Posteado por: fernando2008 | 24 junio 2009

El Santo Grial.

caliz

– Venerable maestro: Cumplida mi penitencia, suplico humildemente volver a nuestras lecciones.
– Bien, Adso. Hay más júbilo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por cien justos que perseveran. ¿Recuerdas las reglas?.
– No gritar, respetar el turno de palabra y nunca hablar de deportes.
– Magnífico. ¿Sobre qué quieres que trate la lección de hoy?.
– ¡Sobre el Santo Grial!.
– Adso, te he dicho en varias ocasiones que “El código da Vinci” es una novela. Apasionante, pero novela al fin. No es historia.
– Pero cabe dentro de tus reglas, fray Guillermo. Y, además, es una historia edificante.
– Es cierto que está dentro de las reglas, pero me temo que no es una historia muy edificante.
– Por Dios, maestro ¡el cáliz de la Ultima Cena!. ¡La institución del Sacramento de la Eucaristía!.
– Vale, vale. Está dentro de las reglas. Comencemos. ¿Qué sabes del Santo Grial?.
– El Santo Grial es la copa usado por Jesús en la Última Cena. José de Arimatea usó el cáliz para recoger la sangre de Cristo, y Éste, ya resucitado, se aparece a José para ordenarle que lo lleve a la isla de Britania. Por azares del destino llegó a Montsegur, donde estuvo guardado por los cátaros. Dos días antes de la caída de Montsegur, unos cátaros, con grave riesgo de su vida, se descolgaron por los precipicios para salvar el Grial.
– Lo siento, pero no puedo aceptar esta historia.
– ¿Por qué?
– Porque los cátaros no aceptan el sacramento de la Eucaristía. Sólo tienen uno, que es el “Consolamentum”. Para ellos, el Grial sería una falsedad. ¿Te descolgarías tú por un precipicio para salvar una estatua de Apolo?
– Si fuese de oro…
– Los cátaros abominaban la riqueza. Esta historia no vale, por lo menos en lo relativo a Montsegur.
– Vale, pero tengo otra. “Una tradición aragonesa cuenta que el Grial fue guardado y utilizado por los apóstoles en Jerusalén. De allí habría pasado a Antioquía, llevado por san Pedro. Posteriormente se habría trasladado a Roma, donde fue usado por 23 papas hasta el pontificado del griego san Sixto II. Este papa (que ejerció el papado durante un año, desde 257 a 258), asustado por la persecución romana, lo envió a Huesca custodiado por el joven diácono Lorenzo para que fuera escondido en las lejanas montañas de Aragón. Diversos lugares aragoneses marcarían, según esta leyenda, la ruta del Santo Cáliz: la cueva de Yesa, San Pedro de Siresa, San Adrián de Sásabe, San Pedro de la Sede Real de Bailo, la catedral de Jaca y, hacia 1071, en el monasterio de San Juan de la Peña, en donde se dice que permaneció hasta que en 1399 el rey Martín I se llevó el vaso sagrado al palacio de la Aljafería de Zaragoza, donde estuvo más de veinte años, después de una breve estancia en Barcelona, acompañando al rey. En el año 1424 el Cáliz habría sido trasladado al Palacio Real de Valencia por orden de Alfonso el Magnánimo. En 1437 la sagrada reliquia fue entregada al Cabildo Catedralicio en nombre de su majestad, como donación, y allí ha permanecido hasta hoy”. Esto es lo que cuentan las crónicas de la Wikipedia.
– Y yo añado otro dato. El cáliz de Valencia fue pintado como cáliz de la Última Cena por Juan de Juanes a finales del siglo XVI.

Juanes

– ¿Lo ves? Todo encaja.
– No. No encaja nada. Para demostrarlo, te voy a contar un cuento.
– Adelante.
– En “Las mil y una noches” se cuenta que los cristianos se perfumaban con las deposiciones del Patriarca de Constantinopla.
– ¡Qué guarrería, maestro!. ¿Cómo pueden pensar una cosa así?.
– Desgraciadamente, algo de razón tenían. Los cristianos en esta época olíamos muy mal.
– Pero de eso a que nos perfumáramos con deposiciones media un abismo. No nos lavábamos mucho, aspirábamos a morir “en olor de santidad”, pero ¡echarnos caca encima… ¿Estás seguro de esto?.
– Las crónicas de las cruzadas vistas por los musulmanes, establecen que jamás ningún ejército musulmán fue sorprendido por otro cristiano. El olor siempre los delataba.
– Vale. Pero es una leyenda estúpida. Quien la escribió no tenía ni idea de la vida de los cristianos.
– Ahí quería yo llegar. Quien escribe la leyenda del Grial, no tenía ni idea de cómo vivían los judíos. Y Cristo y sus apóstoles, mal que nos pese, eran judíos que vivían en Judea.
– No entiendo.
– Primer error. La Última Cena se desarrolla en una habitación prestada, con una vajilla prestada. ¿Te llevas tú los vasos de los sitios donde comes?.
– Desde luego que no. ¡Encima que me invitan!.
– Segundo error. No creo que los anfitriones de Jesús tuviesen suficiente dinero para dotar a la mesa de doce cálices de oro y calcedonias.
– Si era para instaurar la Eucaristía…
– Ni para eso. Eran gente corriente, con vajillas corrientes. Y el tercer error es pensar que en aquel Cenáculo se desarrolló algo fuera de lo común. Fue una cena normal, considerada como tal hasta el siglo II en el que Justino comienza a hablar de algo más que una cena y que después tendría su consagración teológica en el siglo XII. Es, pues, un vaso corriente que se usa en una cena corriente y luego se friega y se guarda. Se le comienza a dar importancia dos siglos después.
– ¿Y la sangre de Cristo que se recoge en él?
– Si te oyese un judío se retorcería de asco como tú te has retorcido antes con el cuento. Nadie recogió la sangre de Cristo.
– ¿Por qué?.
– Porque para un judío, la madre de todas las impurezas es la muerte. Una persona es impura simplemente porque se proyecte sobre su cuerpo la sombra de un muerto. Si los judíos separan con todo cuidado la sangre de los animales ¿van a recoger la sangre de un ser humano muerto?. Es la mayor abominación. ¡Y encima en un vaso de los que usan para comer!. Ningún judío se atrevería a hacer nada semejante desafiando así dos mil años de su tradición. Y recuerda que todos los que estaban allí eran judíos.
– No guardaron la sangre de Cristo.
– Ni guardaron la sangre, ni guardaron el sudario, ni guardaron la sábana, ni guardaron las espinas. Todo eso era abominación. Para ellos era mucho peor que perfumarse con la caca del patriarca.
– Me quedas atónito. Tengo que volver a preguntarte sobre este punto.
– Cuando quieras. Pero volvamos al Grial.
– Volvamos. Debes reconocer que su existencia, o mejor sus desplazamientos, están documentados.
– Sí, pero fíjate que la primera fecha cierta que se da es la de 1399.
– ¿Y qué sacas tú en conclusión de este dato?
– Pues que no se sabía muy bien dónde estuvo antes.
– Elemental, fray Guillermo. ¿Y eso que nos revela?.
– Que pudo estar en otro sitio.
– ¿Me tomas el pelo una vez más, maestro?
– Perdóname Adso. Lo digo porque si examinamos bien la copa hay una cosa extrañísima, que no encaja en absoluto.
– ¿Cuál?
– Que en la parte de debajo de la copa hay una inscripción en caracteres cúficos que pone “Hecho en Medina Azahara”.
– ¡Desvarías, fray Guillermo!.
– No aquí tienes la foto del sitio exacto.Está marcado con un círculo. Debajo está la inscripción ampliada.

inscripción

– ¡El Santo Grial fabricado en la ciudad-palacio de Abderrahman III en Córdoba?
– Efectivamente. Y dicen los expertos en escritura cúfica que estas letras son de la época de Almanzor.
– Vamos a ver, vamos a ver. ¿De dónde has sacado esta información?.
– No del Archivo Secreto del Vaticano, si es eso lo que piensas. Tanto la información como la foto está sacada de Internet. Es de dominio público.
– ¿Y no pudiera ser que fuese una pieza añadida posteriormente?.
– Mira Adso: todo el que conozca mínimamente la psicología de Almanzor sabe que eso es imposible. Ni Almanzor haría jamás trabajos de orfebrería para los cristianos, ni jamás soltaría el Grial, si lo tuviese en su poder, simplemente para fastidiarlos. Aunque bien es verdad que en época de Almanzor nadie, ni musulmán ni cristiano, había oído hablar del Grial.
– No sé que conclusión sacar de todo esto.
– Pues me temo que la tendrás que sacar tú solo. Yo en eso no pienso ayudarte. Terminemos.
– Unas últimas preguntas, por favor. ¿Todo el mundo sabe lo de la inscripción?
– Te lo repito. Está fotografiada, traducida y estudiada. Busca en Google.
– ¿Y la Iglesia qué opina?
– Tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI cuando estuvieron en Valencia, celebraron misa con el Santo Grial.
– Pues no lo entiendo.
– Yo tampoco, Adso. Yo tampoco lo entiendo.

Anuncios

Responses

  1. ¡Una mentira más! Y encima quieren influir en nuestras leyes como si fueramos una república bananera

  2. Odio la expresión “repúblicas bananeras”.

  3. Fernando, me extraña que tú odies algo. ¿Por qué odias esa expresión?

  4. Pues según se aprecia en la Wikipedia, ocho cáliz diferentes se pretenden el “verdadero”. Ocho objetos inertes no pueden estar equivocados.

  5. Bueno, se han encontrado seis cabezas de san Juan Bautista. Y varios sacos de dientes de santa Oria. Pero ese es otro tema.

  6. Y un tema muy interesante, por cierto. A las personas les atraen profundamente los “objetos de poder”. Amuletos, a fin de cuentas. Y no afirman la existencia de las reliquias en un afán de demostrar la veracidad histórica, sino por la posibilidad de usar el “poder” de esos objetos.

    Con las astillas “originales” de la cruz podrían rehacer la Armada Invencible.

  7. Edgar: Acaba de apagárseme el ordenador y he perdido tu comentario. ¿Podrías repetirlo, por favor?
    Gracias

  8. Claro: decía que el afán por tener reliquias de los santos obedece al deseo de obtener beneficios de los “objetos de poder”, como se les dice en la fenomenología de la religión (yo les digo amuletos, pero bueno). Que esto no tiene que ver con demostrar la veracidad histórica de los sujetos y las circunstancias, sino con las ganas de creer que ese poder es real en beneficio propio.

    Y decía que con los fragmentos “originales” de la cruz que andan por el mundo se podría rehacer la Armada Invencible.

  9. Y también decía que el tema es muy interesante, porque revela mucho sobre la iglesia y sobre nosotros mismos.

  10. si te llegaron mis comentarios?

  11. ¿Ya funciona esto?.. bueno, bueno… probando, probando…

  12. Que tal Fernando.
    Parece que el sistema de comentarios en tu bitácora no funciona tan bien como debería, pues no he podido responderte aunque lo he intentado ya tres veces. Aquí te dejo el último con relación a tu artículo sobre el Santo Grial:
    Creo que las personas desean creer en los “objetos de poder” (así les dicen en la fenomenología de la religión, aunque son simples amuletos, en lenguaje vulgar) porque desean creer en sus beneficios más que en la veracidad histórica.
    Y decía que con las astillas o partes de la cruz “original” que se dice que andan regadas por todas las iglesias del mundo, se podría rehacer la Armada Invencible.
    El tema, comentaba yo, es muy significativo, porque nos dice mucho tanto de la iglesia como de nosotros mismos.
    Un saludo cordial.
    Lo siento, Edgar. Esto es lo único que se me ocurre hacer

  13. También podrías, solo como algo opcional y meramente temporal, editar tu último comentario y poner mi dirección de correo en vez del tuyo, eso haría que el comentario me fuera atribuido.

    Pero bueno, eso no es lo importante, estas cosas fallan, ya ves.

  14. Una corrección:
    Lo que los cristianos llaman santo grial no es todo el cáliz, sino sólo la copa, que es de un mineral (no me acuerdo si ágata o no sé que piedra bastante valiosa) y que sí se utilizaba en una cena ritual. Era la copa ritual de bendiciónes (se sigue usando en la cena de Pascua)
    La inscripción cúfica no está en la copa, sino en su base, que es medieval, y con forma medieval. La forma original del santo cáliz en un cuenco como un tazón.

  15. Es de calcedonia. La parte superior procedente de un taller orienta!, helenístico-romano, fechable entre los siglos IV a.C y l d.C., y más concretamente, en los IV a.C. Pero si ves el cuadro, se considera al santo Grial a todo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: