Posteado por: fernando2008 | 24 marzo 2010

Una nueva visión de Cuba.

– Maestro ¿qué es lo que pasa en Cuba?

– Adso ¿qué lección te toca hoy?

– Joo, fray Guillermo ¡es que quiero saber algo sobre el problema de los disidentes cubanos!

– Pues lee, el periódico. ¡La lección!

– Es la historia de los Estados Unidos.

– ¿De cuál de ellos?

– Los Estados Unidos de Norteamérica.

– Repito ¿cuál de ellos?

– Maestro, no entiendo.

– En América del Norte hay dos estados que se llaman “Estados Unidos”.

– Yo sólo conozco uno: U.S.A.

– Pues conoces mal. Los Estados Unidos Mejicanos están, que yo sepa, también en América del Norte.

– Vale, fray Guillermo. Empiezas ya a ponerme pegas.

– Pruebo tus conocimientos sobre el tema. Comienza.

– Las Trece Colonias fueron fundadas por emigrantes ingleses. Lucharon por su independencia y después de muchos muertos ¡honor a los mártires! la consiguieron. En la actualidad Inglaterra y EE.UU. han superado este enfrentamiento y son amigos.

– Es una extraña manera de contar la historia.

– Pero yo me la he estudiado así. Sigo. Conseguida la independencia, comenzaron su expansión. Lucharon contra los indios y pasaron muchas penalidades. La lucha fue cruenta, ¡honor a los héroes!, pero al final se extendieron de costa a costa. Los indios hoy día están integrados en los EE.UU.

­– Los pocos que sobrevivieron al Séptimo de Caballería y al “agua de fuego”, están en reservas.

– ¿Lo ves? Integrados todos. Luego se produjo la Guerra de Secesión. El Norte luchó contra el Sur en batallas muy sangrientas, ¡honor a los héroes! pero al final se reconciliaron y ahora son una gran nación.

– No sé si los nietos de Escarlata O´Hara dirían eso. Pero en fin, sigue.

– Luego lucharon contra España. La lucha fue sangrienta, ¡honor a los héroes!, y nos vencieron. Pero luego EE.UU. y España se hicieron amigos y mantenemos buenas relaciones.

– La lucha fue sangrienta sobre todo para España y siempre me quedará la duda de si la explosión de “Maine” fue de fuera a dentro o de dentro a fuera. Pero sigue.

– En la Primera y Segunda Guerra Mundial, los norteamericanos lucharon a favor de la democracia y la libertad. Tuvieron muchas bajas, ¡honor a los héroes!, pero vencieron. Ahora Alemania, Italia y Japón son amigos y aliados de los EE.UU.

– Más les vale, sobre todo a Japón. Todavía siguen naciendo niños con malformaciones. Continúa.

– Después se desencadenó la Guerra Fría. La Unión Soviética y EE.UU. se enfrentaron por la supremacía. La lucha fue larga y, aunque secreta, también cruenta, ¡honor a los héroes! Ganaron los EE.UU y ahora Rusia es una nación amiga y aliada.

– Más que cruenta, fue ruinosa para la Unión Soviética. Sigue.

– También ocurrió las Guerra de Corea. Las tropas de las Naciones Unidas, bajo el mando de EE.UU, lucharon contra las de Corea y China Comunista. Fue una guerra sangrienta ¡honor a los héroes!, pero al final se terminó con la partición de Corea. Corea del Sur se lleva muy bien con los EE.UU y China y Corea del Norte sólo se llevan regular con EE.UU.

– Yo no sé si se puede calificar como “regular” las relaciones entre Corea del Norte y EE.UU.

– Sí, maestro. En realidad se llevan bien. Corea del Norte ladra, pero no muerde. Además, el ex presidente Clinton ha estado allí. El enfrentamiento es para la galería.

– Si tú lo dices… Continúa.

– Luego tenemos la guerra del Vietnam. Fue una lucha muy sangrienta, ¡honor a los héroes! y la perdieron los EE.UU. Pero ahora ya han hecho las paces y los norteamericanos se llevan bien con los vietnamitas.

– Hasta que Chuck Norris vuelva a Vietnam para rescatar a alguien. Sigue.

– Luego están las dos guerras contra Irak. Las dos fueron sangrientas, ¡honor a los héroes!, pero los EE.UU. y sus aliados ganaron, y ahora Irak saborea las mieles de la democracia y los norteamericanos son sus amigos y aliados.

– No quisiera yo encontrarme en ese paraíso de democracia y amistad, ni siquiera en la Zona Verde. Pero sigue.

– Por último está la de Afganistán, donde las fuerzas de la O.N.U luchan por la libertad y la democracia, contra los talibanes y Al Qaeda. Es una guerra dura y sangrienta, ¡honor a los héroes! pero los afganos comprenden y agradecen la ayuda que el mundo libre les está dando.

– No es la forma que más me gusta para dar una lección, pero los contenidos son correctos. ¿Me podrías hacer un breve resumen?.

– Eso es para nota, maestro. En resumen, los Estados Unidos de América han luchado heroicamente en muchas guerras. Han tenido muchas bajas, han ganado, casi siempre y perdido, pocas veces. Pero al cabo del tiempo han hecho la paz con sus enemigos, se han perdonado y viven ahora en armonía y amistad. ¡Qué bonito! ¡Qué gran nación!

– ¿Y Cuba?

– Te dije que no lo sabía, fray Guillermo. Por eso quería que me hablases de esa odiosa tiranía que deja morir a sus habitantes en huelgas de hambre. Además, en Cuba, debido a la tiranía castrista hay mucha miseria.

– Quizás también haya colaborado a esa miseria el embargo norteamericano.

– ¿Y cuándo y por qué se decretó ese embargo?

– En realidad, el embargo comenzó el 17 de mayo de 1959, cuando la Ley de Reforma Agrícola cubana expropió las grandes propiedades norteamericanas de la isla. Desde entonces ha existido, con más o menos virulencia.

– ¿Y eso afectó mucho a la economía cubana?

– Júzgalo tú. En 1958 los Estados Unidos suponían en 67% de las exportaciones cubanas y el 70% de sus importaciones.

– Per ¿el régimen castrista luchó en una guerra sangrienta contra los EE.UU?

– Aquí no puedes usar la frases hechas de “guerra sangrienta” ni ¡honor a los héroes! No hubo lucha y el propio presidente Kennedy se negó a apoyar militarmente a los anticastristas en Bahía Cochinos. Después…

– ¿Lo convencieron de que sí ayudase o le quitaron esa idea de la cabeza?

– Para ser exactos, lo que le quitaron fue la cabeza a balazos en Dallas, entre otras razones por no querer invadir Cuba. Ni en la crisis de los misiles ni en Bahía Cochinos, el ejercito estadounidense se enfrentó con el ejército cubano.

– ¿No lucharon gloriosamente y luego se reconciliaron?

– No. Y de hecho, desde 1959 hasta ahora los EE. UU. han mantenido el bloqueo, independientemente del presidente que estuviese en la Casa Blanca.

– ¿Y la comunidad internacional?

– Siempre estuvo en contra de ese embargo. En octubre de 2007, fue la última vez que la ONU condenó el embargo ilegal y unilateral de Estados Unidos a Cuba, por una votación de 184 votos a favor y solo 4 en contra.

– Caramba fray Guillermo ¡menudas potencias tendrían que ser esas cuatro que votaron en contra para poder imponer su voluntad a todo el mundo.

– ¡Huy, potencias de primerísimo orden! Juzga tú mismo: Estados Unidos, Israel, Islas Marshall y Palau.

– Te estás quedando conmigo, maestro.

– No Adso. Es la verdad, pura y dura.

– Pues no lo entiendo ¿cómo el noble pueblo norteamericano que se ha reconciliado con Japón, Rusia, Vietnam, Irak y Afganistán mantiene el odio y el embargo con Cuba durante tantos años sin haber una guerra por medio? ¿Qué monstruosidad le hizo Castro para que siga vivo ese odio?.

– Expropió propiedades norteamericanas.

– ¿De quién? ¿De algún presidente? ¿De instituciones de caridad? ¿Del gobierno federal norteamericano?

– De algunos hombres de honor. Estos hombres de honor fomentaban bondadosamente el bienestar de la isla, isla a la que llamaban cariñosamente “el burdel del Caribe”.

– ¡Es verdad maestro! En “El padrino” vi como Michael Corleone regalaba un teléfono de oro a Batista.

– Debo reconocer, Adso, que Michael Corleone es un personaje de ficción. Pero hay una historia real muy bonita.

– Cuenta, cuenta.

– En la playa de Varadero hay un restaurante castrista. A pesar de ser castrista es un edificio muy bonito. Lo construyó para su recreo un norteamericano de pro, ferviente defensor del libre mercado y del modo de vida americano, llamado Al Capone. Castro lo expropió y los amigos de Al, que son quienes realmente dirigen la política exterior norteamericana, se lo tomaron muy mal y comenzaron el bloqueo que todavía dura.

– Entonces, maestro, la explicación del este bloqueo tan enconado es en realidad porque Castro le quitó la casa a Al Capone.

– Efectivamente.

– Pobrecito. ¡Honor a los héroes! ¡Honor a Al Capone!.

Casa de Al Capone en Varadero.

Anuncios

Responses

  1. El tema de Cuba nos toca una fibra muy sensible en México. Por una parte, la hermandad con los pueblos latinoamericanos es algo muy real, por diversas razones. Por otra parte, nuestra incipiente democracia nos ha traído el tema de los Derechos Humanos, y con él el reconocimiento de que en Cuba no se están haciendo bien las cosas. Y finalmente, nuestra ambivalente relación con el vecino del Norte, amigo comercial, enemigo cultural, nos pone del lado de los débiles, de los cubanos, en esta terrible situación para la isla.

    Sólo una cosa es cierta: Cuba merece algo mejor.

  2. ¡Has dado en el clavo! Cuba merece algo mejor. Y yo siempre me pongo del lado de los débiles, aunque reconozco que en este caso los débiles no respetan los derechos humanos. Pero tampoco los respetan los fuertes. Y si no, que se lo digan al presidente Kennedy. Y a su hermano. Y a Martin Luther King.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: