Posteado por: fernando2008 | 6 septiembre 2010

Losar de la Vera.

No sé si te habrás dado cuenta avispado lector que, por primera vez desde su creación, esta bitácora está experimentando cambios. Cuando la creé, gracias a la incansable ayuda de Javier, me dediqué más al fondo que a la forma. Pues bien; ahora la bitácora entra en una nueva etapa. Dejará de ser la bitácora de Historia del Arte para pasar a ser la bitácora de un jubilado. En el momento en que mis últimos alumnos se examinen de Selectividad, borraré las páginas de Arte. Para ir preparando la nueva bitácora, he incluido las categorías “Extremadura” y “Viajes”.

Quede para la historia que mi primer viaje como jubilado, ha sido a Losar de la Vera. Los designios de mi mujer son inescrutables. Y allí nos dirigimos el pasado domingo.

Decir que la Vera es bella, es una redundancia.  Sin embargo, está vez la he encontrado más bella aún. Quizás porque no la he mirado con las anteojeras de profesor de Arte. Los pueblos se sucedían a ambos lados de la carretera que, cuando entraba en las poblaciones, pasaba a llamarse generalmente “Calle Real”. Y entonces aumentaba la belleza; la Calle Real está bordeada por unos hermosos e imaginativos setos. Estos setos comienzan antes de nuestro destino, pero alcanzan una imaginación desusada en Losar. Sirvan estas dos fotografías como ejemplo. Tanto me intrigó que busqué el nombre de los responsables: D. José Antonio Díaz Correas y D. Rafael Berrocoso Martín. Mi enhorabuena a estos dos magníficos jardineros.

Losar, como todos nuestros pueblos tiene su historia. En este caso, la historia se remonta hasta el Paleolítico.  Restos de esta historia son la iglesia parroquial de Santiago. Es una construcción de finales del gótico, como se puede apreciar por su portada, con una torre de chapitel herreriano. Conjunto extraño, pero que a la postre no pega mal.  Dando vueltas a la construcción, encontré las pistas de una fecha aproximada: un escudo de los Reyes Católicos sin las armas de Granada. La iglesia se edificó, sobre una construcción anterior, antes de 1492. El frontón partido y la torre serían posteriores.

Además de la iglesia parroquial, encontré, cerrada, una ermita. Por lo que pude vislumbrar de un barroco ingenuo y popular.

Pero no sólo el arte interesa al viajero. Por algunas calles del pueblo corre, en un cauce primorosamente empedrado,  arroyos de agua limpia. En la plaza mayor estos arroyos salen, como los radios de una rueda, de la fuente central. La Vera es la Vera gracias al agua.

Y buscando el agua nos fuimos a la “Garganta de Cuartos”. Bañistas que disfrutaban de las frías aguas de los montes y bares que ofrecen pintorescos platos tales como “Lagarto ibérico” Supongo que será el “Timon lepidus ibericus” y, me temo que es una especie protegida.  Sí recuerdo que cuando no lo era, no voy a denunciarme a mí mismo, el lagarto ibérico era un plato exquisito. Ahora no lo sé. Quizás ocurra como las ranas que se comían en los pueblos de Extremadura y luego, con su protección, se importan de China, país que ya ha conseguido ser la segunda potencia económica del mundo precisamente porque no se caracteriza por su protección al medio ambiente. Entre otras cosas.

No me asusta meterme en aguas frías, pero sí me asustó el suelo de la garganta. Dicen que “Losar” viene de “losa”, las losas que se encuentran en el fondo de sus ríos. A simple vista se ve que esta etimología es falsa. Los cantos rodados de la garganta no se pueden llamar “losas” ni derrochando imaginación. Me quedo con la de “Osar de la Vera”.

Un día agradable en un lugar muy agradable. El viaje colmó todas mis expectativas, o casi.

Debí probar el guiso de lagarto ibérico.

Anuncios

Responses

  1. Bello el pueblo, del que guardo un hermoso recuerdo. Los setos que imprimen un carácter especial al mismo, lo hacen muy especial.

    Bello paisaje de una Extremadura que cada vez que la veo, me gusta más.

    Un saludo, Maestro y bienvenido a la muy merecida jubilación.

    Ya sabes que tienes mi ayuda en todo lo que precises.

    😀

  2. No lo dudo, Jomer. Cuento con eso siempre. ¿Así que conoces Losar?

  3. Pues sí… Conozco Losar de la Vera y los pueblos de alrededor en donde se fabrica el mejor pimentón del mundo. 😉

  4. Ahí, ahí. ¿Y Cáceres? Tienes alojamiento y guía en Cáceres, recuérdalo

  5. También la conozco, no tan bien como tú, pero no dudes que cuando regrese, seré un “invitado” tuyo.

    Oír tus explicaciones sobre esta magnífica ciudad será un placer, Maestro.

    😀

  6. Y dártelas un placer mayor.

  7. Y no te quepa la menor duda que fray Guillermo sabrá obtener licencia temporal para hartar tu gula en Cáceres.

    ¡Qué suerte tiene Extremadura al no tener playa!.

  8. Pues dejemos el Arte y viajemos!!!
    Se te echa de menos en el insti, Fer…

  9. Oye, Gargantúa, que en las playas se come muy bien. Yo celebré mi 60º cumpleaños en Puerto de Santa María. En Romerijo, desde luego.

  10. Y yo echo de menos a “algunas” personas. Espero tu visita

  11. soy rafael berrocoso, simplemente dar las gracias por tu enhorabuena.
    invito a que se visite losar, sus gentes, flora, fauna, gastronomía, sus gargantas, su sierra, con un microclima muy especial, etc,
    hacen de losar un paraiso natural digno de visitar

  12. No me des las gracias. Absolutamente todo lo que digo es cierto. Enhorabuena a ti y a todos los vecinos de Losar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: