Posteado por: fernando2008 | 23 enero 2010

Visita a la sección de Arqueología del Museo de las Veletas. y III.

Como cronista espontáneo (me he otorgado esta función por mi deseo de dar a conocer los eventos culturales que se realizan en Cáceres) hoy voy a contar la última de las visitas de despedida al Museo de las Veletas en su forma actual que los miembros de la Asociación “Adaegina”, Amigos del Museo de Cáceres, realizamos el 19 de diciembre a la sección de Arqueología, guiados por don Miguel Ángel González Bornay, arqueólogo del Museo. Como siempre, el número de personas se cubrió con creces, quedando una lista de espera para una posible repetición de la visita.

Es para mi un placer aclarar que no es cierto el hecho de que los actos culturales despierten poco interés. En todas las visitas que he glosado, visitas con un número limitado de participantes por razones obvias, ha sido necesaria una repetición al sobrepasar con mucho el número fijado. Bien es verdad que la media de edad de los asistentes es un poco alta. Supongo que a los más jóvenes les resultará difícil acudir a estos actos un sábado por la mañana.

Que la Arqueología es una de las ciencias auxiliares de la Historia que despierta más interés entre el gran público es un hecho innegable. Que este gran público tiene de la Arqueología una visión demasiado “peliculera” también es cierto. La gente no entiende, o no quiere entender, que la labor diaria del arqueólogo dista mucho de lo que nos muestran las superproducciones de Hollywood, y que sus herramientas son mucho más aburridas que el látigo, el revólver y el sombrero de Indiana Jones.

Don Miguel Ángel González nos deleitó con sus explicaciones del significado de cada uno de los restos de cultura material que aparecen en las vitrinas del Museo. Es difícil mantener la atención de un grupo de 25 personas, personas que permanecieron de pie durante varias horas. Pero él lo consiguió. Incluso vi a una jovencita que tomaba apuntes en posturas más o menos forzadas.

La colección de Arqueología de nuestro Museo es bastante digna. Y lo sería más si hubiese más espacio para instalar más vitrinas. Como siempre que voy al Museo, este sábado me planteé nuevamente la duda: ¿qué es más importante, el continente o el contenido?.

El palacio de las Veletas es un magnífico marco para un museo. Pero tiene, a mi parecer dos inconvenientes. El primero su escasa capacidad. En los sótanos duermen cajas abarrotadas de piezas que jamás veremos. Estoy seguro que las piezas expuestas son las más importantes. Pero siempre queda la curiosidad por conocer alguna más, aunque sea de menor calidad. El segundo inconveniente es la accesibilidad. Hay que recordar que quienes eligieron el emplazamiento lo hicieron con un objetivo bien claro: evitar en lo posible las visitas, enemigas, se entiende. Y ahora, ese objetivo se deja sentir para los que tenemos que acceder al Museo andando y salvando una cuesta que fue la mejor arma poliorcética de la que dispuso Abú Jacub Yusuf.

¿Sería más interesante montar un gran museo, moderno y funcional en la parte llana de Cáceres, al que se pudiera acceder cómodamente?. Sinceramente no lo sé. Son muchas las cosas a las que tendríamos que renunciar entonces. Desde la Puerta de Mérida, o desde la cuesta que nos lleva a Santa Clara, con la torre Mochada flanqueándonos, parece que el alma comienza a prepararse para la magnífica visita que vamos a hacer.

El alma sí. Pero el cuerpo protesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: