Posteado por: fernando2008 | 22 julio 2009

¡Gibraltar español!

gibraltar_espanol

– ¡Gibraltar español!
– Adso, deja de agitar esa bandera, de dar gritos y siéntate.
– ¡Qué poco patriota eres, fray Guillermo!
– Yo he jurado defender esa bandera hasta la última gota de mi sangre y tú no. Yo me he molestado en documentarme sobre ese tema, y tú no. Juzga pues, quién es más patriota y quién menos.
– Yo también me preocupo en documentarme sobre esa injusticia histórica. Te lo estoy preguntando ahora.
– Muy propio de ti y de tu patriotismo. Te sientas sobre tu trasero y esperas a que otros recaben información y te la den ya procesada.
– Es que tú sabes mucho, fray Guillermo.
– Te voy a desvelar un secreto, Adso. ¡Cuando nací era exactamente igual que tú! Lo que pasa es que, desde entonces, he progresado mucho.
– Vale, maestro. Deja de reñirme y comencemos. Estarás de acuerdo que la pérdida de Gibraltar fue una injusticia histórica.
– La pérdida de Gibraltar fue como consecuencia de una de las muchas guerras que España perdió en el siglo XVIII. Concretamente porque el rey Carlos II, paradigma de sangre limpia y sangre pura, no fue capaz de tener un heredero. Inglaterra, que es pérfida pero que no es tonta, se apoderó de la roca, porque dicha roca tenía muchas ventajas para el imperio británico.
– ¿Cuáles?
– Que era un magnífico punto de avituallamiento para los barcos ingleses y que los cañones de su fortaleza controlaban el paso del estrecho de Gibraltar. Pero en el siglo XXI, las ventajas han cambiado. Los barcos tienen ya frigoríficos y no necesitan ir parando para repostar, y los misiles han hecho que los cañones de costa sean obsoletos.
– Pero algunas ventajas tendrá Gibraltar para que los ingleses se aferren a la injusticia.
– Que es una tierra de nadie, donde el contrabando y el tráfico de drogas es más fácil. Este vacío de poder le hace ser la sede ideal de un paraíso fiscal.
– Lo que imaginaba ¡Una cueva de ladrones! ¡La última colonia de Europa! ¡Qué vergüenza! ¡Y que no hayamos intentado recuperarla!
– Lo intentamos, Adso, lo intentamos. Varias veces. Una de ellas, el Gran Asedio, fue mandada por el duque de Crillón. Al finalizar, una sátira recoge la recompensa de Crillón.

Y el regio patrón
dio por galardón,
(más que no a Colón),
al dicho Crillón,
primero el cordón,
después el bastón,
después el Toisón,
después la pensión,
con mucho vellón.
Después de Mahón,
hubo promoción,
de todo pelón,
hubo comedión,
iluminación,
“Tirana” y canción.

– Entonces, recuperamos Gibraltar.
– Recuperar, lo que se dice recuperar no lo recuperamos. Los ingleses nos derrotaron una vez más. Pero no importó. Se organizó un fiestorro por todo lo alto, que era lo que realmente se quería. Gibraltar siempre ha sido…
– Una reivindicación histórica del pueblo español.
– Y un burladero magnífico para el poder. Cuando las cosas iban mal, el grito de ¡“Gibraltar español”! unía todas las voluntades. Recuerdo una vez, cuando los exaltados patriotas españoles rodeaban la embajada británica, el ministro de la Gobernación español telefoneó al embajador preguntando si quería que mandase más policías. El flemático embajador contestó: “No deseo que manden más policía. Deseo que manden menos manifestantes”.
– No te lo tomas en serio. Y seguro que apruebas la visita de Moratinos al peñón. ¡Trescientos años de firmeza española tirados por la borda.
– Si lo consideras fríamente, no se puede tirar una cosa que no existe. Los trescientos años de firmeza no han dado ni un resultado. Y hay cosas más importantes que sacar pecho y gallear.
– ¿Más que el orgullo español?
– Más. Cien mil barcos pasan anualmente por el estrecho de Gibraltar. Veinte mil entran en el puerto y, como no hay control, hay accidentes, vertidos, contaminación. Gibraltar es la colonia que más contamina de Europa. Además, la droga y el paraíso fiscal medran muy bien a la sombra del orgullo español.
– ¡Pues a mí me hubiese gustado estar al lado de los que en nuestro lado de la verja enarbolaban la bandera española!
– Y a mí me gustaría más que esos señores llevasen la bandera también en sus carteras y no hiciesen negocios sucios con Gibraltar. Que los barcos monocascos no tuviesen permiso para entrar en la bahía de Algeciras y que la Guardia Civil no tuviese problemas para perseguir la droga en las aguas del Estrecho.
– Pero que Moratinos hubiese contado con el resto de los partidos antes de hacer la visita.
– ¿Más? El ministro ha dicho bien alto y bien claro que en una reunión mantenida con los grupos de ambas cámaras el pasado 8 de julio, ningún representante del PP dijo que su visita al Peñón fuera “inconveniente o incorrecta, ni que no se debía realizar”, sino “todo lo contrario”. Tanto en el Congreso como en el Senado, todos los partidos dieron el visto bueno a esa visita. ¿O crees que Moratinos fue a Gibraltar porque ese día le dio por ahí?
– Entonces, ¿por qué el PP ha montado este escándalo?
– Porque cree que el poder le viene directamente de Dios, y todo aquél que ejerza el poder,  si no es de su partido, no está legitimado. Se ataca a “Desatinos” como se atacó a Fernando Morán en su día, con chistes el más moderno de los cuales se le había aplicado ya a Alcibíades. Para el PP sólo ha existido un buen ministro del Interior.
– ¿Cuál?
– Charles Maurice de Talleyrand. Un señor que antes de la Revolución Francesa fue obispo de Autun, durante la revolución fue revolucionario y con Napoleón fue ministro de Asuntos Exteriores. Y que, a pesar de ser cojo, llegó a tiempo.
– ¿A tiempo de qué?
– A tiempo de bailar en el baile que se celebró en Bruselas para festejar la caída de Napoleón. Da lo mismo lo que hagan los Otros. Está mal.
– Maestro, en el PSOE hay mucha gente que hace mal las cosas.
– ¿Sí? ¿Podías hacerme una lista?
– Claro. Solbes, que no tuvo fuerzas para enfrentarse a la crisis. Magdalena Álvarez, de talante despótico. Bermejo, el ministro cazador. El director del Centro Nacional de Inteligencia, pescador de peces espadas. Muchos.
– ¿Y dónde están ahora esos señores?
– ¡En su casa, de la que nunca debieron salir!
– Bien. Pues ahora hazme una lista de las personas del PP que lo hayan hecho mal y estén cesados o hayan dimitido.

Anuncios

Responses

  1. No intentes hacer esa lista, maestro, porque, o una de dos, o no tendrás papel suficiente para escribir sus nombres o se te encogerá el alma a medida que los vayas escribiendo y eso, no te dejará dormir nunca más.
    Ni lo intentes porque como bien dijiste, creen que el poder les viene directamente de Dios.
    Lo malo es que no se sabe a qué dios se refieren y eso…

    😦

  2. ¡Es que no hay ni un solo nombre! Nadie ha dimitido jamás ni ha sido cesado en el PP. Cuando llegan al pesebre no hay manera de echarlos.

  3. No desprecie su señoría las bondades de la artillería de costa. A un misil se le puede interferir, a un proyectil de cañón no. Un misil puede perder la guía y dar a un buque que no tenga nada que ver con la cosa; el sistema de puntería de una pieza artillera es tan buena como el artillero que la mande (y suelen ser muy buenos, no necesitan más de un par de disparos para fijarte y acertarte).

    De hecho, España está sustituyendo sus enormes piezas costeras del Estrecho por una combinación de misiles sobre helicóptero y piezas artilleras remolcadas.

  4. Qué quieres que te diga. El experto eres tú. Pero a mí dadme un garfio y un buen sable de abordaje y que se quiten todos los misiles y cañones.

  5. ¡Ah, don Fernando!, es usted un clásico. Como a mí, nada como un corte de gladio en la corva, bien cubierto por el escudo, para que el bárbaro (si es hereje, tanto mejor) baje la cerviz… y luego pinchar junto al cuello directo al corazón.

    Es lo que viene siendo el contacto personal en el modo antiguo de hacer la guerra….

  6. Divus Antonius ¡tú si que eres un clásico!. Acabo de ver “Cannas” y me he acordado de ti. Despés he visto “Alesia” y me he acordado más todavía. como ves, mis aficiones cinematográficas son bastante limitadas. Pero yo no tengo el deseo del “contacto humano” que tienes tú. Un “ager” un “vallum” me vienen muy bien.

  7. Pues yo, como suboficial de complemento artillero que soy (de verdad y jubilado, claro), le doy la razón a Antonio.

    Un buen cañón de costa o un buen cañón autopropulsado de gran calibre y… no hay quien pare los proyectiles.

    Lo del gladio se lo dejo a la infantería, la verdad, porque eso de rebanar corvas y demás… pues se me antoja muy colorista. Lo digo por la sangre, claro.

    Lo de los herejes, pues tendría que ir yo el primero a la hoguera porque sotanas y yo, nunca nos hemos llevado bien y si por mi fuera… ¡pobrecitos de ellos! 😉

    O sea que me voy a cantar “Las mañananitas” a este rincón de España llamado Castellón de la Plana en donde estáis invitados a comer un buen arroz.

  8. Yo sólo soy soldado raso. Pero eso del arroz me interesa. Es mi plato favorito. Aunque lo comeré en Ciudad Real, en un pueblo que se llama Picón donde un valenciano ha abierto un restaurante que tiene 22 clases de arroz distintas. Yo sólo voy todavía por la 12

  9. No os dais cuenta que el gordo maricon de franco murio hace ya mucho. Y ademas hablais sin saber, tipico de los señoritos fachas españoles sabelotodos. Gibralgtar sera BRITISH para siempre ya que el 99 por cien de la populacion lo quiere asi votado en referendum.

    BRITISH WE ARE AND BRITISH WE STAY!!!!

    HABEIS FRACASADO CONTINUAMENTE EN INTENTAR FORCAR A GIBRALTAR, Y SI NO POR FAVOR LEER UN POCO SOBRE LA HISTORIA.

  10. ¡Pero qué culto eres, milord! ¡Y qué educado!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: