Posteado por: fernando2008 | 21 octubre 2011

El fin de E.T.A. y el de Gadafi.

-¡Maestro, E.T.A. ha abandonado la violencia!

– Y yo también Adso. Yo he abandonado mi paz. Cuéntame.

– Pues nada, que E.T.A. publicó ayer un comunicado diciendo que abandona la violencia. ¿No es una buena noticia?

– Es una noticia magnífica. Pero después de cincuenta y tres años esperándola, bien podías haber esperado unos minutos y no interrumpir mis oraciones.

– ¡No eran oraciones! ¡Estabas durmiendo!

– Y también podías decirlo en voz más baja. Soy viejo y perezoso, no sordo. ¿Qué quieres?

– En primer lugar, darte la noticia, que suponía te resultaría más grata de lo que ha resultado. En segundo lugar, pedirte una valoración.

– Si no fuera porque eres un fraile feo y tonsurado, pensaría que eres Ana Pastor. ¿No puedes hacer una valoración por ti mismo? ¿No te enseñé a hacerlo? Me siento como las antiguas máquinas de música, que se les echabas un duro y te ponían el disco. Y, en tu caso, ni siquiera echas el duro.

– ¡Obediencia y humildad, fray Guillermo! ¡Comparte tu sabiduría con tus hermanos!

– Y ahora te pones dictatorial, como Gadafi!

– ¡También ha caído!

– ¿Lo han juzgado? ¿Tan rápido?

– ¡Lo han matado a tiros! ¡Estaba escondido en una alcantarilla, como una rata!

– Adso, hay ciertas diferencias ontológicas entre una rata y un ser humano.

– ¡Era una rata sedienta de sangre! ¡Asesinó a miles de sus conciudadanos!

– Porque pensaba que eran unas ratas. Lo mismo que E.T.A. pensaba que eran ratas los “perros” y los “cipayos” a los que asesinaba.

– ¿Defiendes a E.T.A. y a Gadafi?

– Defiendo la justicia. Gadafi era un asesino repugnante que merecía ser juzgado y condenado. Pero, con este final, sus ejecutores se han convertido en unos asesinos repugnantes. No sólo ellos. También son asesinos aquellos que los apoyaban desde la confortable altitud de sus aviones.

– ¿También vas a atacar a las tropas de la O.T.A.N.? Ahora va a resultar que Gadafi era un santo, perseguido por la comunidad internacional. Y que Obama es peor que Bush.

– No pongas en mi boca palabras que yo no he dicho. Obama no es peor que Bush. Es más inteligente. La prueba es esta declaración: “Sin poner un soldado en tierra, hemos conseguido nuestros objetivos”.

– ¿Lo ves? Ha conseguido sus objetivos sin poner en peligro vidas americanas. Se preocupa por el bienestar de sus soldados.

– ¡Santa ingenuidad! Obama ha empleado una táctica muy inteligente. Que la sangre la pongan otros, porque de no ser así, seguiría aumentando el problema que le dejó Bush.

– El problema de controlar los territorios ocupados.

– Ese también. Pero le preocupa más el problema de las vidas humanas. Uno de los pocos secretos que conozco de las guerras de Irak y de Afganistán, es el de las bajas.

– En todas las guerras hay bajas. Es de esperar que el enemigo oponga resistencia.

– El fuego enemigo es el menor de los problemas.

– ¿Cómo?

– Sí. Entre las tropas americanas se han producido más bajas por suicidios que por el fuego enemigo. Hoy se producen, dentro de los Estados Unidos, lejos del fuego, una media de dieciocho suicidios diarios de veteranos. Y eso Obama no puede tolerarlo.

– Porque es una persona compasiva, nuestro Nobel de la Paz.

– ¡Porque por cada suicidio pierde los votos de las familias de los suicidas, entérate de una vez!.

– Vale. Gadafi ha muerto y bien muerto está. Pero hablemos de E.T.A.

– ¿Qué pasa con E.T.A.?

– Que ha abandonado las armas.

– Te voy a contar un chiste. Tengo que darte dos noticias: una buena y otra mala. La buena es que he dejado las drogas. La mala es que no me acuerdo dónde las he dejado.

– Dios no te ha llamado para contar chistes, fray Guillermo.

– Ni a ti para analista político.

– ¿No te alegra saber que E.T.A. ha dejado de matar?

– Me alegra y mucho. El problema es por qué y durante cuanto tiempo.

– A la primera pregunta te respondo que porque ha habido una conferencia internacional que se lo ha pedido, lo mismo que lo ha hecho la izquierda aberzale. Y a la segunda, que para siempre.

– Comencemos por la segunda ¿Para siempre? ¿Dónde están las armas? ¿Se han disuelto?

– No se han disuelto y no han entregado las armas. Pero han dicho…

– Palabras, palabras, palabras. E.T.A. está inmersa en una paranoia igual a la de Gadafi que decía un día antes de morir que todo el pueblo libio luchaba a su lado y que sus enemigos sólo eran unos terroristas drogados. Si lo considera conveniente para su causa, volverá a coger las armas y volverá a matar.

– Maestro ¡me estás recordando a Mayor Oreja!

– Todo lo contrario, Adso, todo lo contrario. Precisamente hoy he aplaudido con todas mis fuerzas una magnífica declaración de Mariano Rajoy que dice, en nombre del Partido Popular, que E.T.A. no ha conseguido ninguna concesión del Estado. Y todos los que no compartan esa declaración deberían darse de baja en el Partido Popular y meterse en la caverna. Y también he aplaudido otra declaración de Rodríguez Zapatero diciendo que el triunfo sobre E.T.A. se ha debido a la labor de todos los gobiernos democráticos. ¡Si nuestros políticos tuviesen más a menudo estos rasgos de generosidad y veracidad otro gallo nos cantaría. Ni Zapatero se ha arrodillado ante E.T.A., ni nadie puede ponerse la medalla en solitario. Todos los ministros del Interior de la España democrática han acabado con E.T.A. Rajoy y Rubalcaba entre ellos.

– Entonces ¿se ha acabado con E.T.A.?

– No. Esto no es el fin. No es siquiera el principio del fin. Pero quizá sea el fin del principio.”

– Vale Churchill. Bonita frase. ¿Tienes alguna más?

– Tengo muchas. A ver que te parece ésta: “Si nos unimos nada es imposible, si nos dividimos todo fracasará.”

– ¿Y la primera pregunta? ¿Qué opinas de la Conferencia de Paz de San Sebastián?

– Quítale las mayúsculas, por favor. Hay una serie de artistas invitados que se han reunido y han emitido un comunicado, han cobrado y se han marchado. Por ese precio, se habla de dos millones de dólares por barba, podían también haber cantado algo. E.T.A. está vencida. La hemos vencido los demócratas, los sucesivos gobiernos de España, la actuación de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, la presión internacional y el rechazo mayoritario del pueblo vasco.

– Entonces ¿para qué la conferencia de paz, con minúscula?

– Te voy a contar una historia. En el siglo XIX, Inglaterra quería comprar productos a China, pero China no tenía la más mínima apetencia por los productos ingleses. Sólo quería oro y plata como pago. Inglaterra, que no quería desprenderse de sus metales preciosos, comenzó a fomentar el cultivo de adormidera en su imperio. Dicha adormidera, convertida en opio, sirvió para pagar los productos chinos. El emperador chino escribió una carta muy razonable a la reina Victoria preguntando cómo una substancia cuya venta estaba absolutamente prohibida en Londres, podía ser vendida a los chinos. Cuando se organizó el bloqueo, los ingleses lo hicieron saltar a cañonazos, dándole una tremenda paliza a los chinos. El emperador chino mandó una segunda carta a la reina ordenándole que se presentase en una fecha determinada en el puerto de Shanghái, vestida de luto, para responder a los cargos de delito contra la salud pública de China.

– ¡Qué estupidez! ¿Y qué hizo la reina?

– ¡Por favor, Adso! La reina Victoria murió sin haber visto jamás ninguna de las dos cartas. El Hijo del Cielo no podía aparecer ante sus súbditos suplicando, diciendo que se rendía, pidiendo clemencia. Hizo lo que las oficinas imperiales estaban acostumbradas a hacer: ordenar. Esa misma estupidez, esa misma comedia es la que acaba de escenificar E.T.A. No puede decir ante sus secuaces que no puede más, que se rinde, y escenifica una patraña en San Sebastián diciendo que accede graciosamente a las peticiones de las personalidades internacionales.

– Entonces ¿la resolución de la lucha armada?

– Es que no ha existido lucha armada. Ha existido un grupo de criminales que daban tiros por la espalda o ponían bombas. A los criminales se les encierra. Y si tienen delirios de grandeza se les lleva ante un psiquiatra. Si por mí fuera, nombraría a un psiquiatra especial para la atención de etarras desorientados: el doctor Hannibal Lecter.

– En resumen, que tú no eres partidario de que el gobierno de España negocie una paz con E.T.A. para la resolución del conflicto.

– ¿Serías tú partidario de que Zapatero negociase con los asesinos de Marta del Castillo para solucionarles el futuro?.

 

Anuncios

Responses

  1. Muy bien, Maestro y además creo que sigue siendo una escenificación la declaración de ETA por varias razones bien simples:

    a) La han hecho a cara cubierta.
    b) Sólo han habido palabras amables para sus encarcelados.
    c) No han citado para nada a los que han asesinado en estos largos años.
    d) No se han disculpado por nada.
    e) No han anunciado su disolución.
    f) No han entregado sus armas.

    Es decir… si para la violencia -por que les interesa, de momento- bienvenida sea pero de eso a creerme que son sinceros, va un abismo.

    Lo lamento, pero así lo veo, así lo percibo y así lo siento.

    En cuanto a Gadafi, pues bien… se merecía haber tenido un juicio justo, pero no ha sido posible porque él mismo se lo buscó al no entregarse voluntariamente cuando había posibilidad de enjuiciarlo. Ya se sabe… ¡quién a hierro mata, a hierro muere…!

    ¿Soy malo o injusto en mis apreciaciones, o simplemente soy vengativo?

  2. En lo de E.T.A. de acuerdo. En lo de Gadafi… eres sincero. Y me temo que tú eres más sincero que yo. Pero ¿qué quieres?. Debo escribir un artículo de acuerdo con lo que debo sentir, no con lo que realmente siento.

  3. ¿Veremos a Rajoy negociando (aunque lo niegue) con ETA?

  4. Pese a quien pese, el brazo político de E.T.A. Bildu, es la séptima fuerza política española. Ha conseguido el 25% de los votos del país vasco y el 11% de los de Navarra. Rajoy no puede encarcelar a 1138 concejales. Tendrá que hablar, más tarde o más temprano. No creo que el ejército sea la solución para el país vasco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: