Posteado por: fernando2008 | 3 junio 2009

Stieg Larsson. Los hombres que no amaban a las mujeres. Millennium I

los hombres

Llevo algunos años haciendo fichas, en una base de datos, de cada libro que leo. Aparte de la imprescindible información bibliográfica, hago un resumen del argumento, añado una serie de palabras claves en un campo, para facilitar cualquier búsqueda, e incluso le pongo nota.

Pero esto es en mi base de datos. No voy a fastidiaros la lectura de un libro de misterio como éste (ficha 1515), contándoos el argumento y su desenlace. Esta vez, sólo os contaré algunas impresiones.

Viajé a Suecia hace muchos, muchos años (1975) y no me gustó. Suecia es bella, al menos en verano. Cualquier parque  de allí está limpísimo y cuidadísimo. Las granjas parecen de cuento de hadas. La gente es civilizadísima y amable. Los edificios de las ciudades están como recién lavados. Las cartas se depositan en los umbrales de las puertas y las bicicletas de todos los tamaños, porque son el medio de locomoción familiar, se apoyan simplemente en la pared.

Pero no me gustó. Hay en el aire una increíble tristeza, y en cada bolsillo el mismo llavero: el que sirve para abrir las botellas de cerveza. La cerveza es flojísima, pero algunos suecos subsanan fácilmente este problema. En el ferry que sale de Malmö hacia Copenhague encontré una belleza rubia con cara de ángel, que esperaba impaciente a la puerta del bar a que el barco saliese de las aguas jurisdiccionales suecas. Ya en aguas danesas, el bar se abrió, y la belleza angelical entró inmediatamente. Cuando desembarqué, la chica estaba caída sobre la mesa, completamente inconsciente.

Treinta y tres años después, he recuperado esta visión gracias la novela de Stieg Larsson. En ella hay frío, soledad, obscuridad, tristeza. Y otra cosa más, que revelan las entradas de cada una de las partes, entradas que os copio.

– “El 18% de las mujeres suecas, han sido amenazadas en alguna ocasión por un hombre”.

– “En Suecia, el 46% de las mujeres han sufrido violencia por parte de algún hombre”.

– “ En Suecia, el 13% de las mujeres han sido víctimas de una violencia sexual extrema, fuera del ámbito de sus relaciones sexuales”.

– “En Suecia, el 92% de las mujeres que han sufrido abusos sexuales en la última agresión no lo han denunciado a la policía”.

¿Por qué ocurre esto?. No lo sé. Quizás porque el estado-providencia no puede conseguirlo todo, y los ciudadanos deben poner algo de su parte. Quizás por el clima.

No he vuelto a Malmö. Prefiero Cádiz sin ninguna duda.

¿La novela? Ah sí. Me gustó. Es entretenida y aunque la trama se resuelve al final, el novelista ha creado unos personajes que pueden dar, y de hecho están dando, mucho juego. Voy a comenzar el segundo tomo.

Además es gordita, 665 páginas, como a mí me gusta. Con novelas de ese tamaño no tengo que pasarme el día haciendo fichas de libros.

Anuncios

Responses

  1. La segunda parte te gustará también y estoy esperando con impaciencia la tercera parte que saldrá en unos días.

    Sólo me falta por ver la película…

  2. Te vas a hacer un experto en Stieg Larrson. Hoy comenzaré la segunda parte.

  3. Has dado en el clavo. El Estado no puede solucionar el eterno problema existencial del ser humano. Ni el bienestar, ni la belleza. Quizá la cerveza un poco más espesa sí.Este verano leí otro libro: Delicioso suicidio en grupo, del finlandés Arto Paasilinna. Es tronchante y poético. Dicen que los nórdicos y los españoles somos de los ciudadanos más optimistas del mundo. Aquí cuando uno quiere suicidarse siempre tiene la posibilidad de dejar la boina en el brocal y tirarse a un pozo. Besos

  4. Totalmente de acuerdo en todo, incluyendo la boina, menos en una cosa: no compares el optimismo español con el sueco. Yo pienso que cuanto más al sur más optimistas, aunque también más pobres. Optimistas los de Marrakesch

  5. Me lleva siempre un par de semanas de ventaja, señor Fernando. Luego de haber leído una reseña de la obra de Larrson apenas el domingo pasado, y de haber decidido incluirla en La Lista, descubro que ya usted había escrito sobre ella.

    Lo mismo me pasó con Mankell. Un saludo.

  6. ¿Y la “Anábasis”?. Por cierto, Edgar, no seas tan formal y tutéame, como yo lo hago.

  7. Estoy en ella, precisamente. Le estoy dedicando tiempo completo, es una obra breve, pero como deseo escribir sobre ella me estoy documentando.

    Ya luego me paso a los suecos.

  8. Muy bien. Yo comienzo ahora el segundo tomo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: