Posteado por: fernando2008 | 26 abril 2010

Los griegos, vencidos, cautivaron a sus vencedores.

– Es espantoso, maestro.

– Adso ¿a cuál de los múltiples espantos que nos rodean te refieres?

– ¡Al más espantoso de los espantos!

– ¿La secularización del mundo moderno?

– No. La crisis económica.

– ¿Por qué te preocupas? Mirad los lirios del campo. Ni trabajan ni hilan y os digo que ni Salomón en todo su fasto estaba vestido como uno de ellos.

– De acuerdo con lo de Salomón. Pero a mí me preocupa mi dinero.

– Un lego y además franciscano no debía preocuparse por esas cosas.

– ¡Pero me preocupan esas cosas! Y lo que más me preocupa es no entenderlas.

– ¿No entender qué?

– Los mecanismos de la crisis.

– Eso te lo expliqué ya, cuando leímos a George Soros. ¿Recuerdas?

– Sí, pero ahora hay una dimensión especial. Está Grecia.

– ¡Magnífico país! Un país que cautiva incluso a los que lo vencen.

– ¿Y a los que le prestan dinero también, maestro? Me preocupa que España ayude a Grecia y nos quedemos sin dinero. ¡Que los echen del euro!.

– Los fondos FEDER.

– ¿Cómo?

– Los fondos FEDER, Adso. Esos cartelitos que aparecen en nuestros institutos, en nuestras carreteras y que dicen que han sido hechos gracias a los fondos FEDER, Fondo Europeo del Desarrollo Regional. Cuando recibimos los fondos de Europa todo el mundo dice que son pocos. Pero cuando toca arrimar el hombro los dedos se nos vuelven huéspedes.

– Tienes razón, fray Guillermo. No es muy cristiano lo que digo y el cristianismo es una de las señas de identidad europea. Pero nosotros deberíamos…

Deberíamos recibir todos los fondos europeos habidos y por haber. Pero no aportar ni un euro.

– Tú ganas. Pero lo que yo quiero saber es como funciona eso de la crisis.

– El capitalismo es un sistema estúpido y padece crisis coyunturales aproximadamente cada diez años. La crisis limpia a las empresas obsoletas, manda al paro a millones de trabajadores y luego se autorregula y la rueda vuelve a comenzar. A veces hay algunos elementos ajenos, como el precio del petróleo o la desconfianza en los bancos que aumentan sus efectos, pero en general es así.

– ¿Y Grecia?

– ¡Helénico estás, viven los cielos! Te explicaré.

– Pero de forma fácil, que yo de economía no entiendo.

– Ni yo tampoco. Simplemente me he preocupado de informarme. Empiezo. Imagínate tres hermanos: A, E, y G. Podían ser veintisiete, pero para esta lección nos basta con tres. A es rico, fuerte, trabajador y está bien considerado por todos. E no es tan rico, ni tan fuerte ni tan trabajador, pero puede pasar. G ha tenido problemas familiares, sus padres no le han enseñado a ahorrar y tiene muchas deudas. ¿A quién prestarías tú dinero?

– Evidentemente, a A.

– Magnífico. Como A es un tipo solvente, tiene todo el dinero que necesita. Por eso no agradece tu préstamo y te paga un 2% de interés. E, es también solvente, pero menos. Hay más riesgo al prestarle dinero. Por eso te da un 4%. En cuanto al pobre G, nadie se fía de él. Por lo tanto, debe ofrecer un 10% para que alguien se arriesgue. Una persona conservadora elegirá a A. Una persona más decidida elegirá a E. Y un especulador elegirá a G; le presta dinero, recoge beneficios y sale disparado.

– Claro. Corre el riesgo de no recuperar nunca el capital.

– Efectivamente. La deuda pública se ha caracterizado siempre por atraer inversores conservadores. Fondos de pensiones, jubilaciones, etc. se invierten en deuda pública. Porque un estado estaba hasta ahora por encima de las fluctuaciones del mercado.

– ¿Hasta ahora?

– Hasta ahora, momento en el que las burbujas y la especulación campan por sus fueros sin que nadie les ponga coto. Recuerda que te dije, cuando hablamos de Soros, que por cada euro que hay en el mundo creando riqueza, hay veinte especulando. Como hay mucha gente que vive de la especulación, se inventan trucos para hacer caer a la economía de un país.

– ¿Para qué quieren arruinar un país?

– No. Arruinarlos totalmente no les interesa. Chuparles la sangre poco a poco, haciendo que su economía vaya mal y así poder subir los intereses que ese país paga por su deuda pública.

– Maestro ¿alguien puede arruinar a un país, simplemente para cobrarle más intereses por su deuda?.

– Claro que sí. Es un gran avance de la ética.

– ¿Estás loco?

– No. Antes se conquistaba un país, se expoliaba, se robaba y se mataba a la población. Ahora, con el avance de la ética, son los propios habitantes del país los que se roban a sí mismos y dan toda su riqueza a los especuladores. Es más ético, más estético y mas desenredado. Pero volvamos al ejemplo.

– Sí, al ejemplo que me has puesto para explicar la deuda pública de tres países.

– No se te escapa nada.  A y E ven con preocupación que G se encamina a la ruina. Si lo ayudan, quizás G las pase estrechas, se endeude, firme una hipoteca, pero saldrá adelante. Si no lo ayudan, al final embargarán a G y ellos, como hermanos que son, tendrán que hacer frente a todas las deudas de G, que son muchas. Y si hacen frente a las deudas, pueden terminar los dos hermanos también en la bancarrota. Será algo parecido al crack de 1929. La gente comenzó a desconfiar de un banco y toda la economía estadounidense se vino abajo, simplemente por una desconfianza.

– Fray Guillermo, me doy cuenta de que la economía es algo muy irracional.

– Efectivamente. Soros decía que en la economía las decisiones no sólo se basan en el conocimiento, sino también en las intenciones, los deseos y las expectativas. Se puede hundir a un país simplemente lanzando el rumor de que su economía va mal. Y se hunde a un país no por el deseo de que resplandezca la verdad, sino porque cuanto pero esté el país, los intereses que paga por su deuda pública son más altos.

– Un momento, un momento. Entonces, los que están dando la matraca constantemente con que la economía va mal, están haciendo un flaco servicio al país.

– Flaquísimo. Están destrozando la economía española, generando incertidumbre. Y en los mercados, la incertidumbre es sinónimo de intereses más altos.

– Ya. Pero tú no me engañas, fray Guillermo. Como tú eres de izquierdas, dices eso.

– Pues fíjate lo que dice sobre el tema Antonio Garrigues, furibundo comunista y relacionado con el eje del mal. Vamos, con todos los izquierdistas.

En Intereconomía, Antonio Garrigues Walker, presidente del Consejo España-EEUU, explicaba el mensaje que iba a dar poco después en una conferencia: “El mensaje principal es que el factor psicológico es tan importante como los factores técnicos para salir de la crisis”. “Para ello tienen una responsabilidad las élites”, “el problema es que las élites andan muy enzarzadas en contiendas políticas y económicas, y la verdad es que no se están preocupando de este tema en absoluto”. “La otra solución sería que la sociedad civil, que en España no es excesivamente fuerte, se ocupara de verdad de generar ese tipo de ambiente. Vamos a ver si logramos que las fundaciones, las asociaciones, los medios de comunicación se impongan como tarea la creación de un clima más esperanzado y animoso” porque “el factor psicológico es decisivo”. También habrá que hacer algo para que “la radicalización política ceda. No podemos estar así hasta las próximas elecciones generales“.

– Bueno, ya me he enterado de qué va la crisis. Y de paso, me he librado de la lección de hoy y de los deberes.

– De eso nada, Adso. Para mañana tendrás que traer escrito un informe en el que debes sustituir las letras “A” “E” y “G”, por el nombre de los países correspondientes. ¡Que sabe más el diablo por viejo que por diablo!

– Vade retro!

Anuncios

Responses

  1. Muy bien explicado, Maestro.

    Lo que no digiero bien es que los especuladores no estén colgados de los pulgares por su inmoralidad y su codicia ya que si los gobiernos saben quienes son, resulta paradójico que no actúen contra ellos.

    Me asombra que esta situación económica, que es cíclica, ahora que está en su pico bajo, no la aprovechen los estados para reflexionar sobre el modelo económico que estamos sufriendo.

    La máquina de consumo está lanzada cuesta abajo por el exceso de producción y los ciudadanos no están en condiciones de poder consumir más… Esa es la cuestión, pero nadie encuentra la solución a este gran problema que tiene visos de hundirnos en un fango tan pegajoso y peligroso que no sé si podremos librarnos de él.

    Lo que si tengo claro es que nuestros hijos y nietos, jamás podrán tener el bienestar económico que tuvimos nosotros en su día porque el modelo económico, el actual, ya no sirve.

  2. Tenína que estar colgados, Jomer, pero están en Las Vegas en hoteles de diez mil dólares la noche, gastándose sus comisiones. No menos paradójico es el caso de que los especuladores reciban comisiones por los préstamos que dan, no por los que se devuelven. Así tenemos las hiptecas “ninja”: ni casa, ni coche, ni nómina. Y sin embargo les dan, daban hipotecas para conseguir las comisiones..
    Y luego, se nos llena la boca hablando de patriotismo, regulación de mercados, racionalización cuando el lema es: “Coge el dinero y corre”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: