Posteado por: fernando2008 | 26 enero 2011

Helge Hesse. La vuelta a la historia en cincuenta frases.

Nunca he estado de acuerdo con la frase de que una imagen vale más que mil palabras. Para mí unas palabras bien escritas pueden evocar mil imágenes. Por eso vuelvo a aclarar que, a mi juicio, una novela siempre será infinitamente mejor que la película que genere. Con una honrosa excepción: “Doctor Zhivago” en la que una plúmbea novela, con todos mis respetos a Boris Pasternak, se vio convertida en una maravillosa película por obra y gracia de los fondos que la C.I.A. dedicaba a ganar la Guerra Fría.

Sin embargo, debo decir que la Historia está llena de frases rotundas, que el héroe en cuestión pronuncia en el momento oportuno. Helge Hesse recoge cincuenta frases de las más conocidas, desde el siglo VI a. C. hasta la actualidad. Aquí os las copio, tal y como aparecen en el índice, con una corrección: el autor había nombrado “procónsul” a Poncio Pilatos y el pobre liberto nunca había llegado a ese cargo.

1.-  Conócete a ti mismo. Tales de Mileto (aprox. 625 a. C. – aprox. 547 a. C.)

2.- Todo fluye. Heráclito (aprox. 540 a. C. – 480 a. C.)

3.- El hombre es la medida de todas las cosas. Protágoras (aprox. 485 a. C. – aprox. 415 a. C.)

4.- Sólo sé que no se nada. Sócrates (aprox. 470 a. C. – 399 a. C.)

5.- ¡Ay de los vencidos! Breno (s. IV a. C.)

6.- Aparta un poco que me tapas el sol. Diógenes de Sincope (aprox. 404 a. C. – aprox. 323 a. C.)

7.- Para ir delante del pueblo, uno debe caminar detrás del pueblo. Laozi (conocido también como Lao-Tsé; aprox. siglo III-IV a. C.)

8.- Sabes vencer, Aníbal, pero no sabes cómo utilizar tus victorias. Marhabal (siglo III a. C.)

9.- El dado está echado. Julio César (100 a. C. – 44 a. C.)

10.- Errar es humano. Marco Tulio Cicerón (106 a. C. – 43 a. C.)

11.- Carpe diem. Horacio (65 a. C. – 8 a. C)

12.- Me lavo las manos. Poncio Pilatos (Procurador 26 a. C. – 36 d. C.)

13.- El dinero no huele mal. Vespasiano (9 d. C. – 79 d. C.)

14.- ¡Bajo este signo vencerás! Constantino el Grande (aprox. 288 – 337)

15.- Divide y vencerás. Luis XI (1423-1483)

16.- El fin justifica los medios. Nicolás Maquiavelo (1469 – 1527)

17.- Ésta es mi posición, no puedo hacer otra cosa. Martín Lutero (1483-1546)

18.- En mi imperio nunca se pone el sol. Carlos I de España y V de Alemania (1500-1558)

19.- El conocimiento es poder. Francis Bacon (1561-1626)

20.- ¡Y sin embargo se mueve! (Eppur si mouve!). Galileo Galilei (1564-1642)

21.- Pienso, luego existo. René Descartes (1596 – 1650)

22.- El hombre es un lobo para el hombre. Thomas Hobbes (1588-1679)

23.- El estado soy yo. Luis XIV (1638-1715)

24.- Laissez faire! Pierre de Boisguilbert (1646-1714)

25.- El hombre ha nacido libre y en todas partes se halla sujeto con cadenas. Jean-Jacques Rousseau (1712-1788)

26.- El tiempo es dinero. Benjamin Franklin (1706-1790)

27.- Si no tienen pan, que coman pasteles. María Antonieta (1755-1793)

28.- La revolución devora a sus hijos. Pierre Victurnien Vergniaud (1753-1793)

29.- Cuarenta siglos os contemplan. Napoleón Bonaparte (1769-1821)

30.- La guerra es una mera continuación de la política por otros medios. Carl von Clausewitz (1780-1831)

31.- La propiedad es un robo. Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865)

32.- ¡Proletarios de todos los países, uníos! Karl Marx (1818-1883)

33.- Habla con suavidad y lleva un buen garrote. Theodore Roosevelt (1858-1919).

34.- La confianza es buena, el control es mejor. Vladimir Ilich Lenin (1870-1924)

35.- El ejército alemán ha sido apuñalado por la espalda. Paul von Hindenburg (1847-1934)

36.- Dios no juega a los dados. Albert Einstein (1879-1955)

37.- Desde las 5.45 estamos respondiendo al fuego. Adolf Hitler (1889-1945)

38.- Sangre, sudor y lágrimas. Winston Churchill (1874-1965)

39.- ¿Queréis la guerra total? Joseph Goebbels (1897-1945)

40.- El infierno son los otros. Jean-Paul Sartre (1905-1980)

41.- El intento de construir el cielo en la tierra conduce siempre al infierno. Karl Raimund Popper (1902-1994)

42.- La banalidad del mal. Hannah Arendt (1906-1975)

43.- Soy un berlinés. John F. Kennedy (1917-1963)

44.- Tengo un sueño. Martin Luther King (1929-1968)

45.- Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad. Neil Armstrong (nacido en 1930)

46.- La vida castiga a quien llega tarde. Mijail Gorbachov (nacido en 1931)

47.- Paisajes florecientes. Helmuth Kohl (nacido en 1930)

48.- La madre de todas las batallas ha comenzado. Saddam Husein (1937-2006)

49.- No tuve relaciones sexuales con esa mujer…la señorita Lewinsky. Bill Clinton (nacido en 1946)

50.- El eje del mal. George W. Bush (nacido en 1946).

 

No voy a glosar cada frase; para eso está ya el libro. Sólo os diré que todas podrían clasificarse en tres apartados: verdaderas, falsas y refritos.

Las verdaderas son, desde luego, las más cercanas en el tiempo. Pero, ojo, son verdad en cuanto que se pronunciaron en su día. Por ejemplo, Hindenburg dijo efectivamente que el ejército alemán había sido apuñalado por la espalda, pero se olvidó añadir que él mismo había reconocido ante el káiser el 14 de agosto de 1918 que la derrota se debía a la superioridad militar y económica del enemigo. Convence al káiser que huya, insiste en que se firme el armisticio y luego pronuncia esa frase. El 2 de octubre el alto mando alemán había informado de la derrota a los partidos. El 11 de noviembre se firma el armisticio y a los que firman se les llama “traidores de noviembre”.

Las falsas, son la mayoría. Por ejemplo, la rotunda de Napoleón ante la pirámides. Jamás se pronunció, porque el lugar donde se libró la batalla está a un día de marcha de El Cairo. Ni los soldados, ni Napoleón veían las pirámides cuando se libró la batalla. La frase la escribió Napoleón cuando estaba en Santa Elena y se aburría.

¿Por qué la mayoría de las frases históricas son falsas? Pues porque se dicen en un momento en el que el héroe andaba muy ocupado y no tenía tiempo para tonterías. Por ejemplo: todos hemos leído con admiración la frase que D. Casto Méndez Núñez pronunció en el combate del Callao: “España quiere más honra sin barcos, que barcos sin honra”. Preciosa pero ¿cuál fue la realidad?. Ésta.

12:30 un disparo probablemente procedente del monitor “Loa” fue a parar a la barandilla del puente de la Numancia, donde se encontraban el Capitán de Navío Juan Bautista Antequera y Bobadilla, Comandante del buque, y Casto Méndez Núñez, Comandante General de la Escuadra. La bala produjo ocho heridas de cierta gravedad a Méndez Núñez, negándose a abandonar su puesto hasta que la pérdida de sangre le hizo desmayarse”.

No tendría mucho ánimo Méndez Núñez para recibir ocho heridas y dedicarse a inventar trabalenguas. Sin embargo, efectivamente, una frase parecida existió. No el 2 de mayo de 1866, fecha del combate, sino el 24 de marzo del mismo año, fecha en la que escribió: “Primero honra sin Marina, que Marina sin honra”. Se escribió, no se pronunció, tres meses antes.

Y aquí entramos en la última categoría: el refrito. Las mayoría de estas frases fueron ideadas mucho tiempo después del acontecimiento a que hacen referencia, y son o una interpretación del sentido general de la obra del autor, o son plagios de frases anteriores. Así, César no dijo nunca “Los dados están echados”. Esta frase loa escribió Suetonio. César usó una frase de Menandro y la pronunció en griego, en el idioma de Menandro. Tampoco Maquiavelo dijo jamás “El fin justifica los medios”. Y seguro que no aprobaba dicha frase; hay una gran diferencia entre el Maquiavelo de “El Príncipe” del verdadero Maquiavelo, el que comentaba a Tito Livio. Porque en realidad Maquiavelo no recomendaba la política “maquiavélica”. Intuía que era la política que realmente hacían los príncipes. Como él mismo decía: “todos estos príncipes nuestros tienen un propósito, y puesto que nos es imposible conocer sus secretos, nos vemos obligados en parte a inferirlo de las palabras y los actos que cumplen, y en parte a imaginarlo” (carta a Francesco Vettori, julio de 1513).

En resumen, frases redondas, lapidarias. Unas verdaderas, la mayoría falsas, pero que quedan muy bien en los frontispicios.

¿Y hoy?. Hoy también se pronuncian frases lapidarias. Leed la última: España tiene sed de urnas. Mariano Rajoy (nacido en 1955).

Como ejercicio, mis queridos pequeñuelos, deberéis ubicar esta frase en una de las tres categorías que he expresado “ut supra”.

 

 

Anuncios

Responses

  1. Esa frase es dar puntada con hilo fino sobre arpillera. Cose pero no tupe, une pero no borda, es un parecer algo que no es. Es casar manzanas con peras.
    ¿Nacido en 1955? Las cantidades infectas que habrá tomado de Optalidón. (Contexto histórico del discente)
    Pero a lo que vamos; Creo que se puede ubicar en los tres apartados que propones, y explico:
    Es VERDADERA porque la ha dicho, sin embargo, si la ubicamos en el contexto en el que la dijo, la considero FALSA ya que la frase quiere expresar: “España tiene ganas de que yo gobierne”,¿ Es eso verdad?; incluso puede ser un REFRITO de:”España tiene sed de Justicia” (Mateo 5:6 Los que tienen hambre y sed de justicia)
    Figurativamente tener hambre y sed significa tener deseo ferviente, desear intensamente, anhelar, añorar, o apetecer.
    Fernado, los del 55 dicen cada cosa…pero los del 50 proponéis cada una…
    Un besito virtual para no contagiarte una gripe espantosa que me tiene atormentada hace más de 10 días.
    Elisa.

  2. Tú también das puntada con hilo fino. Yo, desde que comienza el frío me someto a una sobredosis de naranjas y mandarinas y así no tengo gripe. Y sí, los de los 50 decimos cada cosa porque sabe más el diablo por viejo que por diablo.

  3. No se porqué dices que yo también doy puntadas con hilo fino, sólo he tratado de analizar la frase en el escenario que tu has propuesto, y sí, mi interpretación es es: Verdad, mentira y refrito. Si analizamos la frase desde un punto de vista de publicidad, ya que en ese contexto se dijo, la frase es contundente y engañosa, trata de despistar y crea un deseo. Como toda publicidad tendrá un efecto más eficaz si se repite mucho, si eso ocurriera, el consumidor se creería que tiene ganas de que gane Aznar, perdón el discente… Menos mal que están saliendo mucho en los medios y ya sabes, por la boca muere el pez. Es un ejemplo de esto el discurso salido de Sevilla de la conspiración. Si es que son verdaderos aprendices, no aprenden.

    Voy a tomar una dosis de mandarinas, son más cómodas de pelar.

  4. ¿Lo ves? Es un magnífico análisis. Has entendido el método. Y sí. Por la boca muere el pez.

  5. En México Jorge Ibargüengoitia hizo una maravillosa crítica de frases y monumentos, mordaz con los libros de Historia más preocupados en perpetuar un mito que en documentarlo.

  6. Exactamente. Más preocupados en perpetuar un mito que en documentarlo. Por cierto ¿cuándo vas a documentar ese “incendio” de Méjico?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: