Posteado por: fernando2008 | 15 marzo 2012

El Estado de las Autonomías y el estado de las autonomías.

– Laudetur Jesus Christus, fray Guillermo.

– Malo, malo.

– ¿Qué es malo, venerable maestro? ¿Que Jesucristo sea alabado?

– ¡No está mal, Adso!

– ¡Primero calificas algo como “malo” y luego dices que “no está mal”!

– Y ahora digo que muy bien. Estás hecho todo un nominalista.

– Lo que estoy es hecho un lío, maestro. ¿Podías explicarte?.

– Me explico. Dije que barruntaba algo malo cuando te acercaste hecho unas mieles. Y luego te alabé, cuando conseguiste darme una larga cambiada preguntándome si Jesucristo debía ser alabado. Pero me temo que todo esto tiene una sola finalidad: quieres preguntarme algo.

– Efectivamente maestro. Quiero preguntarte qué opinas del estado de las autonomías.

– ¿Del estado de las autonomías o del Estado de las Autonomías?

– ¡Estás vengándote, maestro! Ahora eres tú el nominalista. ¿Qué diferencia hay entre una cosa y otra, exceptuando las mayúsculas? ¡Contéstame!.

– A tus órdenes. No es lo mismo hablar de la situación en que se encuentran actualmente las autonomías españolas que hablar del Estado español que surgió durante la Transición, Estado que se caracteriza por estar compuesto de autonomías. Si no sabes formular la pregunta, jamás podrás tener una respuesta. Te repito ¿cuál es la pregunta?

– Pues no sé. ¡Me lo pones muy difícil.

– Te ayudaré. Tú quieres preguntarme sobre el tema de moda: si es viable el Estado de las Autonomías y en qué estado están las autonomías.

– Efectivamente. Quiero preguntarte sobre todo eso.

– Vamos, lo que se dice en mi pueblo “un rebujón”. ¡Qué poca conceptualización!.

– ¡Por eso quiero que me ayudes!

– Pues ayúdame primero tú, introduciendo el tema. ¿Por dónde empezamos?

– Hay autonomías que se sienten discriminadas, oprimidas. Eso no lo podrás negar.

– Algo he oído, efectivamente. Pero, en buena lógica tenemos que hacernos la pregunta previa.

– ¿Cuál?

– Si hay autonomías oprimidas, tendrá que haber autonomías opresoras. Si hay autonomías postergadas injustamente, habrá autonomías elevadas también injustamente. Y lo primero que me pregunto es ¿cuáles son las autonomías opresoras, las autonomías con un trato de favor?.

– Pues no lo sé. Sólo sé que Cataluña se siente oprimida porque el Estado no accede a que tenga el pacto fiscal.

– Y Galicia se siente oprimida porque el Estado no contempla la dispersión de su población, Extremadura se siente oprimida porque el Estado no contempla el envejecimiento de la población extremeña, Andalucía se siente oprimida por… Todas las autonomías se sienten oprimidas, pero no acabo de encontrar al opresor. A no ser que dicho opresor sea el Estado central, cada vez con menos competencias.

– ¡Qué extraña escena describes! Muchos oprimidos, y ni un solo opresor!

– Efectivamente, querido Glaucón.

– ¿Cómo!

– Perdóname, Adso. Se me había ido el santo al cielo, o mejor mi cabeza al “Mito de la caverna” de Platón.

– ¡Pues no te ha ido lejos!

– No tan lejos como tú te imaginas. Estamos discutiendo sobre sombras, no sobre realidades.

– ¿El estado de las autonomías es una sombra?

– Sí. Y también es una sombra el Estado de las Autonomías. Te haré una breve digresión histórica para explicar el tema.

– Adelante, eximio historiador.

– Lo que te voy a decir no lo sé por historiador. Lo sé porque lo he vivido. Cuando se destruyó el estado franquista y se construyó otro nuevo, apareció el escollo de las nacionalidades. Es un escollo que surge cada vez que en España se intenta cambiar la forma del Estado. No sé si el escollo es bueno o malo. Lo cierto es que existe. Las nacionalidades llamadas “históricas” plantearon sus reivindicaciones y, como siempre, lo hicieron con voz demasiado alta. El Estado, decían, debía darles una estructura diferente al resto de España. El resto de España pensó, y con bastante razón, que un hecho diferencial supondría un aumento de privilegios, y protestó. Tras mucho baile de artículos constitucionales, toda España decidió constituirse en comunidades autónomas, al grito de: Si lo tiene mi vecino ¿por qué no yo? ¿Es que soy menos que él?

– De acuerdo pero ¿dónde están las sombras?

– Pues en que si bien algunas comunidades se sentían nación desde hace varios siglos, en otras hubo que improvisar el espíritu autonómico. Se intentaron a toda velocidad banderas, himnos, símbolos, orígenes, fronteras. Castilla la Vieja perdió Santander y Logroño, Castilla la Nueva perdió Madrid…

– ¿Y Extremadura?

– En Extremadura, Cáceres siempre ha mirado hacia Salamanca y Badajoz hacia Sevilla. Además la Vía de la Plata que nos atraviesa por el centro de la comunidad marcaba la frontera entre Castilla y León. Pero no hubo problema. Creamos la bandera, el himno, las tradiciones milenarias. Incluso algún político aventajado se atrevió a hablar de la “etnicidad extremeña”.

– Comprendo el problema, pero no atisbo la solución.

– Ni yo. Si tuviese la solución estaría en la Moncloa. Pero se puede reflexionar sobre dicho problema.

– Reflexiona, reflexiona.

– Soy partidario de una descentralización. Más sabe el tonto en su casa que el listo en la ajena. Una descentralización no supone una desmembración. Y no debe suponer cargar sobre las espaldas de los ciudadanos el coste del gobierno central, el gobierno autonómico, las direcciones provinciales, las diputaciones provinciales, las mancomunidades, los ayuntamientos, la tenencias de alcaldías, etc. ¡Son demasiados jefes para tan pocos indios! Que para todo exista un jefazo a nivel nacional y diecisiete jefecillos a nivel autonómico me parece un derroche. Que cada autonomía vaya por su cuenta y sólo se unan en jauría para ladrar al papá Estado, me parece patético.

– Entonces, propones liquidar el Estado de las Autonomías.

– Lo propondría, pero me temo que ya no es posible. Nuestra situación autonómica no tiene marcha atrás. Las nacionalidades históricas pondrían el grito en el cielo. Y las no históricas se pensarían que son consideradas regiones de segunda categoría. Recuerda que Einstein decía que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Y seguimos con el prejuicio de que una región sin autonomía es como un jardín sin flores. Esto no tiene solución, a menos a corto plazo.

– Se podría negociar con las nacionalidades históricas y compensarles de algún modo.

– Mira Adso, las nacionalidades históricas tienen como programa de máximos la independencia. Según algunos, piden la independencia porque realmente la quieren. Según otros, la piden para arañar parcelas de poder o compensaciones económicas. Según otros, para establecer relaciones “asimétricas” con el Estado. Hoy mismo, un político catalán decía en la radio que ellos no eran culpables del “café para todos” que otorgó el Estado a las comunidades autónomas, pero que Cataluña debía ser diferente al resto. El motivo de esta diferencia, se le olvidó aclararlo. Por lo tanto, no se las puede “compensar”. Siempre habrá una reivindicación más, una competencia que falte. Y cuando lo tengan todo, entonces pedirán la independencia.

– ¿Sabes una cosa, fray Guillermo? Parece que tu espíritu de izquierdas está flaqueando.

– ¿Por mis opiniones sobre las autonomías? Lo que he dicho no es de izquierdas ni de derechas, sino de sentido común. Y en España hoy tanto la derecha como la izquierda ha dejado al margen de su acción el sentido común, han perdido de vista la realidad. Si quieres te puedo apuntar alguna otra “boutade” que me inspira ese sentido común.

– Venga.

– Pienso, por ejemplo, que la educación debe ser un derecho, de acuerdo, pero no una obligación. Aquel que quiera recibirla tendrá derecho a ella, pero aquellos jóvenes que, en el libérrimo ejercicio de su voluntad, van a los centros de enseñanza únicamente para crear problemas e impedir el normal desarrollo de las clases, esa ínfima minoría debería ser apartada de los estudios. Es más el perjuicio que hacen a sus compañeros que el discutible ejercicio de su derecho a la educación.

– ¡Ahí va lo que ha dicho! Ya sólo te falta meterte con la sanidad.

– Pues si quieres también lo hago. ¿Sabes como se solucionaba el problema de la saturación de las urgencias hospitalarias?

– Ni idea.

– Pues televisando un partido de fútbol cada noche. De todos es sabido que cuando hay un buen partido, las urgencias están vacías.

– ¡Te has levantado guerrero hoy!

– Me he levantado harto. La derecha recorta derechos, la izquierda defiende esos mismos derechos y más, algunos desorbitados. Nadie actúa con sentido común ni con ecuanimidad. Yo sigo creyendo en el verso de “Ningún derecho sin deber”.

– No te preocupes, maestro. Todo se calmará cuando se celebren las elecciones andaluzas.

– No me hables de esas elecciones, que me sube la bilirrubina. Para rizar el rizo, resulta que Andalucía se ha convertido en Aragón.

– No entiendo.

– Por la “j” Adso, por la “j”. Mira el cartel que pongo al final de esta entrada. Mira y reflexiona.

Anuncios

Responses

  1. Todo un detalle cultural. 😀

  2. ¿Cuál? ¿El de fray Guillermo o el de Jriñán?

  3. El detalle cultural se refiere a “elejir”.

    Más burros, imposible, porque este cartelito, por llamarle de alguna forma, tuvo que pasar por varias cribas. El del que lo diseñó (primer burro), el que lo edito e imprimió (2º burro) y el partido político que dio el Vº Bº el capitán general de los burros.

    Así nos va. La cultura a la basura

  4. El detalle cultural se refiere a “elejir”.

    Más burros, imposible, porque este cartelito, por llamarle de alguna forma, tuvo que pasar por varias cribas. El del que lo diseñó (primer burro), el que lo edito e imprimió (2º burro) y el partido político que dio el Vº Bº el capitán general de los burros.

    Así nos va. La cultura a la basura que es lo que ellos quieren porque no tienen ni idea. Bueno, sí que la tienen, pero sólo para hacer daño ya que cuantos más ignorantes hayan -con perdón para los burros de 4 patas- mejor para ellos.

  5. ¡Andaluces levantaos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: