Posteado por: fernando2008 | 27 septiembre 2009

Sylvia Nasar. Una mente maravillosa.

Una mente maravillosa

Después de un largo silencio, quiero retomar de nuevo la comunicación pidiendo disculpas y dando explicaciones. Es lo mínimo que debo hacer.

El comienzo del curso es duro y difícil para los profesores. Yo lo comparo con una mudanza. Nuevos alumnos que conocer, nuevas aulas que explorar, nuevo horario al que acostumbrarte y una revisión, más o menos exhaustiva de contenidos y programaciones. Si además añadís a todo esto ciertos achaques (mis viejos huesos no responden ya como debieran), creo que hay motivos suficientes para esperar vuestro perdón.

Bueno, ahora la explicación. En primer lugar, no es la película la que voy a comentar. No quiero abrir una sección más en mi bitácora. Comentaré el libro de Silvia Nasar. ¿Y cómo yo, un hombre de letras, me adentro en las matemáticas?. Pues porque soy un tacaño. Durante mis vacaciones viajo con una maleta cargada de libros pero, si encuentro alguno interesante en el sitio a donde llego, ahorro mis lecturas y me dedico a leer los libros ajenos.

Por este motivo he conocido esta biografía de John Forbes Nash Jr. Había oído hablar de la película, pero las matemáticas me daban un poco de aprensión. Nada más lejos de la realidad. Silvia Nasar ha conseguido construir una biografía apasionante en esta obra.

Nash es el típico chico empollón, alejado de las travesuras de la infancia, estudiante brillante con problemas de integración. Cuando logra ser reconocido como un brillante matemático se aprovecha de este reconocimiento para ignorar las convenciones que no le gustan. Y las ignora ampliamente. Tiene dos hijos con dos mujeres distintas, ignora egoístamente tanto a los hijos como a las madres y coquetea con la homosexualidad. Su vida es un constante entrar y salir de clínicas psiquiátricas y, cuando no puede hacerse ya cargo de una tarea reglada, vagar por los campus universitarios, rodeado de una admiración no exenta de miedo. Alguien ha dicho que la esquizofrenia produce insensibilidad al dolor físico. Pero no es solamente eso; también es embotamiento, apatía e indiferencia a causar dolor a los demás, incluyendo a los más allegados. El principal placer de la vida de Nash se lo da el trabajo científico, no la proximidad emocional con otras personas.

En su proyección pública, Nash es un profesor de Princeton, donde trabaja con genios como Einstein o Von Neumann, desordenado e ininteligible, tremendamente egocéntrico. Rechaza la política “por considerarla un desperdicio inútil de los esfuerzos intelectuales”,  rechaza todo lo que esté relacionado con la religión por el mismo motivo e incluso rechaza “enseñar o pretender hacerlo”. Llega un momento en el que su vida se reduce a estudiar problemas matemáticos y a usar ordenadores. Se considera más allá del bien y del mal. Según su hijo, Nash “se consideraba un racionalista, un librepensador, algo parecido al señor Spock del Enterprise”. Desde luego, no es una mala meta.

Evidentemente, el problema de Nash fue siempre la esquizofrenia y todos los que han estudiado su vida han tomado dicha enfermedad como punto de partida para las explicaciones de su conducta excéntrica. Internado cuando su mujer estaba embarazada la explicación inmediata es “envidia del feto”. Incluso se habla del “pánico homosexual” para explicar algunas crisis de Nash, aunque esta idea del pánico está ya superada en la moderna psiquiatría. Pero, de todas las elucubraciones que se hacen sobre la esquizofrenia, quiero reflejar una que a mí me ha hecho pensar mucho: “No se ha demostrado que ninguno de los acontecimientos de la vida que se saben que producen desordenes mentales como la depresión, tengan relación con el surgimiento de la esquizofrenia, pero varios estudios recientes (1998) han demostrado que la instrucción militar básica en tiempos de paz puede precipitar dicho trastorno en hombres que hasta entonces no se creían vulnerables a la enfermedad”. Si alguien quiere confirmar la exactitud del párrafo entrecomillado, está en la página 185.

Esta esquizofrenia es la que le lleva del puesto de profesor universitario o de miembro de la RAND, al hospital psiquiátrico y después a una especie de limbo por el que transita Nash entre bibliotecas y comedores universitarios, mientras que los estudiantes inventan leyendas sobre él y sus antiguos compañeros le creen muerto. Por cierto, la RAND o “Research and Developement” es una empresa de las fuerzas aéreas de los Estados Unidos, que se dedica a buscar talentos para emplearlos en la investigación sobre la guerra intercontinental. Según las malas lenguas, esta corporación fue la que inspiró a Asimov su “Fundación”. Pero yo no me lo creo. Tanto la Primera Fundación como la Segunda Fundación son corporaciones, más o menos secretas, que trabajan para llevar a la humanidad a la plenitud, no para sumirla en un holocausto nuclear.

Bien. Tenemos a un “genial matemático pero extravagante ciudadano” dentro del laberinto de su enfermedad. Lo que caracteriza a la esquizofrenia son creencias falsas que constituyen un rechazo radical a la realidad convencional y que, con frecuencia, comportan interpretaciones erróneas de las percepciones o las experiencias. Los delirios serán pues el producto de la lucha de la mente por hallar sentido a lo extraño e incomprensible. Hay que subrayar que el pensamiento esquizofrénico no responde al azar sino que, y eso es el gran problema para la psiquiatría, se ciñe a reglas obscuras y de difícil comprensión. Pero  la capacidad de captar aspectos de la realidad cotidiana permanece intacta. Nash lo sabía, y lo manifestaba con frases como éstas: “El concepto que quiero describir, quizás parezca absurdo”. O “Es imposible ser sociable y estar loco al mismo tiempo”. Y,  en un esfuerzo titánico,  comienza a luchar por su cordura “De forma gradual, comencé a rechazar intelectualmente las líneas de pensamiento influidas por el delirio”. Pocas veces en la historia de la Psiquiatría podemos asistir a una lucha semejante: un esquizofrénico que rechaza racionalmente sus delirios. Y esta lucha ha llegado a buen fin. Si bien no podemos decir que hoy Nash es una persona a la que se considere completamente normal, sí podemos decir que es una persona integrada, que se niega a publicar sus obras completas, porque piensa que aún puede añadir a lo escrito “cosas nuevas e interesantes”.

Para terminar ¿cuál es la importancia de Nash en la ciencia moderna? Sus investigaciones sobre la “Teoría de los juegos”. Por ellas ganó el “Premio de Ciencias Económicas del Banco Central de Suecia en memoria de Alfred Nobel”. Porque, digámoslo de una vez, no existe el Premio Nobel de Economía. Es una leyenda urbana más. Nash ganó ese premio que se “considera” el premio Nobel de Economía, pero en realidad no lo es.

¿Tan importante es la “Teoría de los juegos”.  Pues sí. Es importante y tiene una gran aplicación práctica. Es una teoría matemática que puede “descender” a su aplicación práctica en el terreno de la economía.

En día cinco de diciembre de 1994, mientras Nash estaba en Estocolmo, se produjo, según Sylvia Nasar, “la mayor subasta de todos los tiempos”. Se subastaba el espacio radioeléctrico a través del cual se desplazan las ondas de los móviles, para que todas las ciudades de EE.UU. tuviesen tres servicios de telefonía móvil que compitiesen entre sí. La subasta generó unos 7.000 millones de dólares de ganancias, porque se hizo mediante un nuevo sistema, sistema basado en las teorías de Nash. Fue una demostración de que “si alguien reflexiona en profundidad sobre un problema puede hacer que el mundo funcione mejor. Es un triunfo del pensamiento puro”.

Por fin llegamos a la clave del asunto. El “triunfo del pensamiento puro” es como sacar más dinero en un subasta. La idea de Adam Smith sobre “la mano invisible” y “la competencia perfecta” ha sido sustituida por la “Teoría de los juegos”.

Money money.

Anuncios

Responses

  1. ¡Bienvenido a este mundo de locos!

    😀

  2. Me asustas Jomer. ¿Hay un mundo, aún más loco que el de la enseñanza?

  3. Por supuesto… es de la política.

    😀 😀 😀

  4. Por eso me estoy haciendo el enfermo de lumbago y no escribo sobre política nacional. Es que tengo mucho sentido del ridículo

  5. Ni más ni menos. Es que esa “especie”, los llamados políticos y más si derivan hacia un extremo que a otro, son mentirosos, cínicos, tramposos, ladrones, mala gente en general y claro, con ese bagaje, inculcan a nuestros jóvenes, que todo vale, que no pasa nada por mentir, por engañar, por robar, ser mala gente, etc. y luego esa sociedad que permite que esos políticos deleznables sigan en circulación y de tanto en tanto, manden en la política nacional, se rasga las vestiduras con esta juventud maleducada y enroscada al botellón y a las drogas. “Manda huevos…”
    😦

  6. Hey, I read a lot of blogs on a daily basis and for the most part, people lack substance but, I just wanted to make a quick comment to say GREAT blog!…..I”ll be checking in on a regularly now….Keep up the good work! 🙂

  7. So true. Some of his posts are definately, brilliant.
    Big hugs, Fernandito 🙂

  8. Soy brillante, soy pompeyano, Taoteh. Sólo tengo un pequeño defecto: no sé inglés.

  9. Déjate de Pompeya, tú eres Fernando. Y eso, lo está diciendo todo.
    Bill señala que suele leer muchos blogs, pero que la gran mayoría, como que les falta ingrediente, sustancia, y que quiso hacerte un comentario breve o rápido para afirmar que tu blog es grande, bueno.
    Que seguirá revisándolo a partir de ahora, y que continúes con el buen trabajo.
    Yo comenté: Muy cierto. Algunos de sus posts son, definitivamente, brillantes. Abrazotes, Fernandito.

    Un beso 🙂

  10. ¡Eres tú la que me pusiste el nombre ¿te acuerdas?. Gracias por la traducción.

  11. Gracias, Bill. Es muy halagador tu comentario. Espero seguir escribiendo mucho tiempo y espero que tú me sigas leyendo y encontrando mi bitácora interesante.

  12. No hay que darlas. Vete tú a saber por qué lo dije, ¿no? Aleee, besitos.

  13. Ale, muchos besitos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: