Posteado por: fernando2008 | 26 julio 2011

La condesa traidora y el sueldo de los parlamentarios de Izquierda Unida.

Hoy empezaré contando la bonita leyenda medieval de la condesa traidora. Esta condesa no estaba enamorada de su marido, cosa muy frecuente en la Edad Media donde el amor, más o menos cortés, iba por un lado y el matrimonio por otro. Estaba enamorada del rey moro Almanzor. No me preguntéis de cuál. “Al Mansur” significa “el victorioso”, y todo rey moro que se preciaba adoptaba ese apodo.

La condesa no podía, evidentemente, acabar con el conde a estocadas. El conde estaba acorazado y además entendía de espadas más que ella. Tampoco podía matarlo envenenándolo porque, a pesar de lo que vemos en las películas de “Los Borgia”, los venenos de entonces eran muy rudimentarios y el conde habría tenido que ingerir bastante cantidad. Por eso se le ocurrió un ardid muy femenino.

En primer lugar, proclama su ardiente amor al marido. Ese amor, dice, es tan fuerte, que no tolera que nadie toque las cosas del conde. Por ejemplo, su caballo. Ella se encargará personalmente de darle de comer. Aprovechando la soledad del establo, la traidora condesa sólo da al caballo salvado. El caballo aparecerá a los ojos de todos como gordo y lustroso. Pero, en realidad, apenas tiene fuerza.

La estratagema da resultado y en la batalla el caballo cae. Supongo que el peso de la armadura impediría al conde levantarse. Es hecho prisionero y muere en Córdoba.

Muy bonito, sí, pero ¿qué tiene esto que ver con el sueldo de los parlamentarios de Izquierda Unida?. A mi juicio mucho. Se está usando con dichos parlamentarios la misma traidora estratagema que con el caballo del conde.

Veamos. Los tres parlamentarios de I.U. no creo que tengan mucho capital. Incluso hay uno que estuvo pensando en rellenar su declaración de bienes con su colección de películas de la “Guerra de la Galaxias” para que dicha declaración no quedase muy deslucida. Sé de otro cuyo coche no es un último modelo y tiene que usar los autobuses del LEDA. Los mismos autobuses que usaba Teresa Rejas.

Pues bien, por ironías de la vida, a nadie se le ocurre cuestionar los sueldos de los otros parlamentarios. Algunos tienen una colección, colección que ahora se llama malévolamente “Cospedales”. Otros, teniendo coches en buen estado, usan uno de los tan cacareados 1623 coches oficiales que posee la Junta de Extremadura. Otros tienen saneadas fortunas personales. Y nadie dice nada. Sólo importa investigar el sueldo de los de I.U. ¿Serán peores parlamentarios? ¿Habrán sido elegidos menos democráticamente?.

¿Motivos? Los hay de todos los colores. El primero es el de dar ejemplo. ¿Ejemplo de qué?, me pregunto. ¿De que se puede vivir con menos sueldo? Por supuesto. Casi la mitad de los extremeños cobran menos de doce mil euros al año. ¿Necesitan que alguien les dé ejemplo para ello? Creo que no.

También están los argumentos maliciosos de aquellos que se rasgan las vestiduras pensando cómo un político de izquierdas puede cobrar tres mil euros al mes. Pues los hay y muchos. Desde el presidente del gobierno, la ministra de Sanidad, ex presidentes de la Junta de Extremadura y diputados del P.S.O.E. ¿No son éstos políticos de izquierdas? ¿O son menos de izquierda?

Donde la hipocresía raya a más altura es en el argumento de la caridad. Deben donar su sueldo para crear empleo. Deben dárselo a los que están peores que ellos. En resumen, deben hacer caridad, donándoselo a los pobres.

Conozco algo los escritos de Marx y puedo garantizaros que jamás escribió: “Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres” Y Lenin jamás dijo: “Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”. Bueno, esto ni siquiera lo dijo Cristo, pero ésta es otra historia.

Los pobres, no necesitan caridad. Lo que necesitan es justicia. El dar un euro, o cien, a los pobres cuando los domingos se sale de misa de doce no es una práctica de la izquierda. La izquierda defiende que donde hay justicia sobra la caridad. Si hoy se considera ya fracasada la idea de hacer que los medios de producción estén todos gestionados por el estado, podemos al menos intentar la redistribución de la riqueza mediante la justicia social. Gravando con impuestos a los que más tienen y dándoles servicios de calidad a los que menos. Pero por que son ciudadanos y como tales tienen derecho a ellos. No por caridad. Y, por cierto, esta redistribución de la riqueza brilla por su ausencia en la labor de nuestro actual gobierno de izquierdas.

¿Por qué se monta esta campaña sobre los sueldos de solamente tres diputados sin cuestionar los otros sesenta y dos sueldos? Me malicio que para poner obstáculos a su labor. Los transportes públicos en nuestra región, después de treinta años de gobiernos socialistas, de izquierda, no son muy allá. Nuestros trenes son cada vez más tercermundistas. No es que no hayan mejorado. Es que empeoran cada día que pasa. Y si tanto el P.P. como el P.S.O.E. tienen treinta diputados para atender a sus labores parlamentarias, I.U tiene tres. Es decir, cada diputado de I.U. deberá hacer el trabajo de diez diputados de los otros partidos. Con unos transportes públicos de pena, que les impedirán desplazarse a Mérida con la suficiente rapidez y ¿por qué no decirlo?, con la suficiente comodidad. Con una necesidad de asistir a múltiples comisiones. Con un sueldo rebajado. Con una crítica feroz por parte del P.S.O.E. a todo lo que hasta ahora han hecho. Ya sólo falta que les exijan que vayan descalzos. ¡Como son de izquierdas…! Tendrán que parecerse a los yunteros de la II República ¿no?.

Todos estamos ya acostumbrados a la hipocresía y el cainismo de la política española. Sin embargo, algo me ha llamado la atención en esta polémica. Las propias agrupaciones de I.U. piden a sus diputados que se rebajen los sueldos. Entiendo que se pida a los alcaldes, pero no a los diputados. Éstos van a estar con dedicación exclusiva fuera de sus casas y haciendo el trabajo de diez. La izquierda siempre ha defendido que el trabajo debe hacerse en las mejores condiciones posibles. En un andamio, en una fábrica, en un campo y en la Asamblea.

Creo que el afán igualitario de estas agrupaciones está mal enfocado. Se debe igualar por arriba, no por abajo. Se debe tender a ser iguales mediante la subida de salarios, no bajándolos hasta el nivel de los que cobran menos. No se debe alimentar a los “caballos” con salvado, sino con avena, para que tengan fuerzas y puedan luchar en mejores condiciones para promulgar leyes justas.

Porque si éstos tres no lo hacen, ninguno de los otros sesenta y dos lo harán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: