Posteado por: fernando2008 | 8 julio 2009

Anchoitas del Cantábrico.

anchoas2

“Procure siempre acertalla
el honrado y principal;
pero si la acierta mal,
defendella y no enmendalla”.

Dicen los entendidos que “Ciudadano Kane” es la mejor película de todos los tiempos. A mí me gustó. La prueba es que he puesto una frase de Kane al comienzo de esta bitácora. Pero me gustó menos que “El Señor de los Anillos (ah, la carga de los jinetes de Rohan), o “La Guerra de las Galaxias”. He intentado varias veces que me gusten las películas de Ingmar Bergman, pero confieso que no lo he conseguido. Por eso no hablo de cine en esta bitácora.

En “Ciudadano Kane” un gobernador malo malísimo se enfrenta con el buenísimo Kane. Como ve que no va a ganar, el gobernador, en un impecable gesto de político norteamericano, revela que Kane tiene una amante. Kane pierde la elección, a su mujer y a su hijo. Eso es lo divertido de las elecciones norteamericanas: todo el mundo intenta encontrar trapos sucios al contrincante. No importa que tenga unas ideas políticas magníficas: lo que importa es si fumó marihuana en el instituto.

Afortunada o desgraciadamente, en España estamos vacunados contra estas niñerías. Aquí un político puede tener todos los líos que quiera, que no pierde ni un voto, cosa que me parece bien. Los votantes son votantes, no “huelebraguetas” que diría Vázquez Montalbán. El problema es cuando esta permisividad en lo privado se aplica también a lo público. En España, un político corrupto sigue ganando elecciones.

¿Por qué?. Porque en España quedan todavía restos de la “devotio iberica”. Un guerrero jura fidelidad a un jefe. El guerrero cuenta con comida, cama, sueldo y protección. A cambio, el jefe, pongamos por ejemplo a Viriato, tiene el más motivado de los guardaespaldas. Si el jefe muere, el “devotus” debe suicidarse sobre la pira funeraria. Esta magnífica costumbre continúa vigente en la actualidad, sólo que ahora referido a los políticos.

Cuando un español entra en un partido político, lo hace de manera apocalíptica. Automáticamente todo lo que hace su partido está bien; todo lo que hace el partido rival está mal. Da lo mismo que sea un presidente de gobierno o el presidente de una comunidad de vecinos. Recuerdo uno de estos que terminó un encendido discurso afirmando: “Esto se hace así, porque para eso hemos tenido diez millones de votos”. Cuando le dije que la reforma de las luces de la escalera no había conseguido esos diez millones de votos, me llamó demagogo.

Firmado el pacto de sangre, el “devotus” se dedica a defender lo indefendible (en su partido) y a atacar lo inatacable (en el partido rival). La ética, la verdad y la lógica son lujos que no pueden permitirse.

Comencemos con las didácticas parábolas. Cuando voy a casa de un amigo, llevo embutidos extremeños o queso de El Casar de Cáceres. Así consigo quedar bien, porque tanto los embutidos como el queso son estupendos, y además doy a conocer a ese amigo los productos de mi tierra, con lo cual dicho amigo los comprará y la industria extremeña crecerá. Pero si un alumno trae a mi casa los mismos productos, me sentiré ofendido, porque pensaré que quiere comprarme.

Vayamos de una vez a las anchoitas del Cantábrico. Si un presidente de la comunidad autónoma de Cantabria regala latas de anchoas está haciendo patria. Quiere que los productos de Cantabria sean conocidos y, posteriormente, comprados. Cuantas más personas conozcan la magnífica calidad de las anchoas, más clientes tendrán. Por el contrario, cuando una persona recibe un regalo que no viene a cuento, ya que no se intentaba promover la industria textil de ningún lugar, eso se llama cohecho. Y los delitos deben ser perseguidos, con independencia del partido político en el que milite el delincuente.

Defendella y no enmendalla. Esa es la consigna. Consigna que vale, por desgracia para todos los partidos del arco parlamentario español. Gracias a esta consigna, los simples ciudadanos nos vamos alejando cada vez más de la política que queda reducida a una casta de profesionales.

Más ejemplos. Un periódico “afecto al gobierno” presenta un gráfico de un órgano colegiado que debe juzgar una cosa. En el gráfico están coloreados de rojo unos determinados miembros, y de azul otros. Del estudio del gráfico deduce el periódico cual será en veredicto. Es decir, pensé, que si en vez de juzgar a una persona, se tratase de declarar la guerra al rey Príamo de Troya, el resultado de la votación sería el mismo. Lo que haya hecho el acusado es lo que menos importa.

El ejemplo contrario. El director de nuestro servicio de inteligencia, obliga a sus subordinados a limpiarle la piscina ¡desde dentro y con gafas de buceo!. Sólo falta que les obligue a hacerlo con cepillos de dientes. Estoy de acuerdo no sólo en que debe dimitir; debería ser ingresado en un manicomio cuanto antes. ¡Qué poderío!. Ni el jefe supremo de Spectra tiene tanta autoridad sobre sus esclavos. Bueno, pues eso se dice y hay un montón de “devotus” que simulan creerlo. O a lo mejor se lo creen.

Se ha perdido el norte político. Y para recuperarlo, nada mejor que la definición que da Marx:

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, formular un diagnóstico falso y aplicar remedios equivocados”.

Groucho, por supuesto.

viriato

Anuncios

Responses

  1. Ah, la política. Es extraño como muchas personas, si nos preguntan, decimos que no nos gusta o interesa la política, cuando en realidad lo que tratamos de decir es que *los políticos* son los que no nos agradan.

    Y luego están los seguidores de esos partidos, que no ven el mundo más que de un color.

    Nota al margen: esta entrada te ha quedado un poco, no sé, parchada. (nos acostumbras a un nivel tal que luego no te quejes si nos ponemos exigentes).

    Saludos.

  2. Bueno, si me ha quedado “parchada”, por el contexto creo que quieres decir que me ha quedado mal, lo siento. Por lo menos ¿se ha entendido?

  3. Tu exposición ha sido buena pero, como dice Edgar, creo que te has quedado algo corto. Se merecen más “caña”.

    Por cierto… cuando vengas por mi tierra, intercambiaremos torta del Casar por un buen aceite virgen extra y así, los maledicentes tendrán que cerrar la boca.

    😀

  4. ¡Ay amigo! Como decía ese gran crítico que es Breixo, los escritores y las parejas deben ser lo suficientemente inteligentes como para saber cortar en el momento oportuno. Así siempre se quedan los lectores con ganas de más. El tema es lo suficientemente deplorable como para no tener que inisistir mucho en sus tristes detalles. Detalles que están en cualquier periódico.
    Me interesa eso del aceite. ¿Es que estás perdiendo ya facultades?

  5. Creo que no… De todas formas te envío un privado contándote que aceites de renombre tenemos por estas tierras.

    😀

  6. Cuando he leído el título del artículo se me ha hecho la boca agua y me he quedado como Homer Simpson en la ilustración de arriba. ¡Me encantan las anchoas! No me gustan los políticos. Es más, me producen una sensación que no me resulta nada agradable: vergüenza ajena. Y también rabia.
    Por eso, fijo en mi retina la foto de las anchoas y ya soy feliz, ni rastro del cabreo. Ya sé qué voy a comprar esta tarde en el supermercado.

  7. Eres un encanto, Estatua. Has captado, con tu mente filosófica, lo esencial de la entrada. A mí también me da vergüneza ajena los políticos. He preferido centrar mi atención en las anchoitas del Cantábrico antes que en las miserias de los políticos

  8. Pues ahora que lo leo reconozco que mis pacientes cuando me regalan pastas y demás por sacarle la muela,efectivamente me están comprando, porque vuelven además a que les saque otra.Y en ese momento además de sacársela, le doy las gracias.Es otra forma de agradecimiento¡

  9. Estás equivocado. Cuando tus pacientes te llevan pastas no es para comprarte. ¡Es para que no les hagas daño!. Lo siento. Es un trauma que tengo desde pequeño. Tengo un primo dentista al que quiero mucho. Pero en cuanto entro en su casa y huelo empiezo a temblar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: