Posteado por: fernando2008 | 18 abril 2010

En contra de Blancanieves.

Atruenan mis oídos el enésimo rasgamiento de vestiduras. En esta ocasión debido a las declaraciones de doña Viviana Aído, en el sentido de que los cuentos infantiles son sexistas.

La señora Aído no es mi ministra preferida. Pienso que actúa a veces con gran ligereza, cayendo con cierta frecuencia en el ridículo. Tiene, a mi juicio, el esquema mental que se ha llamado “hombre de un solo libro”. Convencida de una idea, desea plasmarla en todas partes, estableciendo su pequeña cosmogonía. Pero en ese error han caído muchos movimientos: el cristianismo, el marxismo, el psicoanálisis, por poner sólo tres ejemplos. Son de sobra conocidas sus meteduras de pata al confundir sexo con género y sus creaciones de “palabros”. Sin embargo, en este caso tiene razón.

¡Pues claro que los cuentos infantiles son sexistas! Como la sociedad que los creó. Siempre recordaré la ilustración de uno de mis libros de texto en la que aparece el padre sentado en un sillón leyendo un periódico, el hijo jugando con un camión en la alfombra y la madre poniendo la mesa ayudada por la hija. Lamento no disponer de esa ilustración y aprovecho para pedir desde aquí a mis lectores que me la envíen si alguno la tiene.

Repasemos esos cuentos. Caperucita y su abuela, sufren los ataques del lobo sin mover un dedo. Cenicienta aguanta los malos tratos de sus hermanastras sin protestar, esperando que el príncipe lo solucione todo. Blancanieves no sólo aguanta; es que además se aprovecha de los siete enanitos. La actitud de la Bella Durmiente es ya descarada: no mueve un dedo y el príncipe tiene que ir a despertarla. Supongo que también a llevarle el desayuno a la cama.

No voy a hablar, y mucho menos defender, la idea de la mujer como reposo del guerrero, esposa, madre y, a lo sumo, maestra o enfermera, ya que médico y catedrático eran profesiones de hombres. Pero ese estereotipo existió en tiempos, felizmente pasados, y ha generado toda una literatura. Y esa literatura puede ser buena, puede ser simpática, pero es, reconozcámoslo, sexista.

¡Quieren reescribir nuestros cuentos infantiles! Absurdo.  Caperucita a tiros con el lobo es un chiste, no un cuento. Y una Cenicienta republicana presentando una queja ante la Magistratura de Trabajo, no es ni chiste siquiera. Pero se han reescrito grandes obras de la literatura universal y seguro que se reescribirán muchas más. ¿En qué gran obra se inspira el “Ulises” de Joyce?. “Romeo y Julieta” ha inspirado muchas películas, y la más conocida de éstas se titula “West Side Story”.

De todas maneras, como dice Sabina “las niñas ya no quieren ser princesas” y hacen muy bien. Quieren ser algo, lo que sea, por sus propios méritos. Y ante las pasivas figuras femeninas de los cuentos de antaño, creemos en nuestros nuevos cuentos unas figuras de mujeres activas, autosuficientes y con lredaños para salir adelante y vencer todos los peligros sin ayuda de almibarados príncipes. Arrinconemos a Blancanieves y demos el título a Lisbeth Salander, la nueva heroína de los cuentos actuales.

Dejemos los cuentos infantiles como lo que son, reliquias del pasado, y escribamos otros cuentos. Porque los cuentos son necesarios y, como dice Chesterton, son verdad. “No son verdad porque digan que los dragones existen, sino porque nos dicen que podemos vencerlos.”

Anuncios

Responses

  1. Decir que Blancanieves es sexista, es como decir que los hermanos Grimm son decimonónicos.

  2. Fernando, tengo una ilustración con el mismo mensaje al que haces referencia del modelo de familia. La encontré en una de las enciclopedias “ALVAREZ”. En este caso el padre lee el periódico, el niño juega con un tren, la niña abraza a una muñeca y la madre, en un plano rezagado, parece sujetar las cortinas. Por supuesto, el padre viste con traje y corbata (jefe) mientras la madre porta un almidonado delantal blanco (criada).
    La escena representa una imagen de familia ideal (con la parejita jeje). No tiene desperdicio en cuanto a encuadre y colorido. Padre y niño visten colores vivos, mientras las chicas inadvertidos colores grises.
    La lección se llama “la casa y la familia”.
    Si, a pesar de estos datos, no la localizas, estaré encantada de escanearla y mandártela.
    Un saludo

  3. Gracias Elisa. Me gustaría mucho tenerla. Por favor mándamela a fclaros@iesnorba.com. Gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: