Posteado por: fernando2008 | 19 febrero 2010

Andrea Camilleri. El color del sol.



A mi amiga Inma y a mí nos gusta el arte, Sicilia y Camilleri, aunque no coincidamos en el orden. Es por eso por lo que para alegrar mis horas, que no son negras sino silenciosas, me ha prestado este libro.

El argumento es el siguiente: Andrea Camilleri llega a Siracusa y recibe una invitación bastante atípica. Una persona se toma muchas molestias para contactar con él y llevarlo a un sitio no determinado de la campiña siciliana. Allí le recibe un tal Gianni, que con mucho misterio deja paso a Carlo, el cual le dice al escritor que su mujer, que ha muerto, es una ferviente admiradora suya y a la vez descendiente de Caravaggio. La esposa muerta, profesora de Arte, tenía en su poder escritos del pintor, algo muy extraño ya que todos sabemos que Caravaggio escribió bastante poco. Carlo permite a Camilleri leer dichos papeles, una especie de diario que Caravaggio escribía de una manera bastante desordenada y que Camilleri intuye que serían unas notas para un memorial exculpatorio del pintor. Carlo incluso entrega a Camilleri papel y bolígrafo, permitiéndole tomar notas, pero durante un tiempo limitado.

Y así, a lo largo de setenta páginas, Camilleri recrea los momentos más conocidos o controvertidos de la vida de este pintor. No voy a narrar ninguno; para eso está el libro. Libro que recomiendo vivamente que sea leído por los amantes de Camilleri, por los amantes de Sicilia y por los amantes del Arte.

Pero recordad también la advertencia que hice en “El símbolo perdido”: es una novela. Por muy novelesca que haya sido la vida de Caravaggio, Camilleri la hace aún más novelesca. Quizás no todo lo que dice es verdad pero, desde luego, está muy bien contado. Y el artificio del diario-memorial está muy bien conseguido.

Sólo me atrevería a poner tres pegas a la obra del maestro. En primer lugar, y lo que más me ha dolido, su extensión. Apenas cien páginas se ocupan del nudo de la historia propiamente dicha. Lo demás son introducciones, desenlace, fotos… Me hubiese gustado que Camilleri hubiese sacado más partido a la novela. O, por lo menos, hubiese escrito más páginas.

La segunda pega es la de la oportunidad de los momentos elegidos. Recuerdo que hace tiempo aparecieron unos supuestos diarios de Adolf Hitler. Cierto historiador, de cuyo nombre no voy a acordarme, los consideró genuinos. No se dio cuenta de que Hitler sólo escribía su diario en los días que ocurrían cosas las cuales merecían salir publicadas en los periódicos. El diario se había falsificado a partir de la información que se podía conseguir en cualquier hemeroteca. Si bien Camilleri es demasiado listo para caer en este error, si que es cierto que carga las tintas sobre las acciones públicas y manifiestas del pintor. Excepto cuando habla Caravaggio del color del sol.

Y, por último, considero un poco traída por los pelos el intento de relacionar a Caravaggio con el mundo de la mafia. Ya sé que es una constante en la obra de Camilleri, una especie de firma digital. Pero esta vez podía habérselo ahorrado. Como podía haberse ahorrado hacer que el pobre Carlo aparezca muerto al final del libro.Caravaggio era violento, efectivamente. Pero no encaja en un perfil de mafioso.

Yo hubiese preferido que desarrollase un poco más su teoría del porqué en “Los peregrinos de Emaús” la mano de Pedro aparece contraviniendo todas las leyes de la perspectiva, o el motivo de que el cesto de frutas esté colocado en horizontal a pesar de que la mesa está vista desde arriba.

O por qué el negro es el color del sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: