Posteado por: fernando2008 | 9 abril 2010

La defensa de una posición perdida.

Paseaba Sir Arthur Wellesley, cuando todavía no era duque de Wellington, por un campamento, y se encontró con un soldado que llevaba un cochinillo en la mano. Sir Arthur se dirigió a él y se produjo lo que bien podíamos calificar de “diálogo de besugos”.

– ¡Eh, señor! –  dijo sir Arthur.

– ¿Yo, señor? – contestó el soldado.

– Si, vos señor. ¿Qué lleváis en la mano?

– ¿Yo, señor?

– Sí, vos, señor.

– No llevo nada en la mano, señor.

Sir Arthur se volvió a su ayudante y ordenó: “Que lo nombren cabo. Sabe defender una posición perdida”.

Me pregunto que haría el duque de Wellington si se diera un paseo por la política nacional. Tendría que nombrar no cabos, sino mariscales de campo. Es tal el ejercicio dialéctico que se está haciendo estos días en la política española que las posiciones perdidas se visten con unos ropajes de tal elocuencia/desvergüenza que harían palidecer de envidia a los más reputados sofistas del siglo V a C. Para intentar sistematizar este ejercicio, haré dos divisiones.

1ª El Pisuerga pasa por Valladolid. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, toda persona del Partido Popular que ha sido preguntado por el caso Gúrtel y por la situación del señor Bárcenas se lanza entusiásticamente a glosar las hazañas de ese río y su sorpresa al ver que riega dicha ciudad. Mención especial merece el señor Floriano, Secretario de Comunicación del P.P. que en el programa “Los desayunos de Televisión Española” demostró su valía, hablando durante una hora sin decir nada.

2ª El ruido es el mensaje. Ésta no es una virtud exclusiva de nuestros políticos. Es más, creo que la han aprendido de los programas cardíacos donde, cuando a alguien no le gusta la opinión de la persona que está en el uso de la palabra, se pone a hablar sin esperar a que le llegue su turno, intentando acallar con su voz lo que la otra persona está diciendo. El resultado es que las razones ceden el puesto a los pulmones. Sirva de ejemplo algunas intervenciones de la señora alcaldesa de Valencia.

Hagamos más ruido. Contribuyamos a la ceremonia de la confusión con más leña para la pira. Comencemos.

La primera idea que pasa por mi cabeza, es la indignación. En España, mal que pese a algunos, casi todas las personas sabemos leer y escribir. Incluso podemos asimilar las noticias que dan la radio y la televisión. El pueblo soberano no es tonto. De verdad. Cuando alguien se lanza a glosar el sexo de los ángeles o el paso del Pisuerga, nos damos cuenta de lo que intenta. Hay verdades, duras como un puñetazo y claras como las estrellas que se ven al recibirlo, que no pueden esconderse. Ni debajo del Pisuerga.

En segundo lugar, salta a la vista la hipocresía. En una sociedad, tan exquisitamente ética que escandaliza el hecho de que un juez y un ministro coincidan en una cacería, parece por el contrario que los miles de folios de un sumario no deben tenerse en cuenta. Son elucubraciones malintencionadas de la camarilla de la Policía Judicial. Ya me diréis donde ha quedado la balanza con la que se representa a la Justicia.

Y, por último, me emociona la solidaridad. Personas que, con su desvergüenza están hundiendo al P.P., reciben el más exquisito de los tratos. Se les mantiene su despacho, se le pagan los abogados, se les da sueldos, se les mantiene en su escaño. Poco a poco, la ley va acorralándolos, pero ni ellos ni sus correligionarios ceden sin lucha. Van retirándose paso a paso defendiendo cada centímetro de sus privilegios con un valor digno de un hoplita espartano en las Termópilas. Esta actitud, pienso yo y puedo estar equivocado, casa muy mal con la vocación de servicio al país y al partido. Más parece reflejada en la frase “Después de mí, el diluvio”.

Pero, dentro de lo que cabe aunque cabe poco, se puede entender la actitud de la persona acorralada que lucha por sus privilegios. Lo que no me parece ya tan razonable es la actitud de los dirigentes del P.P. exponiendo al descrédito a su partido, por defender, a capa y espada a estas personas. No es una práctica política muy corriente. Antes bien, yo calificaría al menos como atípica. Antes de perder votos, los dirigentes de lo partidos dejan caer a quien sea. Excepto ahora. ¿Qué es lo que temen esos dirigentes que puedan revelar los encausados?

No sería didáctica esta entrada si no ofreciese solución. Y ésta, una vez más la ofrece el sentido común. Los delincuentes son delincuentes, estén en un partido o en otro. Y la mejor propaganda que un partido puede hacer es dar a los votantes la seguridad de que al menor atisbo de corrupción, se pasa la escoba y se limpia. Caiga quien caiga. Si ese mensaje llega a la ciudadanía se conseguiría una doble ventaja: los ciudadanos volveríamos a creer en los partidos y, aquellos políticos que llevan su vocación de servicio en su billetera, abandonarían la política e irían a vivir a las islas Caimán. Con lo cual, todos saldríamos ganando.

Sobre el otro asunto de rabiosa actualidad, el procesamiento del juez Garzón, como ciudadano respetuoso con la justicia, no me pronuncio. Esperaré a las actuaciones judiciales. De todas maneras, parece una de las causas en discusión va a tener una solución. Sorprendente, pero solución: la justicia argentina juzgará los crímenes de franquismo.

Cosas veredes…

Anuncios

Responses

  1. Desgraciadamente es así y lo más penoso es que, a pesar de todo lo que está “cayendo”, es posible que ganen las próximas elecciones y no por su valía sino por la paralización de su oponente.

    Así de triste.

    Además, tenemos que convivir con una “fauna” que me produce desazón, “santa ira” y muchas cosas más. Todas ellas, me envenenan.

    😦

  2. Quizás sea necesario que ganen las elecciones, para que reciban un poco de su propia medicina.
    Calma tu ira, Jomer. Brilla el sol, la primavera viste de flores los campos. La vida sigue


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: