Posteado por: fernando2008 | 1 diciembre 2010

Elisa de Sande en el Ateneo de Cáceres. “Tres heridas”.

Gracias a la amabilidad del personal del Ateneo, pude ver la exposición “Tres heridas” de Elisa de Sande un momento antes de que comenzasen a retirarla. Siento haber llegado tan tarde pero ya he dicho en otra ocasión que noviembre no es mi mejor mes.

Cuando voy a una exposición, sea del tipo que sea, siempre me mentalizo antes, con el fin de conseguir una actitud previa de humildad. Y para ello repito tres jaculatorias que van creando en mi interior el sentimiento adecuado. La primera es la de Bernard Shaw: “Quien sabe hace, quien no sabe enseña”. La segunda es la de Pavarotti, mucho más explícita: “Quien sabe hacer música la hace, quien sabe menos la enseña, quien sabe menos todavía la organiza, y quien no sabe la crítica”. Por último, la apoteosis final de Groucho Marx: “Creo que, si los críticos de Nueva York empaquetaran sus máquinas de escribir, se fueran a la Mongolia exterior y se quedaran allí unos diez años, el teatro volvería a florecer como a principios del 1900, a pesar de la competencia de la televisión, del cine, de las boleras y del sexo”.

Todas estas citas vienen a cuento para arropar la siguiente afirmación: yo no sería capaz de pintar ni uno solo de los cuadros de Elisa. A lo más que puedo llegar es a hacer algunos comentarios, subjetivos todos ellos, sobre la exposición.

Desde el punto de vista formal, y hablo de memoria, veo una evolución, marcada por tres hitos: el primero sería “Una cama, una alcoba” deliciosamente naif, con ciertas reminiscencias de van Gogh pero en tonos azules. El segundo sería “Erótica en el mar” en el que la pintura crece en volumen. Por último “El tren de los heridos” es casi expresionista, aumentando el grosor de la pasta. Sin intentar hacer una evaluación, diría que estos tres cuadros son los que más me gustan, poniendo en el otro extremo a “Telúrico y cósmico”.

Con respecto al tema, el título de la exposición lo especifica claramente “Tres heridas”. Los cuadros de Elisa hablan de la pena, del amor, de la tristeza. Echo de menos un poco la etapa militante del poeta. Recordemos que Miguel no es sólo el poeta de las tres heridas o de la nana de la cebolla. Miguel Hernández es fundamentalmente, por lo menos a mi juicio, el gran poeta de “Vientos del pueblo”.

No sólo hubo amor y heridas en la vida de Miguel. También hubo compromiso y militancia.

Pero esta exposición me ha permitido algo más. Atisbar, a través del ojo de la cerradura de su página web, gran parte de la obra de Elisa. Y allí he encontrado cosas muy interesantes. Un Larra magnífico y, sobre todo “Ana en la bañera”. Quizás sea la obra que más me ha gustado. El agua y la piel de la niña se combinan con una maestría propia del mismo Sorolla.

Elisa dice que no pinta. Enreda. Pues yo le aconsejo que siga enredando. Merece la pena. Tanto para ella como para nosotros.

Anuncios

Responses

  1. Fernando, muchíssssimas gracias por esta deliciosa entrada que has dedicado a mi obra. Es una maravilla como te recreas en el escenario de las palabras.
    Sabes que me has dado mucho ánimo. Es difícil salir a la calle, a la intemperie a una determinada edad, sobre todo en las artes. Nadie te cree, los letreros están llenos de convocatorias para jóvenes artistas, es complicado. Por eso es tan importante que personas como tú, dediquéis un solo minuto de vuestro tiempo a observar y tratar de encontrar algo en la obra de alguien desconocido.
    Seguiré haciendo cosas porque, como he dicho en alguna ocasión, con ello me divierto. Crear algo es magnífico, aunque pasas miedos y ratos desesperantes cuando la idea no quiere materializarse, sigues, insistes y un día haces algo que te gusta y llega a los demás, entonces sientes el alivio que justifica los malos ratos de incertidumbre.
    Un abrazo

  2. No he dicho en mi entrada, Elisa, nada que no pensase realmente. Así que no merezco las gracias.
    Crear es, efectivamente, algo maravilloso. Como yo no sé crear con los pinceles, creo con la pluma. Algo es algo.
    Te animo públicamente a que sigas. Y, desde luego, estaré encantado de dedicarte todo el tiempo que sea necesario. Será un placer. De verdad.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: