Posteado por: fernando2008 | 22 junio 2009

Contestación pecuaria a la Conferencia Episcopal Española.

catedra
Eminencias Reverendísimas, Ilustrísimas, Reverendos Padres:

He leído con sumo interés sus orientaciones pastorales. Las agradezco tanto, que he decidido escribir a cambio una respuesta para ustedes.

Confieso que la primera dificultad está en el título. Si ustedes son pastores que hablan a su rebaño ¿cómo debe el rebaño dirigirse a los pastores?. Entiendo que eso no está previsto en el protocolo de la Iglesia Católica. El rebaño lo único que debe hacer es escuchar… y ser esquilado. Tras muchas reflexiones, he optado por el título “ut supra”. No acaba de convencerme, pero no se me ocurre otro.

Hablando de títulos ¿no creen ustedes que exageran a veces? Puede ser que tanto título altisonante de una idea un tanto sesgada de su humildad. Me gusta más el de “Siervo de los siervos de Dios”, pero lo han enmascarado con el de Su Santidad. Y ahí está el problema.

Si el título quiere decir que Joseph Ratzinger es santo, no tengo nada que decir. Ustedes entienden de santidad más que yo. Al ser santo, es un ejemplo de vida. La vida pasada, presente y futura del Pastor Alemán es algo que todos los cristianos deben imitar. Pero si el título quiere decir que “se ocupa de la santidad”, comienza el agravio comparativo. Piensen que para nosotros, los laicos, todos los hombres y mujeres nacen libres e iguales, por lo que el Sr. Rubalcaba puede pedir, con toda la razón del mundo, el título de “Su Seguridad”; D.ª Carmen Chacón reclamaría, o no, el de “Su Ferocidad”, y don José Blanco de “Su Velocidad”.

La segunda objeción que me ocurre es que se están apartado de la recta doctrina de la Iglesia en la cuestión del aborto.  Inflamados por… (no sé por qué están inflamados; desde luego por el Amor no) inflamados por lo que sea, se apartan de la doctrina que los Santos Padres de la Iglesia han manifestado claramente desde siempre. Y apartarse de la doctrina de los Padres de la Iglesia, es caer en la herejía. El humo del infierno se está metiendo en la Iglesia española.

Todos ustedes saben que San Agustín, el santo obispo de Hipona, uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina, doctor de la Iglesia, patrono de los teólogos dijo “El acto del aborto no se considera homicidio, porque aún no se puede decir que haya un alma viva en un cuerpo que carece de sensación, ya que todavía no se ha formado la carne y no está dotada de sentidos”. ¿Pretenden ustedes ser más sabios y más santos que San Agustín? Les recuerdo dos de los principios en los que el santo patrón de los teólogos basaba la Teología: adhesión plena a la autoridad de la fe, (deben todos ustedes creer en lo que manda la Santa Madre Iglesia) subordinación constante de la teología a la caridad. Y con esas opiniones suyas, aparte de ser heréticas, no parecen muy caritativas.

Como veo por sus expresiones que la autoridad de San Agustín no les basta, buscaré argumentos más arriba. ¡Y quién está más arriba en la Teología católica que Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico!. Preguntémosle su opinión. Santo Tomás aceptaba el aborto porque decía que no existía un ser humano hasta los cuarenta días de gestación si se trataba de un varón y noventa días si se trataba de una niña. ¡Ah, el cuerpo de la mujer, receptáculo de todos los desórdenes, vicios y pecados! Por eso se tiene permiso divino para destruirlo durante más del doble de días en que se puede destruir el del hombre.

Esta es la sana doctrina, la doctrina ortodoxa. Debido a ella, la Iglesia jamás entierra a los fetos, ni los bautiza. Si son seres humanos desde la unión del óvulo y el espermatozoide ¿cómo puede ser la Iglesia tan cruel para condenarlos al limbo?. Tampoco las autoridades civiles inscriben en el Registro Civil a los “nasciturus”. Sólo inscriben a aquellos que han sobrevivido 24 horas.

Lo que también me parece mal es que anden esgrimiendo el arma de la excomunión. ¿Calculan las consecuencias que eso provocaría?. ¡Tendrían que excomulgar a todos los gobernantes que han ejercido el poder en España desde 1985! ¡A todos, por no haber derogada la diabólica ley! Sería una tragedia. Imagínense que, un presidente de gobierno, por ejemplo, quisiese casar a su hija en, por ejemplo, El Escorial. Ustedes tendrían que prohibirle terminantemente hacerlo incluso de forma física, con lo que el pobre presidente se desesperaría y por lo tanto se condenaría. ¡Qué desastre!.

Además, permítanme que les diga que son más papistas que el Papa. Buscando en el “Diccionario de los Papas” de Juan Dacio, libro por supuesto con “Imprimatur” de la Iglesia, leo en la página 155 que León X es el protagonista de “la historia del pontificado más brillante y quizás más peligroso de la historia de la Iglesia”. Bien, pues ese pontífice tan brillante, tenía las ideas muy claras sobre esta situación. Se las copio.

12.- El que ahogase a un hijo suyo, pagará 17 libras, 15 sueldos (o sea 2 libras más que por matar a un desconocido) y si lo mataren el padre y la madre por mutuo consentimiento pagarán 27 libras y 1 sueldo por la absolución”.

13.- La mujer que destruyese a su propio hijo llevándole en sus entrañas y el padre que hubiese contribuido a la perpetración del crimen, pagarán 17 libras, 15 sueldos cada uno. El que facilitare el aborto de una criatura que no fuere su hijo, pagará una libra menos”.
León X. Taxa Camarae. Artículos 12 y 13.

¿Lo ven?. Esto sí es razonable. Además, está respaldado por la Infalibilidad Papal. Nada como una buena absolución para poder dormir tranquilo. Aunque un poco cara, eso sí.

Eminentísimos y Reverendísimos Señores, no pueden ustedes legislar para toda la sociedad. Orienten a sus fieles, y dejen en paz a los demás. Nadie está poniendo el aborto como obligatorio. Ustedes no lo saben, pero ninguna mujer disfruta abortando. No agraven su drama psíquico y sus secuelas físicas, intentando encima meterlas en la cárcel. Los gobiernos gobiernan a toda la sociedad; ustedes pastorean sólo a su rebaño. Y los gobiernos tienen una autoridad que ustedes deben acatar. ¿O quieren enmendarle la plana a San Pablo. “ Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se resiste al orden divino, y los que resisten se atraerán sobre sí mismos la condenación”. Romanos, 13.

¿Se oponen a la doctrina de la Iglesia, ustedes que dicen hablar en nombre de la Iglesia? Sea anatema.

Lo sé. Lo dije en cierta ocasión. Ustedes están en desventaja porque se oponen al diabólico Zapatero, mientras San Pablo sólo se oponía al dulce Nerón.

Quiero terminar haciéndome una pregunta que me tortura. ¿Por qué ahora? Tanto los teólogos como los papas han sido bastante permisivos con el aborto a lo largo de la historia. Con 17 libras y 15 sueldos se zanjaba la cuestión. Los Padres de la Iglesia no lo consideraban pecado. En la católica España se promulgó una ley de la interrupción del embarazo y ustedes no protestaron, cuando gobiernos afines a sus ideas la mantuvieron. Y de repente, estalla la lucha. ¿Quién ha elegido este momento? ¿Por qué motivos? ¿Es que no tienen suficientes niños en sus colegios?.

Pueden traerlos de Irlanda. Los pobrecillos ya están acostumbrados.

Anuncios

Responses

  1. Exposición clarísima e inteligente.

    Yo añado… ¡Amén!

  2. Y yo añado ¿dónde te has metido?. No hay nada como ser rico para conocer el mundo. Porque has estado conociendo mundo ¿no?

  3. Pues va a ser que no. He estado en mi casa y parrandeando que es lo mío.

    Este año ya he viajado bastante en poco tiempo. Enero, NY, marzo Egipto y abril Tenerife. ¿Te parece poco?

    😀

  4. ¿Y usted podría explicar ep porqué esa obsesión con el aborto? Podían obsesinarse con la caridad, por ejemplo

  5. Me parece mucho ¡Qué envidia! Yo este año sólo he ido a Sicilia. En verano me quedo en España. La crisis, ya sabes.

  6. Amigo Miguel (me niego a andar calculando las letras de tu nombre y poniéndolas en sentido inverso), no soy ni sacerdote, ni experto en moral, ni jamás he estudiado esas materias. Estudio las religiones por afición. Pero intentaré explicarte lo que yo creo que es el sentido último de esta campaña de la Iglesia contra el aborto. Queda bien entendido que es una opinión personal mía, que puede estar equivocada. Por favor, no me tomes como un gurú infalible. Bastantes pontífices hay ya pontificando, como para que se le añada uno más. Lo haré en el momento que tenga un rato libre. Saludos

  7. Realmente, ¡oh don Fernando clarissimvs!, no hay ningún pontífice pontificando, desgraciadamente.

    Otrosí añado que sería bueno para estos reinos que se pontificare más.

    Tengo la mañana subjuntiva, lo sé, pero tómese el chiste con arreglo al significado literal de pontifex, pontífice, pontificar.

  8. ¡Ah, joío! ¡Tú lo que quieres es irte de puente!

  9. Fernandito, me importa una higa, el obispo de Hipona, Santo Tomás, Ratzinger y Zapatero. Un crío es un crío aunque esté dentro de la tripa de su madre. Y, por favor, alguien tan inteligente como tú, no esgrimas el argumento de que no se obliga a nadie a abortar. ¡Sólo faltaría! Yo he sentido tres niños dentro de mí y es una salvajada matarlos. Comprendo y comprenderé siempre todas las angustias de esas pobres madres que se ven obligadas a no dejarlos nacer pero ¡Tiene que haber otros caminos! No alimentemos el machismo a fuerza del sufrimiento siempre de las mujeres. Espero tu respuesta. Hoy estoy polémica. señal de que me encuentro mejor.

  10. Carmencita, me importa un pimiento que a tí te importe una higa. Mi mujer perdió el primero a los tres meses de embarazo y recuerdo como si fuese hoy el dolor que sentimos.Y por favor, que alguien tan inteligente como tú no vea que con el cuento de defender la vida nos quieran coger por… la entrepierna me asombra. Que una niña de 16 años vea su vida truncada por que alguien quiera fomentar la culpa, me parece una salvajada. Hoy otros métodos: educación, charla con los padres, anticonceptivos (aunque sea pecado) pero, en último extremo, siempre será mejor sacrificar unas pocas células a la vida de una niña. Me alegro mucho leer tu ánimo combativo. Eso es señal de que vuelves a ser “Supercarmen”. Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: