Posteado por: fernando2008 | 17 julio 2009

La hybris informática.

zeus_statue 

La “hybris” es un concepto griego que puede traducirse como “desmesura” y que en la actualidad alude a un orgullo o confianza en uno mismo exagerados, resultando a menudo en merecido castigo. En la antigua Grecia aludía a la falta de control sobre los propios impulsos, siendo un sentimiento violento inspirado por las pasiones exageradas. Como dijo Eurípides:

“Aquel a quien los dioses quieren destruir,

primero lo vuelven loco”.

Como alguno habrá podido reconocer, esta es una entrada de Wikipedia. Y más o menos, los dioses han castigado mi “hybris” informática.

Mi Mac llevaba tiempo apagándose de improviso, varias veces al día. Revisado el ordenador, revisada la instalación eléctrica de la casa, no apareció nada fuera de lo común. El desafío de lo inexplicable fue demasiado para mi racionalidad. Comencé a investigar con le mismo ahínco con el que hubiese intentado aclarar algún pasaje difícil del Antiguo Testamento. Nada. El ordenador se burlaba de mí. Cambié de enchufe, cambié de disco de arranque y todo fue en vano. Alguien me aconsejó que era mejor encender el ordenador varias veces al día que quedarme sin él. Pero yo quería saber. Hice una copia de seguridad “a mano”, copiando uno a uno los archivos en otro disco y formateé. Aquello desencadenó el desastre. El ordenador dejó de funcionar, y un patético intento de abrirlo dio como resultado la constatación de que un Mac tiene muchísimas cosas en su interior. Muchísimas cosas, de cuyo funcionamiento y colocación no tengo ni idea.

El último acto sucedió cuando lo llevé al servicio técnico, acción por la que debía haber empezado. El personal está de vacaciones y quizás el día 5 de agosto puedan mirármelo.

Y aquí me tenéis, escribiendo con un portátil prestado que, para mayor desesperación mía, no es Mac. Me temo que las próximas entradas no serán muy vistosas.

Por cierto ¿vosotros oís también las carcajadas olímpicas de Zeus, o son imaginaciones mías?

 

Anuncios

Responses

  1. No son imaginaciones tuyas, querido Maestre. Si hubieras hecho lo lógico desde el principio, es decir, llevarlo al servicio técnico, te hubieras ahorrado este “sofoco” y Zeus no te hubiera castigado.

    😀

  2. ¿y estar separado de “mi niño” unos cuantos días? Claro que ahora estaré separado un mes. Haré una hecatombe a Zeus para aplacarlo. ¿Quién me puede prestar 100 bueyes?

  3. Yo la risa de Zeus, oírla no la oigo, la verdad. ¿Dónde vas matando bueyes? Pobrecicos.
    Una cosa te digo: eres un valiente. No abro yo un ordenador para verle las tripas ni aunque sea de otra persona, muchísimo menos el mío. Te admiro, en serio.

  4. Ya te puedes imaginar como estaba de desesperado, Estatua. Pero la final la hybris ha sido castigada ¡y qué castigo! A mi lado,lo de Edipo se reduce a un pequeño disgusto. Lo de los bueyes lo aprendí en Siracusa; si matas cien bueyes, Zeus te perdona y además tienes carne para una temporada. L novela policiacofilosófica me está gustando mucho. Haré una entrada sobre ella.

  5. Hasta que se oyen, estimado Fernando. Por un momento creí que escuchaba voces imaginarias, que las risas del éter habían llegado misteriosamente hasta mí, pero ahora lo descubro todo.

    Por lo demás, ya ves, hay que estar preparados para la guerra (informática).

  6. ¡Jopé Edgar! ¡Tú las oyes y las ves! ¡Vaya cara sonriente que se te ha quedado!
    Si vis pacem, para bellum


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: