Posteado por: fernando2008 | 4 octubre 2009

El creacionismo.

Creación

El Universo no tiene porqué estar en perfecta armonía con los deseos humanos

Carl Sagan.

– El primer día hizo la luz. El segundo día hizo el firmamento. El tercer día separó las aguas de la tierra y cubrió ésta de plantas. El cuarto día hizo el sol, la luna y las estrellas. El quinto día produjo las aves y los peces. El sexto día hizo el resto de los animales, el primer hombre y la primera mujer.

– ¿Lo ves, Adso?. No es tan difícil. Dominas ya el primer capítulo del “Génesis”.

– No lo creas, fray Guillermo. Tengo muchas dudas.

– ¿Qué clase de dudas?

– Pues que si bien en el primer capítulo del “Génesis” dice esto, en el segundo dice: “El día que Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. Entonces Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. ¡Unos renglones más abajo y la historia cambia completamente! Así no hay manera.

– Adso, la Biblia no es un libro de historia.

– Y cuando dice que el paraíso están entre cuatro ríos “El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eúfrates”.

– ¿Y qué problema tienes con este versículo?

– Maestro ¿si yo te dijese que existe un lugar regado por un río de Arabia, otro de Etiopía y dos de Mesopotamia, ¿qué nota me pondrías en Geografía?

– La Biblia no es un atlas geográfico.

– Fray Guillermo, estás empezando a cansarme. Ya sé que es lo que la Biblia no es. Explícame, por favor, lo que realmente es.

– La Biblia es la eterna palabra de Dios. “Sólo la palabra de Dios es una realidad sólida – dice Benedicto XVI,– y, por tanto, es preciso y urgente cambiar el concepto de realismo. Realista es aquel que reconoce la realidad en la palabra de Dios”.

– Vale. Si la realidad es lo que crea la palabra de Dios ¿por qué la palabra de Dios trasmite unos conceptos tan primitivos y tan falsos?

– ¿Deseabas acaso que Dios revelase la teoría de la relatividad?. Las mentes de aquella época no podrían comprenderla?.

– La Biblia dice cosas más incomprensibles y nadie pestañea. Pero yo no pido revelaciones de la Física actual. Pido que no ponga juntos cuatro ríos que están separados por miles de kilómetros, pido que no ponga a Nabucodonosor en el trono de Asiria. Eso no es revelación divina. Eso son errores humanos, demasiado humanos.

– ¡Librepensador estás! Quisiera creer que es por el comienzo del curso.

– Si vamos por el capítulo primero y estoy así… ¡no quiero ni imaginar cómo estaré cuando llegue al último!. Pero tengo otra pregunta: ¿Por qué Dios hace al hombre de barro?.

– Esa si puedo contestarla de acuerdo con tus nuevas ideas librepensadoras. Porque estaban en Mesopotamia y en Mesopotamia la materia prima de todo era el barro. Si hubiesen estado en América, Dios formaría al hombre con harina de maíz. Hay una leyenda maya sobre esto.

– ¿Lo ves?. El Dios creador del Universo se hace alfarero porque en Mesopotamia entienden muy bien el trabajo de los alfareros. ¿Se adapta Dios al hombre, o es el hombre el que crea, con las cosas de su entorno, a Dios?. Como decía Voltaire: “Los dioses tienen por norma hablar la lengua de sus adoradores. Si los burros creyesen en Dios, escucharían sus sagrados rebuznos”.

– ¡Primero librepensador, y ahora volteriano!. Adso, estás tomándote demasiado en serio tu status de curso superior.

– Sí, la libertad de pensamiento nunca se ha visto bien entre estos santos muros. Pero el tema que nos ocupa es el de la Creación. Según la Biblia en un momento determinado, que para el arzobispo Ussher fue el 23 de octubre del año 4004 a C., y en un acto único se produjo el gran evento. No hay evolución, todo aparece acabado y perfecto.

– Sólo faltaba Darwin y ya ha aparecido. Ahora harás la profesión de fe evolucionista.

– Ahora haré otra pregunta. Dios hizo el mundo en siete días ¿y el octavo bajó a escondidas a la Tierra para llenarla de fósiles de animales que en realidad no existieron jamás?. ¿Se bajó una noche del altar de la catedral de Burgos para crear Atapuerca?. Ese no es Dios. Es el genio maligno que imaginó Descartes.

– No hay que tomar la Biblia literalmente.

– Eso ya lo sé.  Cuando se dice “No matarás” el Dios de los Ejércitos está diciendo que no debes abortar. Cuando se dice “Amaos los unos a los otros” hay que pensar en el amor de la Santa Inquisición. Pero cuando se dice “Tú eres Pedro” hay que tomarlo literal y figuradamente.

– Sé que consideras la Biblia al mismo nivel que “Las mil y una noches”.

– ¡Eso quisiera la Biblia!. “Las mil y una noches” es una simpática colección de cuentos que no han hecho nunca mal a nadie. Pero la Biblia sí lo ha hecho.

– Bueno, quizás lo haya hecho en el pasado. Pero en la actualidad…

– En la actualidad se sigue dando la batalla del creacionismo. El fanatismo de unos pocos que quieren imponer sus supersticiones a todo el mundo, simplemente porque ellos creen que lo ha dicho Dios.

– Reconozco que en Estados Unidos se ha llevado demasiado lejos la polémica de la enseñanza del creacionismo en las escuelas. Para ellos, la fe es importante.

– Mark Twain también era estadounidense y sin embargo decía que “La fe es creer en aquello que sabemos que no existe”. Tanto se han forzado las cosas que se ha llegado al ridículo. He visto un documental en el que un grupo de “científicos,” con comillas, han descubierto, mediante un programa de ordenador, una serie de profecías en la Biblia. Cuando se escribió la Biblia, se puso en ella, en clave el asesinato del presidente Kennedy, con el lugar y el nombre del asesino.

– ¿Lo ves?. No hay nada mejor que poner en tu vida un poco de lo sobrenatural. ¿Y cómo terminó el asunto?

– Pues como tenía que terminar. Otro grupo de científicos con el mismo programa de ordenador descubrieron cosas increíbles en otro libro.

– ¿En otro libro sagrado?

– No. En “Moby-Dick”

– Te veo crispado. El comienzo del curso te ha sentado mal. Para arreglarlo Adso te voy a dar una razón de peso a favor del creacionismo.

– Tendrá que ser de mucho peso.

– De peso y que te entrará por los ojos. Tú conoces la “Eva” de Durero. También conoces a “Ardi” la hembra “Ardipithecus ramidus”, que se considera hoy por hoy, la madre de la especie humana. Míralas y dime: ¿A los pechos de cuál, so mamífero, preferirías comenzar tu vida?

– Vistas así las cosas…

Eva. Durero.

Eva. Durero.

Ardi. Ardiphitecus ramidus

Ardi. Ardiphitecus ramidus

Anuncios

Responses

  1. Me encantan las casualidades de la vida. Esta semana comienzo el tema sobre la evolución y me encuentro con este regalo en los periódicos. ¡Y no es el primer año que ocurre!
    Por cierto, te has ido demasiado lejos. Mucho más cerca de lo que piensas, y no precisamente en templos sagrados, se defiende el creacionismo.

  2. Ya sabes que las cosas son como son y ocurren como ocurren. Supongo que el regalo es Ardi. Dime dónde, más cerca, se defiende el creacionismo. ¿En la cueva de Maltravieso?

  3. Excelente imagen, Fernando (la de Fray Guillermo).

    Será mi espíritu de ateo, pero estos artículos son los que más disfruto.

    En especial, estoy contigo en la parte de “tomar literalmente la Biblia”. Cuando se trata de torcer significados textuales, para los creyentes la Biblia es una metáfora. Cuando se trata de justificar incoherencias, la Biblia es palabra cierta e inmutable.

    Nota aparte, la Biblia nos ha dejado cosas maravillosas, y en este artículo hay dos: Durero y Miguel Ángel.

  4. Como cada vez me meto más en m i personaje, quería ponerle su cara.
    A mí este tema me inspira mucho. Me inspira mucha rabia. ¡La cantidad de mentiras que nos han enseñado y de las que no nos damos cuenta, porque nunca se nos ocurrió analizarlas.
    No es la Biblia la que nos deja obras de arte. En la iconografía bíblica se han inspirado grandes artistas, pero también la iconografía pagana nos ha dejado obras maravillosas. El mérito de la Biblia es haber creado una gran iconografía y el mérito de los grandes artistas está en plasmarla. Pero el Zeus o la Atenea de Fidias también eran obras maravillosas.

  5. Lo único cierto e inmutable de la Biblia es que Dios nos quiere con amor infinito pero nos deja libres infinitamente para aceptar su amor o rechazarlo, y el rechazarlo tiene sólo la consecuencia de perderse su amor, nada más. Eso es lo que “esconde” la Biblia, todo lo demás son modos de decir eso con más o menos acierto gracias a los condicionantes culturales de cada época.

  6. Con el mismo amor infinito con el que un padre deja a su hijo pequeño al lado de un enchufe y respeta la libertad del niño. En Auschwitz Dios respetó la libertad de los nazis, pero no la de los judíos. Su infinito amor le hace crear enfermedades “para probarnos”, pero respeta la libertad del científico para no encontrar la cura. O respeta la libertad de los científicos para crear la bomba atómica, pero no se preocupa de la libertad de Hirosima, ni da su infinito amor a Nagasaki. Creo que la Biblia ha producido más crímenes de los que ha evitado.

  7. El Dios que Jesús nos presenta no puede, no sabe, evitar eso, nos lo presenta cuando en un momento algunos le niegan la entrada al pueblo y los discípulos le dicen “haz que llueva fuego y destruya este pueblo” pero él les dice “no sabéis de qué espíritu sois”; si ese pueblo no quiere recibirle no lo puede forzar ni tampoco castigar, pues eso sólo consigue hacerse ver como vengativo y a ser temido y reverenciado sólo por temor, nunca por amor y por ese temor generar miedos y guerras. Dios no puede evitar que Jesús muera en la cruz, Jesús no puede forzar no ser torturado, si lo hubiesen hecho nada habría cambiado y Dios seguiría siendo ese ser lejano, caprichoso y vengativo. La enfermedad es parte de la naturaleza que somos y parte de la creación y fruto de la evolución.

  8. ¿Es esta la opinión ortodoxa e infalible de la Iglesia, o es una opinión personal tuya?

  9. Desde aquí y en ahora no tengo material para fundamentar que esto no es mi opinión personal no fruto de mi investigación aunque sí fruto de mi experiencia.

  10. Esa es la ventaja que tengo yo. Puedo fundamentar mis opiniones aquí y ahora porque son exclusivamente mías.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: