Posteado por: fernando2008 | 31 agosto 2009

E. Rutherfurd. Rusos.

Rusos 1

Como soy un pesado, me gustan las cosas pesadas, tales como las comidas pesadas de las freidurías gaditanas, y los libros pesados. “Rusos” de Edward Ruthefurd, es uno de los libros pesados que me han gustado estas vacaciones. Más de mil páginas, en dos tomos.

Una vez leí que el tiempo es la posibilidad de que dos cosas ocupen el mismo espacio. Pues sobre esa posibilidad, Ruthefurd ha construido una saga, una novela-río, a la que no puedo por menos que comparar con los “Episodios Nacionales” de Benito Pérez Galdós. Por supuesto, Galdós sale ganando en dicha comparación.

La novela comienza cuando un chico va al bosque, cree encontrar en él al “Pájaro de fuego” y resulta que dicho pájaro es la cimera del casco de un alano, tribu sármata que se llamaba a sí mismo “los pálidos” o “los radiantes”. A pesar del peligroso comienzo, la historia no termina mal. El chico vuelve con su madre y el alano vuelve ala inmensidad de la estepa. Y sobre ese mismo lugar se irán reencontrando los descendientes del niño y del alano, los descendientes del campesino sedentario y del guerrero nómada. La saga comienza en el 180 d C. Y termina en el 1990 en Norteamérica, donde se han refugiado los descendientes de las dos familias.

Sobre la tierra que recibe su nombre de la palabra “Rus” que significa “brillante” se van sucediendo como en un friso personajes y acontecimientos. Vladimiro de Kiev, Gengis Kahn, Iván el Temible (sic), Pedro el Grande, Catalina, los zares, Rasputín, Lenin.

Además el autor, introduce con gran maestría detalles curiosos, como el del nombre de la “Horda de oro”. El mundo, para los mongoles, estaba dividido en cinco zonas: el norte, negro, el sur, rojo, el este, azul y el oeste, blanco. El centro del mundo, o sea Mongolia, tenía el color dorado. O como el nombre del “aqua vitae” de los polacos. Los rusos nunca pronunciaron bien el latín, por lo que “rusificaron” su pronunciación. Efectivamente; “aqua vitae” pasó a pronunciarse “vodka”.

Hay unas escenas hilarantes, como la descripción de la revolución decembrista de 1825, cuando a unos soldados se les dice que griten: ¡Constantino y Constitución! y los pobres piensan que “Constitución” es el nombre de la esposa de Constantino. La Revolución de Octubre tampoco sale muy bien parada: los cañones del “Aurora” no tienen proyectiles y disparan balas de fogueo. Los cañones de la fortaleza Pedro y Pablo sí los tienen, pero a sus artilleros les falta puntería: no consiguen hacer blanco en el Palacio de Invierno, a pesar de estar exactamente enfrente.

Al final, los descendientes de las dos familias se encontrarán en Nueva York, un sitio a salvo de las diabólicas ideas de Ulianov, un revolucionario que eligió el nombre del río Lena para su nombre de guerra. Ese Lenin que era de etnia kalmuka, o sea tártaro. Alguien que no tenía en sus venas ni una sola gota de sangre rusa.

Rusos 2

Anuncios

Responses

  1. ¡Qué interesante, Fer!
    Me ha encantado la historia de esta historia, jeje. ¿Dos tomos de más de 1000 páginas? me da un poco de miedo, o un poco de vértigo, pero parece tan interesante. Es que, me han transmitido de una manera tan buenas las guías la historia de Rusia y todo lo que iba pasando por allí, que me llama mucho la atención ahora mismo. Mmmm, creo que la visita va a ser en breve. Te mantengo informado.

  2. Pues nada, aquí te estaré esperando con el café y los dos tomos de “Rusos”. Trae el fastuoso album de fotos bolcheviques

  3. Ya tengo el fastuoso album entre mis manos y es precioso. Te gustará.

  4. Vale. Ardo en deseos de verlo

  5. Vaya, suena bastante bien.

    Creo que fue Hemingway quien decía usar la estrategia de “punta del iceberg” en la que el autor escribe sobre algo como al pasar, dando a entender que si no se extiende mas allá es solo por cuestión de tiempo o espacio, pero que el conocimiento lo tiene de sobra, cuando en realidad lo que plasma en la obra es lo único que conoce.

    Pues este libro me suena a punta de iceberg, pero obviamente el resto sí existe, habrá que ponerse a leer esta novela.

    Nota: la lista ya se acerca a Bomarzo, así que pronto te daré mi opinión del libro.

  6. ¿Dónde estabas, Edgar? Echaba de menos tus comentarios

  7. Oh, andaba por aquí y por allá. Más por allá que por aquí, en todo caso. Pero ya estoy de vuelta y tengo mucho material de tu bitácora por leer, gracias a esa constancia que le imprimes a este proyecto.

  8. Siempre tienes elogios para mí. Así da gusto escribir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: