Posteado por: fernando2008 | 8 marzo 2011

Educación para la ciudadanía, el título de ESO y el día después.

Cuando soy débil os reclamo la libertad en nombre de vuestros

principios; cuando soy fuerte os la niego en nombre de los míos.

Charles de Montalembert.

– Maestro, hoy vengo indignado.

– Polémica sobre educación tenemos.

– ¿Cómo has podido adivinarlo?

– Porque te has dirigido a mí con el título de “maestro” sabiendo que ya no lo soy.

– Por favor, fray Guillermo ¡tú siempre serás mi amado maestro!

– ¡Y además, halagos! ¡Me huelo trampa saducea!

– Y yo me huelo una postura defensiva.

– Como ves, las espadas están en alto. Comienza. ¿Cuál es el motivo de tu indignación?

– La siguiente noticia.

“Un Instituto de Educación Secundaria del municipio de Las Cabezas de San Juan ha denegado el título de Secundaria a dos alumnas por no haber superado las asignaturas de Educación para la Ciudadanía y Educación Ético-Cívica, respectivamente, el pasado curso 2009-2010, según ha denunciado la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Sevilla”.

– Pues no veo a qué se debe la indignación.

– ¡Pues a que niegan el título a dos chicas por negarse a cursar la nefanda “Educación para la Ciudadanía”. ¡Eso es persecución, Inquisición!

– Mira, mejor no uses la palabra “Inquisición”. Por si acaso.

– Vale, pero no me negarás que es una persecución ideológica.

– Vamos a ver, Adso: todo alumno que no aprueba todas las asignaturas, no tiene derecho al título.

– ¡Pero es que esa asignatura no es importante!

– ¿Quién demonios crees tú que eres para decidir cuales asignaturas son importantes o no lo son?

– ¡Hombre, no es una asignatura tan importante como las Matemáticas.

– A mi juicio lo es mucho más. Y ojalá hubiese podido yo objetar a las Matemáticas. Mi expediente académico mejoraría muchísimo.

– ¿Tú eras buen estudiante, fray Guillermo?

– Sí. Saqué muchos sobresalientes.

– Pero ¿aprendiste realmente algo?

– Sí. Aprendí a cómo sacar sobresalientes. Y para sacar sobresaliente había que apechugar con todas las asignaturas; las que te gustaban y las que no te gustaban. Desde la escuela de los doctrinos.

– ¿Qué significa esa palabreja?

– Está en el diccionario de la Real Academia. Los doctrinos son unos niños tan pequeños tan pequeños que sólo se les puede enseñar una cosa: la doctrina católica. Desde la escuela de los doctrinos hasta el último curso de mi carrera tuve Religión y Política, asignaturas que estropearon mi currículo, pero como entraban en el plan de estudios las tuve que estudiar y aprobar.

– Eran otros tiempos…

– Evidentemente. Todos los tiempos que no sean éstos, serán otros. ¿Y qué?

– Que entonces vivíamos en una dictadura.

– Pero recuerda que la ley por la que se incluyó “Educación para la ciudadanía” en el plan de estudios, se aprobó en la democracia. ¿Puede haber mayor legitimidad para esa ley?

– ¡Pero es que yo no estoy de acuerdo con esa ley!

– Ni yo.

– ¡Increíble! ¡Fray Guillermo en contra del gobierno!

– Primero: estoy en contra de la ley, no en contra del gobierno. Segundo: he estado muchas veces en contra del gobierno, pero pienso que el gobierno es un grupo de personas elegidas por el pueblo para gobernar, y ese grupo de personas se equivoca a veces. No son una manada de alimañas que se pasan el día maquinando cómo hundir a España y a las que hay que exterminar.

– Pero estás en contra de la ley.

– Estoy en contra del constructivismo, filosofía en la que se basan las leyes de educación españolas. Piaget ha hecho muchas aportaciones a la educación, pero sus seguidores han desarrollado desde sus despachos una serie de leyes que no tienen nada que ver con la realidad educativa.

– Como la Educación para la Ciudadanía.

– Ahí disiento. Esa asignatura es más útil a nuestros alumnos que las Matemáticas o la Física y Química.

– Pero no sirve para nada, como tampoco sirven la Historia, la Filosofía y el Arte. Las Matemáticas y la Física y Química sí sirven.

– Esa polémica apareció a comienzos de la Revolución Industrial en Inglaterra. Los ricos iban a Oxford y estudiaban Latín, Griego, Literatura, Historia y Arte. Cuando terminaban, hacían un viaje a Italia y luego volvían a Inglaterra a vivir de sus rentas. Los pobres iban a las escuelas de formación profesional, donde aprendían a desatascar wáteres. A un señor que se dedica a desatascar wáteres no le sirve para nada conocer el renacimiento italiano: que aprenda cómo son las tuberías. Y en vez de ir a un museo, que vaya a una taberna.

– Pero hablamos de Educación para la Ciudadanía.

– Efectivamente. Es inútil. Un “desatascawáteres” no tiene por qué saber de política. Ya le dirá su cacique a quién tiene que votar. Incluso le pagará por su voto, con lo que se gana un sobresueldo, y puede hacer botellón más días.

– Sin embargo, se atenta contra la libertad de conciencia de los alumnos.

– Lee la frase que encabeza la entrada. Si los pobres, sí, he dicho pobres, aprenden qué es la política, que es la ciudadanía, qué son los derechos humanos, no se dejarán ya que se les despoje de éstos. Incluso los que no los han vivido están dispuestos a luchar por conseguirlos, como en el norte de África.

– No te vayas por las ramas. La Educación para la Ciudadanía, es un problema español, y más concretamente es una invención del PSOE para corromper a nuestra juventud, fomentado la homosexualidad y la promiscuidad.

– Y el suicidio. Cierto reverendo obispo dijo que esa nefanda asignatura fomentaba el suicidio. ¿Se puede fomentar la homosexualidad? ¿Tú crees que haciendo una campaña mediática los heterosexuales se volverán homosexuales? ¿Se puede fomentar mediante charlas el suicidio? ¡No somos capaces de fomentar la lectura, y vamos a fomentar el suicidio!

– Entonces ¿para qué el PSOE ha inventado todo esto?

– No lo ha inventado. Alguien se ha inventado que el PSOE se lo ha inventado.

– No entiendo.

– Sí, es una práctica muy común en la derecha española. La limitación de velocidad a 110 es una ocurrencia improvisada de Zapatero. Pues no. Existe la Ley 34/98 de 7 de octubre en su artículo 49, 2, a) establece “Limitaciones de la velocidad máxima de tráfico rodado en vías públicas” Y es de 1998. Y está firmada por Aznar.

– Eso ya lo he leído en la entrada anterior. Pero estamos hablando de Educación para la ciudadanía”. ¿Qué tienes que decir concretamente sobre este punto?

– Mira, no te lo voy a decir yo. Te lo va a decir Elisa.

“En los días 10 y 11 de octubre de 1997, se celebró en Estrasburgo la Segunda Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Consejo de Europa (que, como se sabe, es una organización intergubernamental que agrupa a 47 países europeos). En ella, todos los ministros miembros manifestaron su voluntad de desarrollar lo que llamaron ”Educación para la Ciudadanía Democrática”. En esos días la Ministra de Educación era Dña. ESPERANZA AGUIRRE, y el Gobierno lo presidía D. JOSE MARIA AZNAR. En Bucarest, en 1999, el Comité de Ministros adoptó la Declaración y el programa sobre la Educación para la Ciudadanía Democrática. Y en Cracovia, en el año 2000, en la vigésima Sesión de la Conferencia Permanente de los ministros Europeos de Educación, se aprobaron los resultados y las conclusiones del Proyecto de Educación para la Ciudadanía Democrática, expresando todos los Ministros el deseo de que el Comité elaborara una “Recomendación” basada en sus conclusiones. En ese año el Ministro de Educación era D. MARIANO RAJOY y D. JOSE MARIA AZNAR seguía presidiendo el Gobierno. En octubre de 2002, el Comité de Ministros de los Estados Miembros adoptó la muy importante Recomendación (2002)12 relativa a la Educación para la Ciudadanía Democrática. Este documento, que establece los principios, contenidos y metodologías de la nueva materia, se firmó por todos los Miembros, siendo Presidente del Gobierno D. JOSE MARIA AZNAR y Ministra de Educación Dña. PILAR DEL CASTILLO”.

No me gusta poner las palabras con mayúsculas, pero no he querido modificar ni una coma.

– Estás seguro de esto?

– Segurísimo. Aquí te pongo el documento. Ni Elisa ni yo nos inventamos nada.Educación para la ciudadanía

– Pero ¡esto es muy grave!

– Estas son las cosas que a los “desastacawáteres” no les deben interesar. Las deben dejar en manos de personas “instruidas”. Ellos a desatascar wáteres y luego al botellón.

– Ahora veo que las dos jugarretas son iguales. Pero no veo el objetivo.

– El objetivo es acercarse al pesebre por todos los medios. Dos iniciativas tomadas por el PP, se convierten en caprichos, ocurrencias y maldades cuando las adopta el gobierno del PSOE.

– Es malo.

– Es peor. Porque imaginemos que el PP consigue ganar las elecciones. ¿Y el día después? Los del PSOE saben también manejar hemerotecas. ¿No tendrían la tentación de hacer pagar, una a una, todas las sucias jugadas que les está haciendo ahora el PP?

– Se organizaría una crispación que haría a España ingobernable. Sería una situación desastrosa.

– ¿Y ahora no lo es?.

Anuncios

Responses

  1. Recuerdo una asignatura muy peculiar… “Formación del Espíritu Nacional” dada además por los Jesuitas, que fue en donde estudié. Recuerdo… mejor no recordar, caramba.

    Lo que dices es muy cierto y si los partidos políticos (Seal el que sea) juegan a eso tan peculiar de: “Y tú más” y “A ver quien la tiene más grande”, acabarán por hastiarnos a todos.

    ¡Menudo insulto a nuestra inteligencia!

  2. Ahí, Jomer. Ya nos tienen hartos a todos.

  3. ¡Buff! ¡Qué lío!
    No sé en Andalucía, que la gente es muy suya, pero en Extremadura damos el título de la E.S.O. con dos asignaturas suspensas, sean del curso que sean y se trate de las materias que se trata. En casos excepcionales, la legislación permite darlo hasta con tres.
    Ahora bien, una cosa es cursar una asignatura y no aprobarla: otra es no cursarla, directamente. Estoy absolutamente convencida de que ni Eduación para la ciudadanía ni Educación ético-cívica son indispensables para obtener éxito en el futuro académico inmediato de las muchachas: el Bachillerato. No tengo muy claro que con una hora semanal la primera y dos la segunda hagamos mucho por la conciencia ciudadana y democrática del alumnado; pero en fin, nos lo creeremos no sabemos muy por qué. Pero la ley es para todos y en este caso no hay lugar ni justificación posible para la objeción de conciencia o la desobediencia civil. Revolverse contra ambas materias es revolverse contra el fundamento mismo de la objeción y la desobediencia civil. En cuanto a la maldad moral de las asignaturas y de los gobernantes que las contemplan en los planes de estudio no comento nada. Simplemente es vergonzosa la sola insinuación: denota insidia, mala intención y perversión.
    Como bien señalas, esto se reduce a una sola cuestión: la ley tiene que obedecerse, y no porque sí, sino porque ha sido propuesta y aprobada mediante un proceso democrático que, en sí mismo -y esto también me lo creo porque en algo hay que creer-, manifesta y desarrolla los derechos del ciudadano y el ser humano. Lo siento por las dos chavalitas, pero tendrán que chaparse cosas tan aburridas como las funciones del Estado, su historia, las teorías sobre su legitimación y los fundamentos del sistema democrático, aparte de un breve recorrido por la Historia de la Ética. Después de ésta les salen cuernos y se mudan al Averno.
    Espero, sinceramente, que este caso siente precedente. Pero no lo va a sentar y el mensaje no va a calar -aquí se acabó mi fe- porque nadie, por parte del gobierno, el Ministerio de Eduación o la Administración pública, va a aclarar la cuestión. Aclarar la cuestión implica dilucidar muchas otras bien oscuras: por ejemplo, lo alegremente que expedimos los títulos de la Secundaria Obligatoria; la nefasta organización del Sistema Educativo en todos sus niveles y aspectos; la necesaria y legítima separación del poder político y el religioso. No veo yo que los políticos estén para tan altas cuotas de civismo. Aunque ya se sabe, no sigáis mi ejemplo sino mi palabra. Amén.

  4. Amén. Pero creo que no hay lío. La asignatura en cuestión contó con todas las firmas y bendiciones de Aznar, Rajoy y Esperanza Aguirre… cuando mandaban. Como el aborto. Ahora son invenciones del demonio

  5. No estoy de acuerdo con el argumento de la utilidad o inutilidad de ciertas materias. Yo, por ejemplo, fui un mal alumno de biología en el bachillerato. Y recursé la clase. Para entonces ya sabía que mi futuro no estaba en las ciencias naturales, pero también sabía que esas eran las reglas del juego.

    En México, casualmente, omitieron hace algunos años la clase de Civismo. Supongo que tampoco se aprendía mucho, pero ahora se han levantado voces diciendo “por eso estamos como estamos”, etc.

    Saludos.

  6. Desde luego, Edgar. Si no dedicamos a estudiar lo que da dinero, terminaremos siendo desatascawáteres. Y sólo las personas “bien” podrán disfrutar del Arte. Si no estudiamos civismo y política sólo los políticos “bien” sabrán esas cosas y nos gobernarán porque nosotros “no sabemos”

  7. Por los años que tengo, (bueno, más bien por los que ya no tengo), cursé FEN,pero la verdad es que era una asignatura insípida, que se apoyaba en unos libros que nos hablaban de unos temas que no entendíamos.
    Como fui a un colegio de curas (no me ha quedado ninguna tara, ni me arrepiento) se daba religión y los jueves había misa, además de participar en otras actividades, como los Cruzados de Nuestra Señora y ejercicios espirituales (método de S. Ignacio). Era uno muy joven para valorar, en el momento, el tema y además no había opción, pero con el tiempo comprendes que el Nacional Catolicismo, tenía su obsesión en formar desde pequeñicos a las las criaturas de acuerdo con una determinada concepción de la existencia imperante.
    No sé porque hay que escandalizarse por la nueva asignatura, es un poco de lo mismo y comparte bastante valores morales aunque se oponga a otros.
    De todas maneras, poco efecto va a tener esa asignatura sobre las virginales mentes de las criaturas. Cualquier débil efecto que produzcan será arrasado y arrancado de raíz por la televisión, con sus anuncios, que incitan el ego más primario, las peleas entre adultos, los insultos, los ejemplares y cultos personajes de Gran Hermano y tanta telebasura que se emite a diario.
    Si hay algún alumno más concienciado a lo mejor puede disfrutar de los valores morales que destilan los debates parlamentarios donde la manipulación de los datos y el insulto son la base.
    No se debe preocupar el PP por la educación de las criaturillas del Señor en esto de la ciudadanía porque mientras la televisión tenga los criterios de programación que tiene es imposible educar con un libro.

  8. No hay desperdicio, cada día eres más brillante ¿Te drogas? No se puede hilar mejor toda una etapa sociológica sin salirte del carril.
    Volveré a leerte y opinaré algo, aunque más bien, estoy de acuerdo con todo pero tendré que analizar un poquito por si tienes la tentación de suspenderme.

  9. De acuerdo. Pero a lo que a mí me indigna es que esa asignatura, promovida por el PP aparezca ahora como un engendro del demonio.

  10. Precisamente porque ahora no bebo, como sano y hago deporte es por lo que soy más brillante. Y, que conste, eres tú la que has escrito esa entrada tan buena. Yo sólo he plagiado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: