada de una novela que ilustra perfectamente lo que pienso de nuestros políticos: son ciegos con pistolas. No les importa en absoluto lo que dicen, lo que hacen y, mucho menos, las repercusiones de lo que hacen. Pisotean a ciegas, disparan a ciegas, arrasan a ciegas. Todos sus discursos hipócritas y vacíos se pueden resumir en una frase: “Aguanta mientras cobro”.

Hay que acabar con esta situación. Y tenemos que darnos prisa.

Anuncios

Responses

  1. Para no haber hecho borrador…¡¡¡Magnífica entrada!!!. Fernado estás que te sales, cuanta razón tienes. No conocía la noticia pero tiene bemoles la cosa. A los profesores jubilados que incorporen, cosa que dudo ya que estarán en paradero desconocido, les tendrán que incorporar como trabajador activo, eso jurídicamente, no se si será posible. Una barbaridad cuyas razones apuntas arriba y yo suscribo totalmente.
    Acaban de decir en el telediario, te lo digo porque tu ya no lo ves, que esta tarde se reúne el ministro con los consejeros, dicen que hablarán de la educación para la ciudadanía pero ¡anda!, ya sabemos que se reúnen para reclutar jubilados. Espero que no hagan éso con los jubilados de banca, telefónica etc…Esperemos a Wert (ver)…….ayyyyyyyyyyy
    Un abrazo

  2. Si es que tienen un cuajo… Lo dicho y sin bromas. A cantar La Marsellesa con todas sus consecuencias y hechos. 😦

  3. Pues sí, Jomer, a preparar la guillotina. La noticia Elisa salió esta mañana en el “Extremadura”. Supongo que será una más de las medidas encaminadas a que Extremadura vuelva a ser tierra de conquistadores… de otros países. Y para que la juventud extremeña se quede aquí. Dos abrazos.

  4. bbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbb

  5. Bueno, a ver si ahora tengo más suerte y mis palabras quedan para la posteridad. Digo que el blog es todo un hallazgo, porque se me da que concede voz a los damnificados de la docencia, que ya somos legión. Lo de la Junta de Extremadura es de vergüenza, aún estando curados de espanto de una consejería donde menudean los frikis y indocumentados. Sólo se me ocurre parafrasear la frase de Wily Wilder: “No le digas a mi padre que me dedico a la política; ella cree que trabajo en un prostúbulo”.

  6. Es un honor para esta bitácora contar con tan alta colaboración. Por favor, Pepe, que este comentario no sea el último.

  7. No es cierto lo que dices. Estos profesores trabajarían por vocación sin cobrar nada. Hay muchos profesores que están bien a los 60 años y pueden aportar mcuhas cosas. ¿Tan malo es eso?

  8. He leído con atención su correo, y su lectura me ha dado muchas ideas. Permítame que le conteste extensamente en cuanto tenga tiempo.

  9. La ventaja de trabajar por vocación y siin cobrar nada es que no se paga IBI, no te quejes Fernando

  10. Te contesto a tu correo privado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: