Posteado por: fernando2008 | 21 mayo 2012

La herencia.

– Hola Adso. ¿Podría hablar un momento contigo?.

– ¡No puedo creer lo que ven mis ojos y oyen mis oídos! ¡Vienes a hablar conmigo por tu libérrima voluntad! ¿Aceptarás incluso que te haga preguntas?

– Por supuesto que sí. ¿Acaso soy Hood Robin?

– Siento comenzar mal, maestro, pero ahí te equivocas. No es Hood Robin, sino Robin Hood. Y no sé por qué metes a ese proscrito en  nuestra conversación.

– Porque será el protagonista de la charla. Bueno, en realidad Hood Robin es un mote que acabo de poner a nuestro presidente del gobierno.

– ¿Por qué?

– Fácil. Robin Hood robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Y Hood Robin…

– Ya. Roba a los pobres para dárselo a los ricos. Muy ingenioso.

– ¿Verdad?

– Veo que el Womad te ha sentado bien.

– ¡Maravillosamente! Paz, calma, tranquilidad, paseos por el campo y comida al calor de la chimenea, porque ayer hizo frío.

– ¿Eso es el Womad?

– Ése es mi Womad. Procuro pasar el día a no menos de ochenta kilómetros de Cáceres. En eso soy muy estricto.

– Vale, vale. ¿De qué querías hablarme?

– De la herencia. Estoy hasta las narices de la herencia.

– ¿Tú no crees que el señor Rajoy recibió una herencia muy mala?

– Malísima. Pero, como dije en la entrada anterior, está haciendo que añoremos al señor Rodríguez Zapatero. El IBEX ha bajado hasta niveles del 2003, la prima de riesgo ha subido hasta niveles inimaginables, lo mismo que el paro. Y el P.P. sigue invocando la herencia ¡Parecen Mendel!. Todo es herencia y déficit oculto.

– Te veo venir. Sin decirlo, estás refiriéndote a la desviación del déficit descubierto en Madrid, Valencia y Castilla-León.

– Sí, comunidades todas ellas feudos socialistas, donde el malvado Zapatero mangoneó en el uso de su omnímodo poder y cuando los populares llegaron al poder se encontraron con el pastel.

– No seas tan sarcástico. Evidentemente, son autonomías en las que gobernaba el P.P. No sé como ha podido ocurrir ese error.

– Pues yo te lo digo. Cuando los malvados socialistas gobernaban, adelantaban a cuenta dinero a esas autonomías, dinero que se debía devolver. Los maravillosos gestores de esas comunidades contabilizaban esa cantidad como ingresos, pero se “olvidaron” de que todo lo que se adelanta debe devolverse. Y ahora se han acordado, o mejor, ha sido el propio gobierno del P.P. el que les ha hecho recordar.

– ¡Qué malo eres!. Los pobres están haciendo lo que pueden para conseguir la confianza de los mercados.

– Sí. Prefieren tener la confianza de los mercados a tener la confianza de los que les han votados. Esa es la filosofía de nuestros gobernantes.

– Mejor o peor, maestro, nuestros financieros están luchando contra la crisis. Eso no podrás negarlo.

– Lo que sí es cierto es que nuestros financieros hacen, por encima de todo, honor a su nombre. Hay que estar financiándolos constantemente.

– La …

– ¡No me vuelvas a hablar de la herencia, demonios! Parece como si todavía tuviésemos que pagar lo que debíamos a los Fugger. ¡Ya está bien!

– Hay una ley que prohíbe a los financieros ganar más de 600.000 euros al año.

– ¡Pobrecitos! Teniendo en cuenta el precio al que está la arroba de diamantes, eso es condenarlos a la miseria. De todas maneras, también en esa ley hay trampa.

– No sé como se puede hacer trampas ahí.

– Fácil. Esa ley impide que un gestor de dinero público cobre más de 600.000 euros en sueldo. La trampa está en la palabra “sueldo”. Pero esos directivos tienen una serie de complementos de los que la ley no dice nada. Por eso se niegan rotundamente a hacer públicos sus sueldos.

– De todas maneras…

– De todas maneras, contando únicamente con su sueldo, un directivo cobra 273.511 pesetas al día. En doble que el salario medio mensual español.

– Pero…

– Pero no lo justifican. España, país de inútiles, nunca ha tenido tantos inútiles en los puestos directivos. Nunca España ha estado peor dirigida desde los tiempos de Carlos II. Y al hablar de gobiernos, me refiero a éste y a los anteriores.

– Es cierto que el sistema no funciona.

– Al contrario, Adso. ¡Funciona perfectamente! Los banqueros saquean los bancos que teóricamente debían dirigir. Una vez saqueados, pasan a ser ministros de Economía y recatan los bancos con el dinero que nos quitan a nosotros recortando nuestra sanidad y educación. Cuando están saneados, abandonan el gobierno y pasan a recoger sus dividendos en esos mismos bancos. Y el sistema vuelve a comenzar.

– Esa historia te la has inventado.

– Esa es la historia de Henrry Paulson, Mario Monti, Rodrigo Rato, Luis de Guindos por poner ejemplos que tú conoces. ¡Ah, se me olvidaba! Y la de Elena Salgado.

– ¡Guerrero estás, vive Dios!

– Más que guerrero estoy indignado y harto. Tú sabes que sólo veía en la televisión el telediario. Ahora ya, ni eso. Estoy aburrido de ser profeta. Si aparece alguien del gobierno siempre digo: “La herencia”. Y acierto. Si sale Rubalcaba sé que va a decir que el gobierno lo está haciendo mal y que él sabe la manera de hacerlo bien. Y siempre me pregunto: ¿Lo ha sabido en el momento que pasó a la oposición? Porque cuando era vicepresidente del gobierno, evidentemente no lo sabía. Soy una Casandra. Una Casandra, pero en jubilado.

– ¡El profeta extremeño al que nadie hace caso!

– No me hables de Extremadura que en mi región estamos pasando una epidemia de estulticia aguda. El delegado del gobierno central, nombrado para hacer cumplir la ley en Extremadura, tiene que dimitir porque no sabe lo que la ley le prohíbe hacer a él. El consejero de Sanidad de la Junta que se afanó, con una dedicación digna de mejor causa, por aplicar en Extremadura los recortes en Sanidad, tiene que dimitir porque no sabía que los pacientes “recortados” de la sanidad pública, iban a parar a su consulta privada. Y la directora general de Infraestructuras y Transportes dimite porque no sabe que los contratos que ella concede para hacer infraestructuras recaen, casualmente, en la empresa de su marido.

– Vamos, que en Extremadura nadie sabe nada.

– Menos mal que hay alguien que sí sabe: los periódicos. Pero dentro de los miembros del gobierno extremeño hay una “omertá” que ríete de la que rige en Corleone. ¡Y éstos son los políticos que se afanan día a día para convencernos en la imperiosa necesidad de los recortes!

– No te empeñes, fray Guillermo. Tenemos que recortar. Las cosas están muy mal, aunque la izquierda se empeñe en no verlo.

– Pues toma nota, Adso, de esta lección de historia que voy a darte. Había una vez un país, Inglaterra, que estaba peor que nosotros, porque estaba luchando contra Hitler e iba perdiendo. Había en ese país un político, sir Winston Churchill, que era más de derechas que el mismísimo Mariano Rajoy. Como Inglaterra estaba en las últimas, los miembros del gabinete de Churchill le propusieron recortar los presupuestos de educación y cultura para destinar todo el dinero al esfuerzo bélico. Sir Winston se negó y preguntó muy indignado: “Entonces ¿para qué estamos luchando?”. ¿Qué me contestas a esto?.

– ¡Gibraltar español!.

Anuncios

Responses

  1. Que bien se vive, digo, que bien viven los que nunca han gobernado. Eso pienso de lo que está ocurriendo en Extremadura. Mucho criticar desde la barrera, sin peligro, sin riesgo alguno, claro que se corre el riesgo de que el toro salte las tablas. Para éso es mejor quedarse en casa,¡¡¡menuda faena!!!!
    No se qué pensaría Churchill, pero no encuentro similitud ya que en España no se piensa, nos movemos por emociones, por instinto…no nos quitamos “el pelo de la dehesa”.
    En cuanto a los banqueros-ministros- banqueros partiendo que se habla de un país de panderetas, no me impresiona nada.
    La “omertá” de Extremadura es digna de los ligeros de ideas, o de los que se dejan llevar por la corriente o los pesebreros o…, por no decir los chorizos y en ella incurren los co-gobernantes. Claro que, después de lo que dije anteriormente, para gente que estudió formación del espíritu nacional…¿o no llegaron a estudiar ni siquiera éso? España no ha entrado ni entrará en la edad del oro porque en Ella faltan personas con ganas de cambiar las cosas, no hay cambio es continuismo , eso si, ahora con internet, con Zara y A. Dominguez pero las cabezas, en su mayoría, están huecas.
    Fernando, c’est la vie. Un abrazo

  2. Después de leerte, me queda la duda, Elisa, si estás de acuerdo con la entrada o no. Un abrazo.

  3. O me he expresado mal o se me está contagiando la ambigüedad que impera en la política actual. Lo que quiero que sepas es que siempre respeto tus entradas, faltaría más. a tu duda, totalmente de acuerdo. Fernando sigue vivo en este país de muertos.

  4. Me tranquilizas. Sé que respetas mi opiniones, pero sé también que a veces no las compartes. Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: