Posteado por: fernando2008 | 22 noviembre 2009

Jesús Sánchez Adalid. El caballero de Alcántara.

Hoy quiero pagar una deuda de gratitud con Sánchez Adalid, el Mika Waltari extremeño. Aclaro, para los que no me conozcan, que considero la novela histórica el mejor de los géneros de ficción, y a Mika Waltari el mejor escritor de novela histórica de todos los tiempos.

Jesús Sánchez Adalid me ha hecho pasar muy buenos ratos con la lectura de sus libros. Además, con estos, he sentido lo que yo llamo el síndrome “Bormarzo” al revés. Primero leí “Bomarzo” y luego vi el palacio Médici-Ricardi. Con Sánchez Adalid, primero vi los lugares que él describe, luego leí sus libros y después pude hacer un segundo recorrido aunando lugares y novela. Ventajas de tener un escritor de novelas históricas extremeño que además escribe sobre Extremadura.

Luis María Monroy de Villalobos, a nadie se le escapa el origen de sus apellidos, es ya un experimentado guerrero, viajero y espía. Se ha librado de la muerte en los Gelves, se ha librado del cautiverio en Constantinopla, se ha librado de la sinrazón de la Inquisición, furia ciega que se niega a ver o a escuchar, y vuelve a su tierra, Jerez de los Caballeros. Allí cree haber encontrado la paz y el sosiego junto a su familia, pero la envidia de su hermano y la maledicencia de sus vecinos le empujan, una vez más, por los caminos. Lego en el convento de San Benito de Alcántara, recibe la orden de presentarse en la corte pasando antes, como no, por el monasterio de Guadalupe. En la corte, o más exactamente en Segovia, recibe el encargo del rey Felipe II en persona, de una nueva misión. Y a cumplirla parte frey Luis María, primero a Venecia y luego otra vez a Constantinopla. Y hasta aquí, es lo que puedo decir.

Es una novela muy agradable. Además, tiene al final un glosario donde se explican algunos de los aspectos que en la narración podrían haber suscitado alguna duda. Es pues, muy didáctica, dándonos además una visión general tanto de Extremadura como de la cuenca del Mediterráneo en el siglo XVI.

¿Defectos? Claro que los tiene y yo pecaría de demasiado indulgente si no los pusiera de manifiesto. Pero, para gloria de su autor, no he encontrado ninguno, desde el punto de vista estrictamente histórico.

El principal, a mi juicio, es el de la psicología. Los personajes son rectilíneos y en ninguna de sus manifestaciones se oye soplar “el áspero viento del corazón”. No hay dudas, no hay caídas, no hay traiciones a los propios sentimientos, traiciones que son muy frecuentes en la vida real. Los buenos son buenos, y los malos son malos. Y el Gran Turco es un estúpido borracho. Ojalá en “Griegos en Galilea” las caracterizaciones psicológicas no sean tan predecibles.

Y los adjetivos. En algunos pasajes son demasiados. Lo mismo que mucho condimento puede estropear un guiso, muchos adjetivos pueden estropear un párrafo.

Por último un aspecto negativo de la novela, pero quizás sólo me lo parezca a mí, por ser extremeño. Cuando en Sicilia llegué a la ciudad de Erice, la “Erix” de “El etrusco”, yo ya la conocía gracias a las descripciones de Mika Waltari. Conocía el santuario de Afrodita, el pozo sagrado, los taludes verticales que rodeaban el pueblo. En “El caballero de Alcántara” se despacha con cuatro pinceladas a Jerez, a Alcántara, a Guadalupe. Echo de menos una descripción más detenida de nuestros lugares.

Aunque en honor a la verdad debo confesar que el templo de Afrodita en Erix ya no existe. El pozo existe todavía, pero su recinto estaba cerrado el día en que fui. Mala suerte.

Anuncios

Responses

  1. Hace un buen tiempo (años ya), un buen amigo me recomendó Sinuhé , el egipcio. Me gustó tanto que de inmediato compré El etrusco. Pero, como dice Borges, ya se me desdibujaron. Lo que recuerdo es que me gustaron bastante.

    No sabía que lo tuvieras en tan alta estima a Mika Waltari, pero comparto tu opinión.

    Si Sánchez Adalid es tan bueno, habrá que hacerle un espacio.

  2. Sánchez Adalid es bueno y para mí es doblemente bueno porque describe los paisajes de Extremadura en los que vivo. Yo he tenido tres “El etrusco”. Los dos primeros tuve que tirarlos porque estaban ya desencuadernados. Este tercero tiene una encuadernación buena y me está durando más. De “Sinuhé el egipcio” sólo he tenido un ejemplar porque tiene una encuadernación fuerte. Como ves, prefiero los libros baratos, porque así puedo comprar más. Aunque ahora me estoy planteando el lector de pdf. Ya no me queda sitio más que para dos libros en mi casa.

  3. Sí, es verdad. La edición que tengo entre manos de Moby Dick es una edición barata de los años ochenta. Lo compré en una librería de viejo por unas cuantas monedas y parece que ha viajado mucho.

  4. Eso es lo mejor. Un buen libro por poco dinero. Las ediciones de lujo sólo sirven para adornar. Y para eso ya están los floreros.

  5. Me ha decepcionado “El caballero de Alcántara”. Me ha parecido monótono, sin emoción. Los acontecimientos se suceden con excesiva lentitud y a los personajes les falta fuerza, carácter. No comprendo cómo El Mozárabe y El caballero de Alcántara puedan ser obras del mismo autor.

  6. Creo que “El caballero de Alcántara” está enfocado al público juvenil. Yo ya he apuntado alguna pega a la novela, pero será que me conformo más y no pido virguerías a la novelística extremeña. Esperemos a “Griegos en Galilea”. Pero tienes razón; no hay ninguna sorpresa en el libro. Y pocas descripciones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: