Posteado por: fernando2008 | 22 abril 2010

Ángel Busto Paniagua. Incómodos dilemas. Ateneo de Cáceres.

Cuando me enfrento por primera vez a la obra de un artista, siento la misma sensación que cuando voy a una ciudad que no conozco o abro un libro del que nunca he oído hablar. Es “terra incognita”, lugar lleno de peligros, pero a la vez lleno de oportunidades.

Ayer me enfrenté a la obra de Gelu Busto, artista joven, mitad asturiano mitad cacereño. Por su calidad de joven y nuevo, tenía de antemano mi simpatía. Por la calidad de su pintura, confirmó dicha simpatía.

Sería ridículo, a estas alturas de la Historia del Arte, buscar una hornacina donde encasillarlo. Se aprecia en esta obra influencias impresionistas, en sus cubos violáceos recortados en un horizonte naranja, el naranja del sol de Monet. Aparece también la técnica puntillista, los tiestos de vegetales torturados de van Gogh, y el contraste violento de colores de Mattise. Es lógico. Ningún artista, ni los más rabiosamente individuales, están fuera de la gran corriente del Arte. Pero introducir esta obra en una determinada escuela, aunque sea en una de las vanguardias, sería quitarle su sinceridad, su frescura y encasillarlo en un determinado academicismo. Y desde luego, lo último de lo que se podría tachar a esta obra es de academicismo.

Lo realmente importante en un artista es que llegue al espectador. Con la técnica que sea y con las influencias que sean. Y, por Dios que Gelu lo consigue. Quizás él no tenga muy claro qué es lo que quiere expresar. Quizás los nombres de los cuadros no dan un resumen de urgencia que nos permitan hacernos una idea de por qué caminos quiere el autor expresarnos su interior. Pero lo que es indudable es que la comunicación se abre paso.

Desde el punto de vista formal, lo que más me ha impactado/gustado ha sido la combinación de violetas y colores cálidos. Es la ruptura de la tercera perspectiva. Me explico.

La perspectiva es el artificio que el pintor usa para representar la realidad de las tres dimensiones en sólo dos: el cuadro. Conocemos la perspectiva lineal, a base de puntos de fugas, la perspectiva aérea, a base de desdibujar los objetos para dar la impresión de lejanía y la perspectiva cromática, mediante la cual nuestro ojo ve más cercanos los objetos pintados mediante colores cálidos, y más lejanos los pintados con colores fríos.

Pues bien, Gelu Busto subvierte este orden, que no es académico sino óptico, ¡y le sale bien! El banco azul/violeta aparece en primer plano, mientras el cielo naranja se pierde en la distancia.

En cuanto al fondo, es imposible identificar el sustrato más interior en un artista joven. No tenemos referencias anteriores. Ni falta que hace. Estamos asistiendo al comienzo de una carrera pictórica que puede y debe llegar a más, por encima de las necesidades cotidianas del artistas. Necesidades tan cotidianas y apremiantes como unas próximas oposiciones. Aunque sé que hay primero que vivir y luego pintar, yo le recomendaría de todo corazón que siguiese con su faceta de artista. Puede, y debe, llegar lejos.

La exposición se exhibe en el Ateneo de Cáceres desde el 21 al 30 de abril. A mí me gustó y seguro que a vosotros también. No os la perdáis.

Anuncios

Responses

  1. Fernando,estoy emocionada ,por primera vez alguien se detiene , analiza la obra de mi hijo y dice algo con contenido.
    Gracias por dedicarnos tu tiempo.

  2. Gracias a ti, Flor y a Ángel por darnos su obra. Ha merecido mi tiempo hasta el último segundo.

  3. Muy honrado, Fernando, por tus amables palabras y no menos diestra mano de pintura, a las que procuraré dar cumplida réplica agradecido por la atención que me donas.

    Me resulta muy grato que hayas encontrado tanta satisfacción en tu enfrentamiento conmigo. Te hago saber que el sentimiento es mutuo porque como autor también me veo enfrentado a otra absoluta incógnita como es la mirada del público, cubierta por el lujurioso velo de la incertidumbre.

    Tienes razón en lo de que es complicado hornacinarme, vamos a decir, a pesar de que durante mis últimos años he llevado una extraña vida de santo, como la tienes en lo de que mi producción parece hecha a ratos perdidos entre empolladas del Tema 63 (Las artes plásticas: del Impresionismo a la Abstracción) del temario de oposiciones al cuerpo de profesores de enseñanza secundaria, especialidad Geografía e Historia.

    Todo se pega, qué puedo decir. Verdad como puño es, y no lo niego, lo de la técnica, pues uno de mis pinceles favoritos es una puntilla pontonera de respetable agudeza y feroz instinto artístico. También es un puño como un templo lo de maestros y academias, además de que me recuerda dos cosas tales como que hoy día hacen falta unos huevos mucho más pequeñitos que los que necesitaron los por ti nombrados para exponerse y que no está mal recordar que en su día existió la Academia para pasarse a ver si sigue abierta.

    Por último, me levanto del sombrero donde normalmente estoy sentado, para agradecer tus comentarios y la sentida afirmación acerca de lo bien que se me da romper las cosas, con la cual no puedo sentirme por menos que pillado con el carrito del helado.

    Recojo tu guante, el que me anima a dejar mis balbuceos y a empezar a articular frases con sujeto, verbo y predicado.

    Un saludo y una reverencia.

  4. Y un abrazo para ti, Gelu. Adelante en las dos cosas: tu arte y tus oposiones. En las dos puedes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: