Posteado por: fernando2008 | 14 agosto 2009

Julián Barnes. Arthur & George.

PN659_G

Todavía quedan novelas sobre Sherlock Holmes. Buen, en realidad, esta novela no es sobre el famoso detective, sino sobre su creador Sir Arthur Conan Doyle. Y no es una novela, sino una crónica novelada de un episodio de la vida de Sir Arthur.

En un pueblecito de Inglaterra vive un pastor anglicano de origen parsi, una minoría hindú. Aparentemente la gente no rechaza al pastor, pero cuando se casa con una escocesa y tienen dos hijos, uno de ellos, George, empollón y formal, sufre el acoso de sus compañeros, granjeros que no se distinguían por sus mentes despejadas. El joven George soslaya como puede este ambiente desfavorable, estudia y se convierte en un prometedor y aburrido abogado.

De repente, comienzan a ocurrir cosas desagradables en ese pequeño pueblo. Cartas anónimas, desapariciones de objetos (la llave de una escuela) que aparecen en la puerta de la vicaría, mirlos muertos y ataques a animales más grandes, como caballos. La policía decide que el culpable es el pobre George, simplemente porque, como le decían sus compañeros de colegio, “no es de los nuestros”. George es juzgado y condenado a siete años de trabajos forzados.

Bien, esta es una de las dos biografías. La otra es, evidentemente, la de Sir Arthur. Todos la conocemos, por lo que no voy a insistir en ella. El nexo entre el médico escritor de fama y el preso de otra raza se establece mediante la fórmula de “estar en el momento adecuado y en el lugar adecuado”. Sir Arthur acaba de perder a su primera mujer y está planeando casarse con la segunda, Jean. Siente remordimientos por hacerlo tan pronto, máxime cuando ha estado viéndose (recordad que estamos en la Inglaterra victoriana) con Jean, aprovechando la enfermedad de su primera esposa. Está nervioso, deprimido y la condena de George le sirve de revulsivo. Se lanza a la acción, y la primera impresión que recibe de George será que es inocente. No por los inteligentes razonamientos de Sherlock, sino por el ojo clínico del médico oftalmólogo Conan Doyle: George tiene más de ocho dioptrías en cada ojo y no usa gafas. No ha podido acuchillar animales con tanta precisión en la obscuridad.

Sir Arthur comienza a investigar y establece la inocencia de George, pero no con la solidez de Sherlock Holmes. Es más, el capitán de la policía que ha detenido a George no se siente en absoluto impresionado por él. Se niega a ser el tonto de Lestrade y llega a encolerizar a Arthur. Se produce el indulto de George, el cual sale de la prisión, pero no es exonerado de todos los cargos. La burocracia victoriana se niega a reconocer el error.

George, satisfecho a medias, es honrado con la amistad de Sir Arthur. Incluso es invitado a la boda, a la que asistirán todo tipo de personajes de la época, desde el alegre Jerome K. Jerome, al sombrío Bram Stoker. Conan Doyle seguirá con su cruzada por las cosas que él considera justas, como por ejemplo devolver Gibraltar a España, hasta que muere. Como era un reconocido defensor del espiritismo, se establece en su memoria una velada espiritista, a la que asiste su viuda, sus hijos y George, que piensa por un momento lleno de horror, que su padre muerto le manda un mensaje, pero resulta que el mensaje es para un hombre sentado unas filas más atrás.

Es una novela interesante, pero, a diferencia de las de Conan Doyle, Julián Barnes deja muchos cabos sueltos. Es podríamos decir una “obra abierta”, en la que el lector puede establecer los posibles desenlaces.

Además, Barnes tiene el indiscutible mérito de hacer que una anécdota verídica de la vida de Conan Doyle se convierta en una historia llena de vida.

Y hablando de vida, queridos lectores, vivid con intensidad los próximos quince días, que yo pienso hacer lo mismo. Nos leemos a primeros de septiembre.

Anuncios

Responses

  1. He leído casi todos los cuentos y todas las novelas de Sherlock Holmes, pero nunca me he interesado mucho por la vida del autor. Bastante he encontrado en los estudios preliminares y prólogos de cada obra.

    Pero este libro que mencionas, gracias a que está más cerca de la novela que de la biografía, parece disfrutable.

  2. Pues esta obra es muy interesante, Edgar. Es un trozo real de la vida de Conan Doyle, donde su instinto detectivesco no sale tan bien parado como en sus novelas. Claro que eso es la vida real.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: