Posteado por: fernando2008 | 9 mayo 2010

El celibato.

– Maestro ¿qué me dices del celibato?

– Adso ¿ya es primavera?

– Te juro fray Guillermo que no lo pregunto por mí. Es una discusión que está ahora en todos los medios de comunicación.

– También está en todos los medios de comunicación el fútbol y nunca me has preguntado por él.

– ¡Porque tú lo tienes prohibido, fray Guillermo!. Mi interés por el celibato es puramente especulativo.

– Especulemos pues. ¿Qué quieres saber?

– Como ves tú el celibato.

– Pues como algo que no tiene el más mínimo fundamento religioso y que sólo puede explicarse desde el aspecto económico.

– ¿Cristo nos impuso el celibato por razones económicas?

– Adso, Cristo jamás impuso el celibato. Es más, era contrario a él.

– ¿Cómo? En los Evangelios se dice…

– En toda la Biblia no hay ni una sola idea a favor del celibato. Lo que hay, y bien claro, son estas dos consideraciones: 1ª “No he venido a derogar la ley y los profetas (…) Os aseguro que ni un punto ni una coma desaparecerá de la ley hasta que todo se cumpla”. 2ª Jesús, mal que nos pese, era judío, vivió como judío y murió como judío. Judío piadoso y a los judíos piadosos le repugnaba el celibato. Todos los judíos debían casarse, y seguro que Él, como judío piadoso que era, lo hizo.

– ¿Quieres decir que se casó con la Magdalena?

– Mira, para eso tienes ya “El código da Vinci”. Sólo quiero recalcar otra vez que Jesús era un judío piadoso y que observaba la ley. Y en la ley no se pedía el celibato.

– ¿Ni a los sacerdotes?

– Levítico 21,13. “(El sacerdote) Tomará por esposa a una mujer virgen. 14 No tomará viuda, ni repudiada, ni infame ni ramera, sino tomará de su pueblo una virgen por mujer”. Creo que queda meridianamente claro.

– Vale. Pero eso es el Antiguo Testamento

– Que, como he dicho antes, había que cumplir hasta la última coma. Pero también queda claro en el Nuevo. San Pablo dice en la epístola a Tito 1, 5. “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses presbíteros en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía”. En ningún momento se habla del celibato. Es más, el propio Cristo curó a la suegra de Pedro, lo cual imagino que al Príncipe de los Apóstoles no le haría mucha gracia.

– Visto así, parece que tienes razón. Pero entonces, ¿por qué la Iglesia se empeña en mantener el celibato, si no es un mandamiento de Cristo?.

– Por dinero. Cuando la Iglesia es primero libre y luego única en el imperio romano,  los ingresos se distribuían así: una tercera parte para el obispo; otra tercera parte para los sacerdotes y otra tercera parte para todo lo demás. Los obispos, hijos de obispos y nietos de obispos acumulaban grandes fortunas, fortunas que cuando morían escapaban al control de la Iglesia y eran repartida entre los herederos del finado.

– Se me hace cuesta arriba pensar en obispos hijos de obispos.

– Pues papas, hijos de sacerdotes, de obispos e incluso de papas ha habido once en la historia de la Iglesia. Y dignidades menores, ni te cuento. Y papas felizmente casados con todas las de la ley hubo siete, contando a San Pedro. Y el último 1449, Félix V que, aunque fue el último antipapa de la historia, fue elegido papa a pesar de estar casado.

– Te creo, te creo. ¿Y cómo se solucionó el problema?

– Muy sencillo. Prohibiendo a los clérigos casarse. Declarando a los hijos de los clérigos ilegítimos, con lo que se les impide heredar. Se llegó incluso a establecer en el Concilio de Pavía que todos los hijos de los clérigos debían ser considerados como esclavos.

– ¡Que poca caridad cristiana!

– Dí más bien una momentánea falta de dinero. Falta que se repitió más tarde, por lo que el papa Urbano II hace vender a las esposas de los sacerdotes como esclavas también. La pela es la pela.

– ¿Y así se acabó el vicio de la lujuria entre los clérigos.

– ¡Pero qué ingenuo eres! Después de esta legislación, al menos seis papas tuvieron hijos ilegítimos, aunque no se les aplicó la ley.

– ¿Por qué?

– Porque nadie se atrevió a hacer esclavo a César Borgia. El duque Valentino era muy suyo. El vicio siguió, públicamente en el Renacimiento, más escondido en el Barroco y casi disimulado en la época actual. Aunque al final termina sabiéndose que algún cardenal del siglo XX muere con las botas puestas, o que algún obispo o fundador de alguna orden religiosa tiene derecho al título de “padre”. Literalmente.

– Bueno, eso todo son pecadillos. El sacerdote debe ser célibe para no tener impedimentos al dedicarse a servir a los fieles.

– Adso, al decir “servir a los fieles” me parece que estás dando una receta de cocina. ¿Cómo se debe servir al fiel: con guarnición o simplemente a la plancha?

– Maestro, el sacerdote debe estar en todo momento dispuesto a acudir a la llamada de sus feligreses.

– Como el médico, el bombero, el policía. Yo he vivido en pueblos donde el médico era avisado a las tres de la mañana, atendía al enfermo y luego volvía  a la cama con su mujer. A los antiguos médicos de Asistencia Pública Domiciliaria no se les exigía el celibato, y se levantaban más veces por la noche que los sacerdotes.

– “Nada hay tan poderoso para envilecer el espíritu de un hombre como las caricias de una mujer“,  dice San Agustín.

– Sí, pero lo dijo cuando ya estaba demasiado viejo para recibir y devolver caricias. Antes no. ¡Menudo pájaro! ¿No tienes un argumento mejor?.

– A ver que te parece éste. El Papa San Gregorio Magno dice que todo deseo sexual es malo en sí mismo.

– ¡Herejía! El sexo y el deseo sexual lo puso Dios en el hombre. San Gregorio está diciendo que Dios hace cosas diabólica.

– Vale. Probemos por otro lado. Jesús dijo: “Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. Mateo 19,11.

– Adso, nunca he negado en nuestras conversaciones la autenticidad de la Biblia, pero ahora voy a hacerlo. Sobre este pasaje en concreto hay multitud de traducciones y desde luego esto está mal traducido. Sería muy largo de explicar, pero créeme: Ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento se defiende la castración. Déjasela a los sacerdotes de Attis y Cibeles. Nadie que se castre a sí mismo entrará en el reino de los cielos. El pobre Orígenes obsesionado con el sexo se castró y como consecuencia no es santo

– Maestro, sé que atentar así contra tu propio cuerpo es pecado y Cristo no puede recomendar un pecado. Pero a lo mejor en el Antiguo Testamento.

– Tampoco. Y sin vuelta de hoja. “No entrará en la congregación de Yahvé el que tenga magullados los testículos, o amputado su miembro viril”. Deuteronomio 23,1. Además, parece que nadie se da cuenta de que se habla de castración, no de celibato, que es otra cosa.

– Entonces ¿tú opinas que el celibato no tiene razón de ser?

– Tiene razón de ser, ¡claro que tiene razón de ser!. Pero es una razón de ser inconfesable que nada tiene que ver con la santidad, sino con el dinero. Opino que hay muchos buenos trabajadores de la viña del Señor que se han quedado fuera por vivir plenamente su sexualidad y otros muchos trabajadores que se han quedado dentro gracias a reprimir esa sexualidad, a practicarla con hipocresía o a desviarla por los caminos del delito. Y que una de las muchas maneras de las que la Iglesia está cavando su propia tumba, es dejando fuera a esos que podían ser buenos sacerdotes. Además se crean agravios comparativos, difícilmente explicables con los Evangelios en la mano, cuando se admite en el sacerdocio católico a pastores protestantes y sacerdotes anglicanos casados.

– Bueno, pero la Iglesia expulsó fulminantemente incluso a un arzobispo cuando se casó.

– ¡Que te crees tú eso! El arzobispo Milingo fue excomulgado no cuando se casó con una oronda coreana, sino cuando consagró a obispos por su cuenta. Mira esta noticia.

Milingo saltó a la fama en el año 2001, cuando, tras escaparse del Vaticano donde trabajaba, se casó a los 71 años, en Nueva York con María Sung, una acupunturista coreana de 43. El Vaticano intenta por todos los medios hacer volver al redil al obispo “descarriado”, pero sin éxito. Hasta que el propio Papa Wojtyla, entonces ya anciano, lo recibe y le conmina: “En nombre de Jesús regresa a la Iglesia católica”. Y Milingo regresó, para volver a irse poco tiempo después y convertirse en el abanderado de los curas casados en el mundo. Con todo, el Vaticano no lo excomulgó hasta el año 2006 y no por haberse casado y adherido a la Iglesia de la Unificación del Reverendo Moon, sino por consagrar obispos a cuatro sacerdotes casados”.

– Y esto ¿qué significa?

– Pues significa que Wojtyla sabía que lo del celibato se iba a acabar. Él mismo dijo que “Los sacerdotes terminarán casándose. Pero, desde luego, no lo harán durante mi pontificado”. Podría tolerar que un arzobispo se casara por el rito Moon o por el rito bantú. Lo que no estaba dispuesto a tolerar era que algo en la Iglesia escapase a su control.

La boda del arzobispo Milingo.

Anuncios

Responses

  1. Celibato… Una aberración más de esa iglesia mezquina y miserable que en toda su historia no ha hecho nada hermoso y bueno al hombre.

    ¿O sí y yo no lo recuerdo?

    ¿Qué opinas Maestro?

  2. Ha sido una gran mecenas de las artes. Pero claro, Iván el Terrible también lo fue. Y Calígula.

  3. Tienes razón, Maestro, pero si esa es la única aportación que ha hecho por el hombre, más les valiera ponerse una rueda de molino en el cuello y tirarse al mar.

  4. Pues sí. Eso es lo que decía Jesucristo, pero tampoco a Él le hacen caso.

  5. LA SUPREMA SABIDURIA SIN VELOS PISTIS SOPHIA REVELADA
    A.Z.F., V.M.K. EL TAWA MANU DAVID SERRATE PEREZ
    3.2 La confusión de los Poderes y el Gran Terremoto

    Y todos los Poderes existentes en los Cielos y en las Tierras son accionados sin cesar en su agitación contra el triunfante Adepto que transita entre la hora Tercera y hasta la Novena, esto es desde las Nueve de la mañana a las Tres de la tarde del día siguiente; Treinta horas lidiando con las formidables fuerzas probatorias de la pasión y el deseo, con todo su impulso carnal, incentivado con las energías lunares en plena manifestación en los escabrosos bajos fondos de la Novena Esfera.

    Esta definitoria situación, lamentablemente es ignorada, por ejemplo por un Tomás de Aquino, quien con sus indudables buenas intenciones de aspirar a la purificación, ha sido reputado como calificado asceta, al decir de la entente romana, organización que a propósito confunde castidad con abstinencia sexual, constituyendo esto un craso error, además de resultar el adefesio del celibato toda una afrenta blasfema contra los dones del Espíritu Sacro, que precisamente radican en el sabio aprovechamiento de la poderosa energía genética.
    http://www.igeom-magis.org.ve/Libros%20I.html

  6. Hace falta la memoria, dice este abogado del Diablo; la Iglesia es la precursora histórica de los bancos, los hospitales, las universidades, las escuelas, los orfanatos, el registro civil y casi todas las cosas que hoy los gobiernos mantienen para sus pueblos. Poca cosa es todo esto en realidad, cuando se compara a los millones de corazones tocados y de vidas cambiadas para bien (muchas más que las miles que también, hay que admitir, ha cambiado para mal).

    El celibato sacerdotal es un medida disciplinaria, no creo que exclusivamente económica, pero sí en gran parte… y ciertamente va a desaparecer eventualmente; pero, por su lado la castidad religiosa es un consejo evangélico; precisamente porque era normal y aprobado y esperado, el Evangelio mencionaría a la esposa de Jesús y a sus hijos de haberlos tenido.

    Las razones por las que él así vivió quedan incomprensibles para el mundo, ocultas para los llamados a vivirlos y que se atreven a descubrir las razones, que vaya que las hay y que valen.

    Vaya la humilde opinión de este teólogo y religioso

  7. No sé si Jesús vivió o no. Sólo sé que cada vez que pongo la lupa en un punto de la Biblia, aparece debajo la mentira. Hay cosas que en la Biblia aparecen bien claritas, pero que se soslayan y desaparecen. Y otras, como el celibato, que no aparecen y pasan a primera plana. El Dios de los Ejércitos, resulta que prohíbe el aborto y el Dios del Amor quiere las Cruzadas y la Inquisición. Escuelas, hospitales y orfanatos los han fundado todas las religiones. Pero la pederastia sólo una.

  8. La pederastia no la inventó el catolicismo, te invito a revisar las prácticas sociales y religiosas romanas al respecto; además la pederastia no se funda porque no es una institución y no es algo que la Iglesia promueva ni mucho menos, es un error terrible, un crimen despreciable cometido tanto por hombres de iglesia como por otros…

  9. No. Cuando los católicos entregan a sus hijos a su más santa intitución para que los eduquen y sus sacerdotes los violan, sus obispos lo consienten y sus cardenales antes, ahora Papa, mira para otro lado, sí se puede hablar de una práctica institucionalizada única en el mundo. Te lo dice un alumno de colegio religioso. Pero es curioso cómo la frase “Tú eres Pedro” se interpreta literalmente y es la frase que más dividendos ha producido en toda la historia. Mientras la frase “Lo que hagáis a uno de estos pequeñuelos a Mí me lo hacéis” esa… no se le hace caso. Ahí Cristo se equivocó.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: