Posteado por: fernando2008 | 29 diciembre 2011

La justicia no debe ser igual para todos.

Dado que voy a atreverme a enmendarle la plana al mismísimo rey de España, que dijo en su discurso de Navidad que “la justicia es igual para todos”, permitidme que prepare el tema con unas consideraciones previas.

Comenzaré definiendo “ley”. A mi juicio, la mejor definición de ley es la dada por Tomás de Aquino. “Ley es la ordenación de la razón dirigida al bien común y promulgada por el que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad”.

Ordenación de la razón. Una ley debe estar ordenada por la razón, y no por el capricho. “Si ordenas a tu pueblo que se arroje al mar, se rebelará” decía el Rey de “El principito” de Antoine de Saint-Exupéry. Es esa misma razón la que hace ilegal el hecho de que el voto de un español valga más o menos que el voto de otro español según viva unos kilómetros más al norte o más al sur.

Encaminada al Bien Común. Las leyes no deben amparar el egoísmo de una ínfima minoría haciéndolo prevalecer sobre el bien de una inmensa mayoría. La ley no debe recapitalizar unos bancos, saqueados por esas élites insolidarias, mientras se congela el Salario Mínimo Interprofesional. Máxime cuando el pozo de la banca es un pozo sin fondo: cuanto más dinero se eche en él, más se necesitará, pues más se robará. Y ningún economista en su sano juicio puede pensar que congelando el salario de la inmensa mayoría de los españoles se reactivará la demanda. Pero los economistas y políticos que defienden esto no podemos decir que están locos, sino que son demasiado listos, defendiendo intereses que no se encuadran dentro del Bien Común.

Promulgada por el que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad. Aquí la dificultad de adecuar teoría y práctica es doble: por arriba vemos como el capital, que los mentirosos llaman “Los mercados”, ponen y quitan gobiernos. Por abajo, vemos como gobiernos de segunda fila, los gobiernos de las comunidades autónomas, se atribuyen competencias que son propias del Estado, legislando verdaderas aberraciones jurídicas y pidiendo “relaciones simétricas” entre dichas comunidades y el Estado, relaciones que se convierten en “asimétricas” cuando se trata de relacionarse con las autonomías vecinas. Y cuando la razón y el Estado impiden dicha conducta, se refugian en el victimismo. ¡Naciones subyugadas por la brutalidad centralista, que intenta imponer por la fuerza un calendario de vacunación única!

La ley debe ser igual para todos. Efectivamente. De esta manera se superó el desbarajuste feudal, en el que cada pueblo tenía su fuero, distinto del fuero del pueblo vecino, y cada estamento sus leyes. Un ser humano debe ser igual a otro ser humano, sin importar raza, credo, lugar donde ha nacido, ni familia en el seno de la cual ha nacido. Pero también una región debe ser igual a las otras regiones de España, y esa igualdad no debe alterarse ni por hechos diferenciales ni por balanzas fiscales. Al fin y a la postre, todos procedemos del mismo sitio. Y, nos guste o no nos guste, ese origen común es África.

Pasemos ahora a la justicia. Según Ulpiano: “Justicia es la constante y perpetua voluntad de darle a cada cual lo que le corresponde”. Lo que le corresponde. No dar a todos por igual.

Por poner un ejemplo extremo, la ley establece una pena si alguien le corta el brazo a otra persona. Si un bandido me corta el brazo, deberá ser castigado y deberá darme una compensación. Compensación que estoy seguro será menor en mi caso que si dicho bandido corta el brazo de Rafa Nadal.

Si la justicia fuese igual para todos, no necesitaríamos jueces. Sólo una máquina expendedora de sentencias. El mismo delito se castigaría siempre con la misma pena. Si una persona roba un pan para comer él, o dar de comer a su familia, debería entonces ser castigado con la misma pena que tendría la persona que roba el dinero de una entidad de niños discapacitados para hacerse un palacete. Y eso no es justicia. En un mismo delito se deben considerar los atenuantes. O los agravantes.

Ley igual para todos, pero justicia distinta según cada delito y según las circunstancias de cada delincuente. Una persona con sus necesidades vitales cubiertas, con formación, un “hombre de mundo” en suma, debe ser castigado con más dureza que el pobre analfabeto guiado únicamente por el deseo de satisfacer sus necesidades más primarias.

Expresada mi opinión sobre este tema, como veis respetando escrupulosamente la presunción de inocencia que todo ciudadano tiene ya que yo, como el rey, me he abstenido de dar nombres, quiero pasar a considerar la segunda cuestión de actualidad: las cuentas de la Corona.

He podido ver en varios medios de comunicación tablas comparativas de lo que cuestan diversas casas reales, europeas e incluso africanas. Se habla del bajo coste de la monarquía española en comparación con… Poned aquí cualquier monarquía o cualquier presidencia de alguna república.

No creo que esa sea la cuestión. La sanidad en España es infinitamente más cara que la Casa Real. Y nadie se plantea comparar una cosa con otra, por la sencilla razón de que la sanidad pública española es absolutamente necesaria. ¿Es necesaria la Casa Real? Si lo es, huelgan las divagaciones. Si no lo es, emplear en su mantenimiento un solo euro sería un derroche. Austeridad es mantener lo necesario, aunque sea caro, y prescindir de lo superfluo, aunque sea barato.

¿Qué pienso yo sobre este tema? No voy a decirlo, porque no tiene la más mínima importancia. Es una opinión como cualquier otra, tan digna de tener en cuenta como la que tenéis vosotros. Sólo quiero dejaros en vez de una afirmación, una pregunta. ¿Cuántas Casas Reales se podrían sostener con el dinero del fichaje de Messi?

P.D. Publicada ya esta entrada, caí en la cuenta que se me había olvidado hablar de otra seña distintiva de estas fechas: la lotería. Resulta que el P.N.V. ha hecho participaciones de la Lotería Nacional pero, como ellos son otra nación, o quieren serlo, han usado un curiosísimo truco para jugar a la lotería española sin España. Por favor, mirad donde dice esta participación que se juega la lotería. ¿Será en Francia? ¿Quizás Portugal? A lo mejor es Marruecos.

Pues eso.

Anuncios

Responses

  1. Como siempre, acertadísimo y muy cauto en tus comentarios.
    Yo sería y soy, en realidad, mucho más visceral.
    ¡Feliz entrada de año para los que tienen poco, o casi nada, para los que tiene congelados sus salarios, para toda la clase trabajadora que, a pesar de todo, votó a quien le está dando caña!
    Tenemos lo que nos merecemos. Sí señor…
    Un buen año 2012, Maestro. 🙂

  2. Tienes razón, Jomer. He sido demasiado cauto. Pero he añadido una postdata al comentario. Léelo, a ver que te parece.
    ¡Feliz Año para ti y toda tu familia!

  3. ¡Caramba! (Si digo “cáspita” dirán que soy un cursi y con razón pero si digo un taco redondo y ajustado… )
    Son necios hasta la saciedad. Que más puedo decir… 😦

  4. Pues nada, porque ya los has definido.

  5. ¡Qué buena entrada!
    Hablando de su majestad y sus cuentas comparativas con otras casas reales y presidentes,¿ no están comparando peras con mochilas?
    Lo que no se puede discutir es que su majestad es un gran ahorrador, porque con ese sueldo, (mucho menor que el de D. Rodrigo Rato, por poner un ejemplo), ha conseguido crear un patrimonio importante, desmesurado para su sueldo. ¿Será que es afortunado en los juegos de envite y azar?
    Si uno busca en google “roboreal”, salen cosas muy curiosas, que no se si serán “reales”
    Quiero aprovechar para desearle un muy feliz año 2012 y más que pedir que se cumplan todos su deseos, pido lo mismo que para mi, que tengamos menos deseos y nos importe un pimiento si se cumplen o no.

  6. Muchas gracias. Lo miraré en cuanto tenga un minuto.
    Feliz año 2012, dentro de lo que cabe, también para usted. Mi deseo, como me escribió mi amigo Jomer, es tener una cuenta corriente gorda y un cuerpo delgado. A ver si no pasa como ocurrió el año pasado, que los Reyes Magos se liaron y me lo concedieron al reves.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: