Posteado por: fernando2008 | 14 junio 2009

Los Santos Lugares.

Jerusalen

Tengo un mapa. Está a la derecha de la bitácora, y mediante puntos rojos me indica los países desde los cuales se entra en ella. Es una de las muchas mejoras que me ha instalado Javier, egiptólogo diplomado y templario en sus ratos libres.

Me lo paso bien mirando ese mapa. Pero es gratis, por lo que los autores meten en él publicidad. Y entre los anuncios, hay uno sobre los “Santos Lugares”.

No soy un fanático y, al fin y la cabo, esa publicidad está fuera de la bitácora. Sin embargo en lo que soy fanático es en cuestionarme todo y no dejar ningún cabo suelto. Por eso, hoy me voy a cuestionar los Santos Lugares.

Lo primero que me extrañó es que un lugar pudiese ser santo. Pensé que, para ser santo se requería la voluntad de serlo. Pues no. Está bien dicho. La explicación es la siguiente: “La santidad no tiene su origen en el objeto o sujeto mismo, sino en el contacto de éste con el que es considerado el “Ser auténticamente Santo”, es decir, la divinidad”. Los Santos Lugares, son santos.

Pero ¿hasta qué punto estos Santos Lugares estuvieron en contacto con la divinidad?. O, dicho de otro modo ¿es verdad  que todas las acciones de Cristo tienen una ubicación exacta en Palestina?. Porque vemos que en Jerusalén se sabe exactamente dónde ocurrieron todos los episodios narrados en los Evangelios. Como el sitio exacto en el que Cristo enseñó a sus discípulos el “Padre Nuestro”. E incluso algunos no narrados, como las tres caídas. ¡Qué maravilla!. Después de dos mil años no ha cambiado nada.

Pues no. No es verdad. Hay que reconocer que Jerusalén es el lugar numénico por excelencia. Fijaos en el mapa que he insertado al principio. Pero el ser el centro del mundo es fácil en un mundo esférico. Todo es cuestión de inclinar un poco la esfera. El ser el centro del mundo espiritual a veces no es cómodo. Sin embargo, hoy hablaremos sólo del cristianismo.

¿Qué queda del Jerusalén de Jesús?. Nada. Absolutamente nada. Y no es que haya hecho grandes investigaciones, ni excavaciones profundas. Escribo esta entrada en un fin de semana, ayudado sólo por “La Guerra de los judíos” de Flavio Josefo e “Historia del pueblo judío” de Werner Keller, de unas seiscientas páginas. Son datos que están al alcance de todos. Por eso es más extraño, por no decir otra cosa, la ignorancia que se tiene sobre este tema.

En el año 70, el diez de agosto, los soldados romanos, desobedeciendo las órdenes de Tito, queman el templo de Jerusalén y sus tesoros. Al día siguiente los romanos “quemaron todo cuanto delante les vino, hasta Siloé, y se alegraban al ver  arder la ciudad; pero no les quedaba ya nada que dar saqueo, porque lo ladrones, que lo habían vaciado todo, se recogían en la parte alta de la ciudad” (Guerra de los Judíos, libro VII, capítulo XIII.)

Día ocho de septiembre. “Los romanos quemaron las partes postreras de la ciudad y derribaron los muros del todo”. “Derribaron todo el cerco de la ciudad y de tal manera lo allanaron toda que cuantos a ella llegasen apenas creerían haber sido habitado en algún momento” Ibíd. capítulo XVIII.

Las legiones de Tito hicieron que la ciudad cayese pasto de las llamas. Al mismo tiempo se roturaron completamente sus alrededores en un radio de 18 Km. convirtiéndolos con ello en un desierto calcáreo que aún subsiste hoy. Se derribó la triple muralla, se destruyó y se mancilló el templo de los judíos”. Wikipedia.

Bien, está claro el estado en que quedó Jerusalén, después de que Tito pasase por allí.  Dado que estos párrafos ni perjudican ni benefician a nadie, me los creo. Jerusalén fue quemada, arrasada y arada. Los romanos construían bien, pero destruían mejor.

Pero la cosa no queda ahí. Adriano, en el año 131 decide construir, encima del solar pedregoso y labrado, donde antes estuvo Jerusalén, “Aelia Capitolina” “Aelia”, por su familia, lo que dio lugar al nombre de “Iliya”, nombre con el que los musulmanes designaron a Jerusalén hasta que luego se impuso el de “Al-Quds” (Lo sagrado”). “Capitolina” por el templo de Júpiter Capitolino que pensaba construir. Y por este templo, estalló la guerra. Simón Bar Cochba es reconocido como Mesías y vence uno tras otro a los generales romanos, hasta que llega el mejor de todos, Julio Severo. Bar Cochba se atrinchera en Bethar “pues Jerusalén, que estaba en ruinas, no resultaba adecuada para la defensa”. Cuando es exterminado, Keller describe así la situación.

Ahora podría Adriano realizar el plan que alimentaba desde hacía tanto tiempo: la construcción de una ciudad pagana en Judea. Sobre el monte del Templo se pasó el arado para borrar toda huella del antiguo santuario. Y allí se erigió la colonia romana Aelia Capitolina, poblada por soldados retirados del servicio y extranjeros, entre ellos romanos, griegos, sirios y gentes las naciones más diversas. En el lugar donde en otro tiempo se había levantado el santuario se construyó un templo de Júpiter Capitolino y se erigió una columna con la figura de Adriano. El teatro, el circo, los demás templos y estatuas de los dioses, y los edificios públicos de estilo helénico, nada recodaba ya a la ciudad del rey David. En la puerta sur, por la que salía la carretera que se dirigía a Belén, colocaron los romanos la imagen de una bestia impura: la cabeza de un puerco. Y se prohibió a los judíos, bajo pena de muerte, que entraran en Aelia Capitolina.
Incluso el nombre de Judea debía desaparecer. Desde entonces el país se llamó Palestina, del nombre de los antiguos enemigos de Israel que habían habitado en la costa, en la “tierra de los filisteos”. Por voluntad de los romanos, nada debía tener la apariencia de que aquí existiera una “tierra de los judíos”.
Pero ni aun todas estas humillaciones fueron suficientes para Adriano; él quería también destruir su espíritu, forzarlos a convertirse en paganos. Se inició una persecución religiosa. Como el seléucida Antíoco IV Epifanes trescientos años antes, así parece que el emperador Adriano creía que podía darse fin a la existencia de los judíos como pueblo mediante la prohibición de su religión”.

Keller Historia del pueblo judío, páginas 125-126).

Alguien dijo que Adriano fue un Nerón con un buen sucesor. No lo sé. Pero con toda seguridad no fue la persona que nos describe Marguerite Yourcenar.

En resumen. Jerusalén entre Jesús y santa Helena sufrió dos destrucciones a fondo, un incendio, y dos “labrados” y pulidos. En el solar del templo se construyó el de Júpiter Capitolino y encima del Gólgota el templo de Venus. Todos los restos romanos que se conservan son de Aelia Capitolina, del 131 después de Cristo.  Es Aelia Capitolina la que sale debajo de la ciudad vieja. Ni Vía Dolorosa, ni estaciones, ni Santo Sepulcro. Esto lo sabe, o lo debía saber, todo el mundo. Entre otras cosas, porque tenemos un mosaico en el que se detalla el plano de Aelia Capitolina.

Aelia

Una última maldad. Una de las letanías del Rosario es “Torre de David”. Bien, ahí la tenéis. Lo importante no es la foto, sino el pie de foto. Por si no podéis leerlo: “Arriba, la llamada torre de David; en realidad se trata de un minarete erigido en 1655”.

Torre de David

Pero Jerusalén sí tiene algo milagroso. A pesar de ser la ciudad en la que más sangre se ha vertido, jamás se ha tocado un pelo a un turista y el robo es prácticamente inexistente. Los fanáticos judíos matan a los palestinos y los fanáticos palestinos matan a los judíos. Pero ningún fanático lo es tanto como para matar a la gallina de los huevos de oro.

Anuncios

Responses

  1. Da pena comentar en tus posts sobre Historia, porque después de leerlos lo único que puede uno decir es “sin comentarios”. No mucho que decir salvo que eres un gran historiador e investigador. Que tengas buena semana. Ya nos queda poquito.

  2. Muy trabajada entrada. Quizá te llame la atención que tras tanto trabajo de documentación mi comentario vaya sobre una de tus reflexiones:

    “Alguien dijo que Adriano fue un Nerón con un buen sucesor. No lo sé. Pero con toda seguridad no fue la persona que nos describe Marguerite Yourcenar”

    Dicen que Adriano nació en nuestra península. Comenzando por ahí sería fácil pensar que es esa la razón de que en los libros de texto aparezca como uno de los más brillantes dirigentes romanos. Marguerite Yourcenar le dio alma, y eso ya le catapultó al estrellato, pero está claro que no se puede ser un emperador poeta y enamorado y mantener tu puesto más de 20 años, y además controlando la mayor extensión territorial de la historia de Roma.

    Adriano, sin duda, hubo de ser alguien grande. Un gobernante despiadado e inteligente. Bien lo saben los judíos, aunque, como bien dices, ahora les interese cambiar la Historia.

  3. Entre mis muchas buenas cualidades, Estatua, no está la de la modestia. Quiero que tu mente lógica y filosófica analice esto: Si yo, con dos libros baratos y en un par de horas he montado este comentario ¿crees que personas con más horas y más medios no podrían haberlo montado antes?. ¿Por qué no se ha montado?
    Zorro, evidentemente para ser emperador durante veinte años no se puede ser un santo. Adriano consiguió su imperio con malas artes, gobernó con mano de hierro y satisfizo todos sus caprichos y no me refriero a Antínoo sino al Panteón. Pero no se metió con la Iglesia y eso salvó su reputación para la posteridad.

  4. Entonces, eso de los templarios y el templo de Salomón no cuadra ¿no?

  5. ¡Bienvenido, Gran Maestre! Es un honor tener en mi humilde bitácora al último Gran Maestre de los templarios. En cuanto tenga tiempo, haré una entrada exclusivamente para el tema.

  6. Excelente entrada, Fernando. Hoy le haces gran honor al título de la bitácora. De verdad que arrojas luz en este tema.

    Fuera de tema: a mí todo ese tema de los templarios me da ternura después de haber leído a Eco.

  7. Edgar, eres uno de mis lectores más fieles. ¡Te gusta todo lo que escribo! A mí también me gusta el tema de los templarios y voy a complacer en cuanto pueda al Gran Maestre. Por cierto ¿qué es esa mancha amarilla que tienes delante de las narices? Me lleva intrigando desde hace bastante tiempo.

  8. Jaja. Cosas del ocio mezclado con photoshop. Mi novia me ha venido insistiendo para cambiar la imagen, pero aún no cumple su ciclo (la imagen, no mi novia, claro).

    Sobre los temas, pues sí, la mayoría de tus entregas me gustan. Excepto las políticas, y eso sólo porque no estoy al tanto de la realidad cotidiana de tu polis, así que no puedo seguirlas -en cuanto al significado y los actores-, pero también las leo.

  9. Pues parece que tienes una flor amarilla delante de los ojos.

  10. Bueno, Fernando, a mi también me gustan, pero sí que se me ocurren cosas que comentar aunque sólo sea por el gusanillo de escribir.
    No sé muy bien por que no le dio a Adriano por hacer desaparecer también a los cristianos, pero se me ocurre que posiblemente por que no los conocía, por esa época eran un grupillo casi insignificante en número al menos y que preocupaban casi en exclusiva a los dirigentes judíos. Todos los grandes emperadores de siempre, incluso el actual, se empeñan en eliminar todo lo que pueda hacer recordar a los sometidos que son distintos, que están sometidos. La cuestión religiosa ha sido, y en algunas culturas lo sigue siendo, la parte nuclear de la cultura, la identidad por eso eliminarla era/es conseguir la dominación. Los judios dieron mucha lata a todos los dominadores y si Roma quería demostrar sin sombras que la Tierra era suya no podía hacer otra cosa que lo que hizo.
    Nunca me han entusiasmado los “Santos Lugares” siempre he dudado de la arqueología que los sustenta y queda sólo la tradición que esta bien para consolar a quien lo necesite pero nada más, desde luego no para pegarse por ellos y menos para gastarse la pasta en ellos. Pero Jesús dejó bien claro que lo que presentaba no estaba ni podía estar ligado a ningún lugar físico. Su mandamiento es personal (aunque con consecuencias comunitarias) y su testimonio no hace sino confirmarlo; todo lo que se monta o se dice alrededor de esto es, eso, añadido.
    Por último, me parece que la retahíla de atributos o invocaciones de la letanía del rosario está sacada de la Biblia, pero seguro que tu sabes mejor que yo su origen, no soy capaz de ponerme como tu a investigar.

  11. No soy un investigador ni un especialista al uso del tema. Es una aficción que tengo. Y cuanto más investigo, menos creo.

  12. Por lo de investigar me refiero a tu capacidad a la que te referías antes de coger un par de buenos libros de referencia y dedicarle un par de horas a elaborar un artículo, yo no tengo ese tiempo.
    Por otro lado te comprendo perfectamente pero es que resulta que el creer no se encuentra ni se basa en todas estas cosas. Todas ellas son accesorias, adiciones que se han ido poniendo y se seguirá por que el aceptar que la fe no necesita soporte “técnico”, que no hay nada que te garantice nada porque no hace falta, pues ya está todo garantizado no es nada fácil, seguimos teniendo miedo por mucho que se nos diga que no hay nada que temer, todas esas estratagemas son nada más que para distraer al miedo.

  13. Bien. La fe es un don gratuito de Dios, que yo no he recibido. Me parece mal que el Padre Amantísimo se la regale a unos y no a otros.
    En cuanto al miedo, prefiero afrontar el posible miedo cara a cara y no refugiarme en opios de diversas categorías. Creo que es más meritorio. Y se ajusta más a la realidad.

  14. Yo tampoco me refugio en nada, ya te digo que son todo subterfugios.
    Respecto a que la fe es un don gratuito y que se la regala a unos si y a otros no, igual necesito algo más de tiempo para decir algo con sentido pero es otra de las cosas que se han tergiversado y mucho, sin mala idea posiblemente, a causa de esquemas mentales y culturales pero tergiversado igualmente.

  15. Te contesto a la vez a los dos comentarios. Lo que a mi juicio no se puede decir es “Esta parte no lo ha dicho Dios, no es importante. Pero esta parte sí, por lo que es importante”. O se acepta la doctrina de la iglesia católica una e infalible, o no se acepta. No se pueden cambiar las reglas del juego una vez empezado.

  16. La infalibilidad se refiere al mensaje nuclear de la Biblia y a un puñadito de cosas más, te aseguro que muy pocas y estas también muy en relación con el núcleo del mensaje. Todo lo demás publicado por la iglesia católica no es infalible por mucho que algunos así lo quieran pero que se vayan al mismo derecho canónico que no es más que el reglamento interno de una institución y ahí mismo se aclara; quitando la Biblia hace falta un protocolo estricto y rebuscado a conciencia para que una declaración sea aceptada como infalible.

  17. Cuando el Sumo Pontífice habla “ex cathedra” a la Iglesia Universal, lo sé. Y no me lo creo. Y en cuanto a la Biblia deberá cumplirse hasta la última coma ¿no?

  18. Perdona el retraso, me pillas a traspiés, moviéndome y no es fácil, te estoy preparando la bibliografía.
    Respecto a la Biblia que se tenga que tomar al pié de la letra lo dicen sólo los fundamentalistas, sí lo decía también la iglesia católica pero hace muchas decenas de años, seguro no desde el Vaticano segundo.

  19. No te preocupes, no me moveré de aquí, por lo menos hasta agosto.
    En cuanto a lo que dices de la biblia y el Vaticano II mira lo que dice el papa Benedicto XVI en el XII Sínodo de Obispos en Roma “Sólo la palabra de Dios es una realidad sólida”, concluyó el Papa, y, por tanto, es preciso y urgente cambiar el concepto de realismo: “Realista es aquel que reconoce la realidad en la palabra de Dios”.
    Pero las palabras del Papa suenan también como una amonestación a los obispos y curas que interpretan la Biblia a su antojo. El Sínodo de Obispos se abrió el 22 de junio de 2009 (después del Vaticano II) y Benedicto XVI ¿es un fundamentalista?

  20. Pues sí, un poco al menos lo es y ha levantado no poco revuelo con un libro que ha publicado, probablemente hecho antes de ser Papa pero publicado una vez elegido, presenta a su modo la vida de Jesús, es decir su versión de Cristología. Como lo ha publicado desde su nuevo cargo, aunque con su nombre de verdad, creo, muchos lo han tomado como doctrina pero muchos más se han adelantado a advertir que es sólo la opinión de un teólogo más como cualquier otro; además le sacan punta pues utiliza esquemas y métodos incluso conclusiones más que superadas y contrastadas. La verdad es que vi durar poco la publicidad del libro en las revistas serias, por lo menos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: