Posteado por: fernando2008 | 24 febrero 2011

A buenas horas mangas verdes.

Por si acaso alguien no lo sabe, en época de los Reyes Católicos existía en Castilla la Santa Hermandad, especie de policía rural. Su distintivo era unas mangas verdes. Los cuadrilleros de la Santa Hermandad no debían ser muy rápidos, por lo que se originó ese refrán.

Dicen, pero sólo Alá es Omnisciente y nunca duerme, que en una plaza de Trípoli había un extraño monumento: un libro azul, encima un libro rojo y encima, triunfando sobre los otros dos, el Libro Verde de Gadafi. Se suponía que el libro azul representaba al capitalismo y el rojo al comunismo. Parece ser que ese monumento está ya destruido. ¡A buenas horas libros verdes! Y rojos. Por desgracia, el único libro que va quedando vigente es el libro azul de capitalismo.

No voy a unirme al coro de aquellos que hacen leña del árbol caído y condenan ahora las barbaridades de Gadafi. No es que le defienda; siempre me pareció un loco sanguinario. Pero, a diferencia de ilustres hipócritas, me ha parecido, me parece y me parecerá un lunático sediento de sangre. Siempre. Me daba vergüenza ajena cuando aparecía en los foros internacionales y era recibido con todos los honores e incluso se le reían las gracias. Como la genialidad tan divertida de irrumpir en una reunión de la Liga Árabe y ponerse a orinar en la sala. O la piadosa genialidad de ir tirando con su fusta las botellas de vino que había en las mesas de una comida de gala. En la fotografía que abre esta entrada, aparece con los líderes mundiales más importantes; nadie se dio cuenta entonces, a pesar de que había financiado atentados terroristas, de que era un loco peligroso. En España fue recibido cariñosamente por Zapatero, al cual Gadafi tenía verdadera obsesión por cogerle la mano.

Nicolás Sarkozy lleva a Gadafi al paraíso. Vamos que lo recibe con toda “la grandeur de la France”. Gadafi era entonces un angelito que merecía entrar en el Elíseo.

¿Y Berlusconi? ¡Ah, Berlusconi! Berlusconi y Gadafi se daban unos sobeteos en público que a veces pensé si Muhamar no sería una de las “velinas”. En la foto los tenemos más comedidos, quizás porque “Il Cavaliere” estaba pendiente de una de las vírgenes amazonas de la escolta de Gadafi. Seguro que Silvio imaginaba cómo organizar su propio cuerpo de amazonas, aunque presumo que los requisitos de entrada no serían tan estrictos como los del cuerpo libio.

Pero el amor por Gadafi no es un sentimiento privativo de Europa. Aquí lo tenemos con los jefes de estado vecinos suyos. Todos en paz y buena armonía.

Bien, pues la situación ha cambiado radicalmente. Gadafi ahora es un monstruo. Para todos. Y de este fenómeno histórico, fenómeno que ahora sí lo es a escala planetaria, quisiera sacar una serie de conclusiones. Las enumeraré en orden inverso a su importancia.

1ª Ya no se puede manipular la Historia. En la novela “1984” Orwell nos presenta a Winston Smith, un funcionario del “Ministerio de la Verdad” que se dedica a falsificar los acontecimientos históricos pasados para que encajen con la ideología del presente. Afortunadamente, esto ya no es posible. Cada palabra, cada foto que se suba, nunca mejor dicho, a Internet, permanecerá en el ciberespacio a despecho de dictadores y tergiversadores de la verdad. Para vergüenza de los antiguos amigos de Gadafi, sus fotos están y estarán siempre ahí, denunciado su complicidad, o al menos su tibieza.

2ª Quien tiene petróleo no tiene necesariamente la razón. De cara al interior aunque Libia tenga PIB (nominal)per cápita y el índice de desarrollo humano más alto del continente africano, las fotos que vemos de dicho país no parecen corroborar dichas estadísticas. Creo que dividir millones de dólares por el número de habitantes no nos da una idea ajustada de la realidad. Hay pocos que tienen muchísimo y muchísimos que no tienen nada. Y de cara al exterior, la dependencia del petróleo libio no es tanta como nos quieren hacer creer. Apenas un 10% en cuanto al petróleo, y un 3% en cuanto al gas natural. Además, aunque multiplicásemos estas cifras por cinco, la ética no debe estar subordinada a la balanza de pagos. Digo yo.

3ª Por último ¿cuál sería la diferencia que existiría entre un gobernante amigo y un tirano sanguinario? ¿Se puede marcar una línea roja que separe estos dos supuestos? Pues sí. A la luz de los últimos acontecimientos del norte de África (Asia está todavía en la sala de espera de la Historia), un gobernante amigo pasa a ser un tirano sanguinario… cuando pierde.

Cuando el presidente Roosevelt, no Teodoro el del gran garrote de la política imperialista, sino Franklin Delano, presidente democrático y reformador de los Estados Unidos, recibió al dictador Tacho Somoza, algunos protestaron porque recibía a un hijo de puta. Roosevelt contestó: “Sí, es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. La política de nuestros hijos de puta, ha pasado. Ahora la política que impera es la de las hienas. Nadie se enfrenta a los tiranos cuando están en el poder, pero todos se lanzan sobre sus despojos en cuanto se tambalean. Y lo hacen a toda velocidad, no vaya a ser que lleguen tarde al festín. El último, hasta el momento, ha sido ese impecable demócrata e incansable defensor de los derechos humanos, Mahmud Ahmadineyad. Aquí lo vemos en el momento en que ataca a Gadafi escandalizado porque reprime a su propio pueblo.

Cosas veredes, amigo Sancho.

Anuncios

Responses

  1. Lo que más me ha gustado, si he de ser sincero, ha sido la reacción de condena de la UE y el castigo que van a imponerle… ¡Le han castigado sin postre!

    Sí señor, con un par. 😉

  2. Por cierto, ¿Me he quedado corto?

  3. Pues no, Jomer, no te has quedado corto. Pero le castigarán cuando haya perdido totalmente el poder. No por lo que ha hecho; por haber fracasado.

  4. Y es que basta con ver las imágenes para darse cuenta de la cordura de este hombre.

    Hay una mala película llamada Land of The Lost (intenta ser una comedia). Contiene una frase magífica:

    Little rule I live by, “Never trust a dude in a tunic.”

    (Traducción libre: Guío mi vida por una pequeña regla: Nunca confíes en un tipo con túnica”)

  5. Pues cinco millones de libios dependen de ese chalado. Ahora que van a depender poco tiempo de él. Vemos la mitad de lo que pasa, pero lo que vemos indica que le quedan pocos días de poder. Y éste no vivirá sin poder.

  6. Efectivamente ese Ministerio de La Verdad, lo tiene difícil en los tiempo actuales, pero no imposible… Es tal la cantidad de información que cada día nos cae, (y que archivada y accesible), que pierde rápidamente valor. Por ejemplo en internet podemos encontrar aquella entrevista en la que D.Jose María “Ánsar” se empeñaba en convencernos, mirándonos a los ojos de que Iraq tenía armas de destrucción masiva (a lo mejor era “más IVA”). ¿Ha perdido este señor algo por mentir tan descarada y criminalmente en público? Si se volviese a presentar, volvería a ganar unas elecciones.
    Yo creo que estamos en un mundo en el que cada vez vamos más a lo nuestro. Nos hemos quitado los ideales y la moral de encima, que nos estorbaban en la carrera hacia nuestros intereses. Si eso hace daño a otros… daños colaterales, nada personal, de verdad.
    D. Henry Kissinger que no era una monja de clausura, precisamente, lo decía muy clarito: “EEUU no tiene amigos, tiene intereses”, los demás también
    Un cordial saludo

  7. Eso sí. El mejor lugar para esconder un documento es entre toneladas de otros documentos. Y lo que digamos hoy no sirve para mañana. Pero queda, para que los ratones de Internet lo podamos refregar por la cara de los hipócritas. Un cordial saludo

  8. Cuantas veces me he preguntado por qué demócratas dan la mano a dictadores y ateos besan la mano al clero, debe ser eso la política. En mi juventud, no alcanzo a comprender estas diplomacias absurdas. Insisto, soy muy joven para comprender o entender tanta hipocresía.
    Buenas noches Fernando

  9. Por las tres “P” Elisa: petróleo, perras y poder. Buenas noches


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: