Posteado por: fernando2008 | 1 mayo 2009

Religión e Historia del Arte. Respuestas.

Veo que somos pocos los “friquis” de la Historia Sagrada. Esto puede tener dos significados: o que no le importa a nadie, o que todos han renunciado ya a encontrarle un mínimo de rigor histórico. Me inclino por la primera solución, por la sencilla razón de que, para llegar a la segunda, es necesario haber hecho un estudio más o menos extenso. Y me temo que de todos los participantes el único que los ha hecho ha sido Edgar Valdés.
Sin embargo, el ganador indiscutible ha sido Jorge Díaz. Él ha sido el que ha dicho que ninguna de las escenas que he puesto se basan estrictamente en la Biblia. Veamos.
1ª Tercera caída. Los evangelios no hablan de ninguna caída, y menos aún de tres. Quizás sea un recurso para mover a la compasión, pero no es histórico.
2ª David. Creo que es la más conocida, pero la que más dudas suscita. En la Biblia (1 Samuel 16:29) David es presentado a Saúl por Samuel. Saúl le contrata como tocador de arpa, para que despeje los malos espíritus de su mente, le toma cariño y lo convierte en su escudero. Pero, más adelante encontramos a David apacentando ovejas, su padre le manda que lleve comida a sus hermanos. Ahora nadie lo conoce y Eliab, su hermano le acusa de haber dejado el rebaño solo para ver la batalla. Cuando vence a Goliat, Saúl pregunta a Abner, el jefe del ejército quién es ese muchacho y Abner, que se supone ha estado muchas veces en el palacio real y que debió haber oído como el arpa de David calma el espíritu de Saúl, tampoco sabe nada de él. (1 Samuel 17:55).
Mucho tiempo después, cuando David era ya rey, Eljanán, hijo de Yair, de Belén, mata a Goliat de Gat (2 Samuel 21:19). Esta pifia fue corregida después introduciendo “mató al hermano de Goliat”. Así apareció en la Biblia del Rey James y todas las posteriores. Me temo que la glorificación de David quitó el mérito a Eljanán, el verdadero matador de Goliat.
3ª Eva. Efectivamente, nadie sabe de dónde ha salido la historia de la manzana. Lo cierto es que en la Biblia no se habla de ella. Pero hay un segundo error. ¿Veis lo bonito que tiene el ombligo? El problema es ¿a qué cordón umbilical se conectó ese ombligo? Si Eva es la madre de todo el género humano, no podía tener ombligo.
4ª Jesucristo. Mirad esa estampa, prescindiendo de halos y demás símbolos. ¿Podría confundirse con Buda, con Mahoma, con Confucio? No. Porque los tres eran asiáticos. ¿Y Cristo? Vuestro Dios europeo, era asiático. No era un sueco rubio y con los ojos azules.
5ª Los Diez Mandamientos. ¿Diez? Yo he contado 613, de los cuales 248 son positivos y 365 prohibiciones. Pero escribir sobre los mandamientos excede con mucho la capacidad de toda la bitácora. Os invito a que leáis las diversas listas de los diez mandamientos (Éxodo, 20:1) Deuteronomio, 5:1) para comprobar como la inmutable palabra de Dios ha cambiado tanto con el tiempo. Y de paso reflexionar sobre el hecho de que mandamientos, que sólo con un tremendo esfuerzo de imaginación pueden encontrarse en la Biblia, se exigen que se recojan en las leyes laicas de un país y otros, bien claritos en el Libro, son completamente olvidados y nadie se pone cintas blancas para recordarlos. “No oprimas ni explotes a tu prójimo: ni retengas el salario del jornalero hasta la mañana siguiente” (Levítico 19:13).
6ª La Piedad. Los evangelios repiten varias veces que María veía la crucifixión “desde lejos” (Mateo 27:55) (Marco 15:40) (Lucas 23:49) Sólo Juan dice que estaba “al pie de la cruz”. En ningún momento se dice que María cogiese el cadáver de su Hijo. Sin embargo, es una escena que se repite con mayor o menor fortuna desde el gótico.
7ª Los Reyes Magos. Ya he escrito en esta misma bitácora sobre los tres Reyes Magos y puse esa misma ilustración. Se inventa el número, se inventa la raza, se inventan los nombres. ¡Hasta se inventan los gorros frigios!.
8ª Sansón y Dalila. Dalila no le tocó un pelo a Sansón. Bueno, a lo mejor sí se los tocó (me estoy liando). Pero como dice Edgar Valdés, no le cortó un pelo. Fue un hombre llamado para este menester el que realizó la faena. No, no es una siesta ni le está espulgando. Le está haciendo perder su poder, pero es, una vez más, una escena falsa.
No me gusta poner conclusiones en las mentes de nadie. Pero no puedo terminar sin hacer en voz alta una reflexión: Tantos errores juntos, no es algo normal. No se puede hablar de formas de escribir, de maneras de pensar en determinados momentos históricos. Debajo de todo esto, debajo de cualquiera de los párrafos y de cualquiera de las imágenes que se analicen surge siempre la misma sensación: la de falsedad. Desde lo más trascendente a lo más trivial.

Anuncios

Responses

  1. Bien, no nos fue del todo mal. Pero es muy interesante tu recopilación. Siempre es muy agradable darse cuenta de que aun en las cosas cotidianas de nuestra cultura hay tanto por saber.

  2. Siempre. Y más en cuestiones de religión. Es increíble como la gente acepta el hecho religioso y jamás reflexiona sobre él. Salvo contadas expeciones

  3. Yo siempre con retraso.
    Agradezco, señor maestro, la buena nota, pero a fuer de ser sincero, no me la merezco.
    Es uno de esos casos en los que uno dice una cosa que por pura casualidad coincide con la respuesta más o menos correcta, pero sin ninguna premeditación.
    También me pasó con aplicaciones industriales de la química.
    En mi caso, no es cierto que no me importe nada este tema, me gusta la historia, me gusta el arte y me hace gracia la “religión”.
    Pero en realidad no le presto mas atención al Antiguo Testamento que al Silmarillon.
    Los textos bíblicos me parecen una curiosa y a veces entretenida coleccion de leyendas mitológicas, pero reconozco que su estilo se me hace en extremo pesado.
    Así que la verdad, me entretiene mucho mas al vida de Tiberius Kirk.

    Asi que lo siento, pero cedo la nota a quine lo halla estudiado mas en serio, como edgar, o cualquier otro.

  4. Napoleón preguntaba cuando iba a nombrar un mariscal de Franica ¿Pero tiene suerte? Ya ves, la suerte también es importante

  5. ¿Suerte?, ¿yo?

    Calla, calla, canalla.

  6. Me callo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: