Posteado por: fernando2008 | 19 abril 2012

Yo quiero ser REPSOL.

– Veamos: el café, las tostadas, la mantequilla, la mermelada… ¿Quieres también una copita, maestro?

– No Adso, no la necesito.

– ¿Qué no necesitas?

– La copa.

– Fray Guillermo, las copas se beben o no se beben. No se necesitan.

– Error, Adso. Hay personas que necesitan las copas para ser felices.

– ¿Es que tú nunca has bebido?

– Sí, y mucho, cuando necesitaba las copas para ser feliz. Ahora soy feliz, no necesito las copas, y prefiero un cerebro despejado a la sensación de esa felicidad artificial.

– De acuerdo, nada de copas. Comencemos. ¿Quién tiene la culpa?

– El gobierno argentino.

– ¡Lo sabía! ¡La Viuda Negra que expropia a los españoles!

– Nunca dejarás de asombrarme, Adso.

– ¿Por qué?

– Por la facilidad con que aceptas algunas opiniones mías. Me preguntas como si yo fuese el Tribunal Internacional de Justicia. Y aceptas mi opinión como si fuese un veredicto inapelable.

– Es que tengo mucha confianza en tu sabiduría.

– No. Estás dispuesto a creer a pie juntillas lo que quieres creer. Por eso te he dicho primero el nombre del primer culpable. Pero hay otros dos culpables más.

– A saber…

– En segundo lugar, el gobierno español.

– ¡Un momento, un momento maestro! Argentina ha nacionalizado esta compañía porque espera sacar muchas ganancias del yacimiento de Vaca Muerta y no quiere compartir dichas ganancias con REPSOL que es la que ha puesto el dinero. El gobierno español concedió créditos blandos a Argentina cuando ocurrió lo del “corralito”. Y así nos lo pagan, expropiando, echando a los directivos de la compañía de sus despachos e insultando a España una presidenta que se cree descendiente directa de Eva Perón.

– Una buena mujer, Adso. Recuerdo cuando ella y su marido enviaron a España cargamentos de trigo y carne, en los tristemente famosos años del hambre.

– ¿Vas a defender a Cristina?

– La señora presidenta de Argentina, es eso: presidenta de Argentina. Su principal deber es para con su nación.

– ¡Está metida en una grave crisis política, y lo que quiere es desviar la atención de su pueblo con la reivindicación de las Malvinas y atacando los incuestionables intereses de España

– ¿Sabes qué significa “Y.P.F.”?

– Pues no.

– Pues eso es lo primero que habías debido saber. Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

– ¿Fiscales? Suena un poco raro.

– No en Argentina. Y.P.F. fue la compañía que tenía el monopolio de petróleo en Argentina. Era como nuestra C.A.M.P.S.A. en España. Era una empresa estatal.

– Pero ya no lo es.

– Efectivamente. Se privatizó y REPSOL compró la mayoría de sus acciones. Es algo que los españoles estamos ahora criticando mucho: la privatización de empresas públicas. Pero no lo criticamos cuando lo hacemos nosotros.

– ¡REPSOL tiene derecho a comprar las acciones de las compañías que quiera!

– Lo mismo que las empresas rusas de gas tenían también derecho a comprar acciones de nuestras compañías de gas, y nosotros nos opusimos. No podemos tener una opinión cuando las cosas nos favorecen y otra cuando nos desfavorecen.

– Entonces ¿quieres que el gobierno español no defienda a REPSOL?.

– Lo que quiero, Adso, es que mi gobierno ponga el mismo interés en defenderme a mí que en defender a REPSOL. Mi gobierno está imponiendo hoy el copago de la sanidad a los pensionistas, está recortando la educación de su pueblo, está escatimando el dinero para nuestras infraestructuras, pero se pone hecho una fiera defendiendo los intereses de una compañía multinacional. Yo quiero ser REPSOL para mi gobierno.

– Tienes razón en eso. Pero el gobierno debe ayudar a REPSOL porque es una compañía española!

– Dudo mucho que el accionariado sea español en más de un diez por ciento. Es, lo que se llama en términos náuticos “de pabellón de conveniencia”. Y así llegamos al tercer culpable.

– Ya me imagino quién es.

– Efectivamente. REPSOL no es precisamente una hermanita de la Caridad. Tiene pleitos y denuncias por toda Hispanoamérica, e incluso en España.

– Todas las grandes multinacionales las tienen.

– ¡Caramba, Adso! ¡Ahora REPSOL se ha convertido en multinacional! ¿No habías dicho que era una gran empresa española?

– Bueno, tiene su sede central en España. Y aunque sus accionistas no sean mayoritariamente españoles, pagan impuestos en España.

– Si, y tiene el dudoso honor de ser la segunda empresa española con más presencia en los paraísos fiscales, sólo por detrás del Banco de Santander, otra gran empresa española de solera.

– ¿Me estás diciendo que todo este jaleo mediático no tiene ningún sentido?

– Aclaremos. Todo jaleo mediático tiene sentido: el sentido de que la gente compre más periódicos. Argentina ha aprovechado el momento para defender sus intereses, sin preocuparse de cosas tan etéreas o cuestionables como es la gratitud, gratitud a una compañía que no ha ido allá a practicar la caridad precisamente. El gobierno español organiza una campaña diplomática en el exterior mientras está practicando una política de recortes salvajes, injustos y que no solucionan para nada nuestra crisis. REPSOL, ha esquilmado y contaminado todo el territorio donde se ha asentado, preocupándose únicamente de su cuenta de beneficios y ahora se envuelve en la bandera española.

– Vamos, que todos somos culpables.

– “Somos” no, Adso. Son. Ni el pueblo español ni el pueblo argentino son culpables de este enfrentamiento.

– Al menos se salva alguien.

– No del todo. Tanto el pueblo argentino como el pueblo español son culpables de poner la música de fondo, el ruido que acompaña a este enfrentamiento y que sirve para disimular las verdaderas cuestiones. En el momento que se apela al patriotismo los pueblos se enfrentan y comienzan a insultarse sin analizar objetivamente el fondo de la cuestión. Es la frase que siempre digo.

– “Venid, reflexionemos juntos. Es más lo que nos une que lo que nos separa”.

– Veo que no se te ha olvidado, a pesar de los años que han transcurrido desde que dejé de darte clase.

– A pesar de los años transcurridos, siempre serás mi maestro.

– Y tú siempre seguirás haciéndome la pelota. Bueno, creo que ya he cumplido.

– ¡Espera, espera! ¡Te falta el zumo de naranja!

– ¡Qué barbaridad! ¡Qué desayuno tan completo! ¿O es que hay una última pregunta?

– Nunca se te oculta nada, maestro. Es una pregunta que me da un poco de vergüenza hacerte. ¿Qué significa R.E.P.S.O.L.?

– Pues sí, Adso, es un poco vergonzoso que sólo lo preguntes al final de la conversación. Además, lo has escrito mal.

– ¿Las siglas no deben escribirse con un punto detrás de cada letra?

– Sí, pero este nombre no es una sigla. Es una mezcla.

– ¿Cómo?

– Te explico: el nombre proviene de la antigua compañía de Refinería de Petróleo de Escombreras. Esas letras sí deben ir seguidas de un punto.

– ¿Y el “S.O.L.”?

– No Adso. Esas letras no deben llevar puntito. Es la palabra “Sol”. Para que no quedasen tan frías las siglas se le añadió la palabra “sol”, en referencia al sol español. Es, por decirlo de alguna manera, el toque cañí.

Anuncios

Responses

  1. Reblogged this on matreros1928.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: