Posteado por: fernando2008 | 3 noviembre 2011

Los siete sabios de Grecia y Yorgos Papandreu.

Aceptar la injusticia no es una virtud, sino todo lo contrario.
Nada con exceso.
No desees lo imposible.
La mayoría de los hombres son malos.
Conócete a ti mismo.
Debes saber escoger la oportunidad.
Sé previsor con todas las cosas.
La democracia está por encima del apetito de los mercados.
 

Hace mucho tiempo, tanto que todavía ni llevaba un registro de los libros que iba leyendo, leí la anécdota del enfrentamiento de dos grandes políticos. Recuerdo que uno de ellos era don Emilio Castelar; lamento no recordar el nombre del otro.

Una de las partes, contrata al otro eminente abogado. La contraria, para no quedarse corta, contrató a Castelar. Don Emilio tenía muchas cosas que hacer y no se preparó el juicio. Dada su facilidad de palabra, decidió que improvisaría según el discurso de su contrincante.

¡Pero el otro eminente abogado había pensado lo mismo! Así que los dos embelesaron a la sala con un maravilloso viaje por los cerros de Úbeda de la elocuencia. Todos quedaron muy admirados. Menos las partes que veían que nadie hacía referencia al juicio en sí. Supongo que el juez sentenciaría con justicia, a pesar de la actuación de los letrados. Y ya que hablamos de jueces, quiero aprovechar para rendir un sincero y entusiasta homenaje a la juez doña Ángela Murillo. Puede que su comentario fuese improcedente. Pero nunca he oído otro más justo sobre E.T.A.

Toda esta introducción viene a cuento de Yorgos Papandreu. Aquí, todos dicen lo que saben y nadie sabe lo que dice. El problema de nuestra civilización no es sólo el de la comida-basura. Es también el de la noticia-basura; precocinada, liofilizada, envasada al vacío y lista para consumir. Se carga el cliché y se le da a la manivela. Nadie se para a meditar un poco, porque no hay tiempo; la noticia-basura de mañana está ya en el microondas. Yorgos Papandreu, hijo de Andrea Papandreu y nieto de Yorgos Papandreu, no estaba destinado a ser un político griego. Nació en Minnesota, cuando su padre estaba desterrado. Tanto su padre como su abuelo fueron perseguidos en Grecia. Su abuelo, por ejemplo, que entró en política de la mano del primer ministro Elaterios Venizelos (recordemos ese nombre) fue detenido cuando el golpe de los coroneles, detención que duró hasta su muerte. El propio Yorgos nieto, fue encañonado con una pistola cuando era un niño por la policía. No ha sido una vida fácil la de la familia Papandreu.

Cuando Constantinos Karamanlís, sobrino del primer ministro y presidente de la república del mismo nombre, fracasó miserablemente, hundió la economía griega, mintió sobre las cuentas públicas, y perdió las elecciones, Yorgos Papandreu y el PASOK, comenzaron a gobernar. No sólo se encontró con un panorama espeluznante en lo económico. La oposición, el partido Nueva Democracia de Karamanlís, causante de la ruina de Grecia, no quiso saber nada del pasado, pasado del que él era el único responsable, y se lanzó a hacer la oposición más rastrera, negándose sistemáticamente a todo tipo de reformas. El pueblo griego, acostumbrado a vivir por encima de sus posibilidades (¿les suena a alguien esa frase?), se negó a hacer sacrificios. Y dentro del propio partido de Papandreu, su ministro de Economía, Evangelos Venizelos (¿Recordáis este apellido? Grecia es una gran familia) aspira a la presidencia y se dedica a poner chinitas en el camino del jefe.

Con la justicia y equidad que les caracterizan, los especuladores, el Fondo Monetario Internacional y demás buitres, olfatearon la descomposición de Grecia y se lanzaron a sacar tajada. Os aseguro que Grecia ha pagado por los intereses de su deuda mucho más que el monto total de ésta. Pero es lo mismo. Como es un país pequeño, pobre y sin grandes alianzas, es presa fácil. No se producirá una resistencia como la que cuenta Eduardo Galeano en “Memorias del fuego”. El pueblo griego pagará su deuda al 6%. Si no puede, se le hace un plan de rescate al 8%. Y si tampoco puede, el segundo plan de rescate será al 10%. Pero en tramos cuidadosamente espaciados, para que a los bancos franceses y alemanes, que son los que han estado cobrando los exorbitantes intereses de la deuda griega hasta ahora, les de tiempo para vender toda la deuda griega que tienen al Banco Central Europeo. Ellos se han llevado ya los intereses; ahora, Europa es la que deberá apechugar con la quiebra de Grecia.

Los sabios de las finanzas, que no los Siete Sabios de Grecia, han decidido que la única manera que existe para reflotar la economía griega es bajando los salarios, despidiendo a los funcionarios, privatizando aquellas empresas públicas que obtienen beneficios. Ni el propio Jerjes hubiese diseñado una política más nefasta. Porque incluso Jerjes pensaría que si un pueblo no tiene dinero para gastar, no puede gastar. Y la demanda, ahora contraída, se contraerá aún más. Para que nos hagamos una idea, en España las cosas van mal. El crecimiento interanual de nuestra economía es de un 0’7%. Fatal. Poquísimo. Sólo creciendo al menos un 2% anual se podrá crear empleo. Bien, pues Grecia está decreciendo un 7’3% al año. Pero al enfermo, no se le están dando vitaminas; se le está sangrado. ¡Extraño remedio!

Pero en Grecia existe la solidaridad. Cuando el 25% de las tiendas griegas han cerrado, resulta que hay 15.000 contribuyentes que han evadido 37.000.000.000 € en el año 2010. Supongo que serán los votantes del partido Nueva Democracia, éstos que, después de arruinar a Grecia, no quieren saber nada de recortes.

Entiendo perfectamente a Yorgos Papandreu. Tiene que estar harto de los ataques que recibe por todas partes. Y en un arranque, digno de Leónidas, ha decidido que el pueblo hable. Para algo es el país que inventó la democracia. Si el pueblo griego quiere seguir haciendo sacrificios para engrosar las cuentas de los especuladores, se hacen. Si no, pues habrá que atrincherarse en la Termópilas. Y ya veremos que ocurre.

¿Se rompe Europa? Posiblemente. Pero la Europa que se rompe será la Europa de los mercaderes. Y esa Europa es mejor que se rompa cuanto antes. Al fin y al cabo, fue en Grecia donde surgió el mito de Europa y de su rapto. Justo es que sea Grecia la que de por terminado su mito.

En el comienzo de la entrada he puesto ocho frases. Siete son las máximas de los Siete Sabios de Grecia. La octava es la frase lapidaria de Yorgos Papandreu. Como veis, no desmerece en absoluto de las demás.

Anuncios

Responses

  1. Maestro, no te falta razón en todo lo que has relatado pero como por efecto de la edad me he vuelto muy desconfiado con los políticos y sus engendros intelectuales, me parece a mi que todo este “montaje”, al margen de que los políticos Griegos anteriores a Papandreu fueran unos auténticos “corsarios” y engañaran (¿?) a la UE con sus cifras para poder entrar en ese club, algo que no me creo porque todo el mundo sabe que en Grecia, por no existir no existía ni un catastro para poder valorar y cobrar los impuestos correspondientes a ese apartado. Como digo, todo este “montaje” me parece una escenificación para que el euro como divisa desaparezca y prevalezca el dólar. No sé… pero me parece que por ahí van los tiros. Lo demás, son salvas al cadáver de una UE que es incapaz de sobrevivir sin mirarse el ombligo 36 horas al día e ignorar que existen otros países además de Alemania y Francia que intentamos creer que una unión de tipo federal, económica y política auténtica es posible siempre y cuando nos respetemos los unos a los otros.
    ¿Qué quiere decir eso de que al margen del máximo organismo de la UE, Alemania y Francia decidan y los demás países no protesten y se planten?
    No me creo nada de nada. Dan motivos para pensar que son una auténtica banda de corsarios. 😦

  2. Tienes toda la razón Jomer. Los griegos no son unos angelitos y han estado haciendo verdaderas burradas, tanto este gobierno como el anterior (más el anterior) También es cierto que a la U.E. sólo se le engaña cuando ella se deja engañar. Lo de Grecia se sabía mucho antes de que estallara.
    Antes media Europa se aliaba con Francia, la otra media con Alemania y se liaban a tiros. Pero ahora son Francia y Alemania las que se han unido, y los demás no nos queda más que decir “Oui” “Ja”.
    No sé como acabará esto, pero desde luego son todos una banda de piratas. Los corsarios tenían cierta nobleza y disciplina.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: