Posteado por: fernando2008 | 19 abril 2009

Claves para la restauración de la Iglesia católica.

esther

No creo en las casualidades. Si César no hubiese existido, otro pasaría el Rubicón. Pero a veces, haberlas, haylas. Estaba escribiendo sobre el libro de Esther cuando leí el documento “Claves para la restauración de la Iglesia católica”. Y creo que se pueden unir las dos ideas en una.
El libro de Esther habla de una judía que es adoptada por su tío Mardoqueo, consejero de Asuero, rey de Persia. Mardoqueo no se inclina ante Amán, el primer ministro. Amán rabia por ello, y medita perder a Mardoqueo. Pero Mardoqueo ha descubierto una conjura contra el rey y Asuero pregunta a Amán qué es lo que se debe hacer con alguien a quien el rey quiere honrar. Amán, tan fatuo como malo piensa que será él el receptor de ese honor y exagera la nota. Cual no será su enfado cuando debe hacer protagonizar la ceremonia de engrandecimiento al odiado Mardoqueo.  Echando chispas, prepara una horca para Mardoqueo, pero Esther se casa con el rey, salva a su tío y hace que Amán ocupe el lugar en la horca.
Como veis, es un libro más de la Biblia, con sus traiciones, engaños y muerte. Lo que lo hace peculiar son dos cosas:
1º En su versión original, no hay ni una sola referencia a Dios. Esto debía alertar a los avisados, tanto que los judíos no lo incluyen entre sus libros canónicos. Pero en la Biblia cristiana sí es canónico, hay referencias a Dios, oraciones y todo tipo de detalles sobre la genealogía de Mardoqueo y Esther. Lo que nos indica claramente que desde que se escribió por primera vez un libro bíblico, hasta que la Iglesia consagró la versión de la Vulgata, la palabra de Dios ha sido cambiada, corregida, manipulada sabe Dios, nunca mejor dicho, con qué intenciones.
2º No hay ni una sola verdad, desde el punto de vista histórico. Se ha intentado identificar a Asuero con Jerjes y con Artajerjes, pero no encajan. No hay noticias ni de Mardoqueo, ni Esther, ni Amán, ni de la sublevación de los judíos en ningún sitio. Incluso, en el delirio de la incongruencia, cuando Amán cae en desgracia se le insulta (Esther 16,10) “ Amán, hijo de Hamdatá, macedonio, extraño a la sangre persa”. ¡Un macedonio en la corte del rey Jerjes! Inmediatamente me recordó a “Un yanqui en la corte del rey Arturo”. ¡Tan anacrónico como el cuadro que ilustra esta entrada. Y entonces lo comprendí todo.
No os rompáis la cabeza intentando demostrar que “la Biblia tenía razón”. No busquéis tres patas al reinado de Jerjes-Asuero. Asuero es el dios Assur, Mardoqueo es el dios Marduk y la judía Esther es la diosa Ishtar. Amán es el dios de los elamitas, vencidos por los asirios.
En resumen, un cuento de la vieja y conocida saga de “el pobre diablo”. El malvado diablo que acecha a los buenos, pero que al final cae en su propia trampa, pierde y el Bien gana.
Bien. Ahora pasemos a las claves para la restauración de la Iglesia católica. Fijaos lo que decía Benedicto XVI antes de serlo.
“Resulta incontestable que los últimos veinte años han sido decisivamente desfavorables para la Iglesia católica…y sus resultados parecen oponerse cruelmente a las esperanzas de todos”. (…) “Hay que afirmar sin ambages que una reforma real de la Iglesia presupone un decidido abandono de aquellos caminos equivocados que han conducido a consecuencias indiscutiblemente negativas” (…) “Estoy convencido de que los males que hemos experimentado en estos veinte años se deben al hecho de haberse desatado en el interior de la Iglesia ocultas fuerzas, agresivas, centrífugas, irresponsables o simplemente ingenuas”. También habla de que el Concilio Vaticano II no fue importante porque no se estableció ningún dogma. En resumen, hay que volver atrás, al sano magisterio de la Iglesia, a la misa en latín de espaldas al pueblo, a las Sagradas Escrituras, a meditar y sacar santas enseñanzas, por ejemplo del libro de Esther.
No hay manera. Por lo menos los griegos reconocían que los dioses ciegan a aquellos a los que quieren perder.

Anuncios

Responses

  1. La Biblia es un libro muy divertido, sobre todo el Antiguo Testamento. Creo que debería leerlo. Se cuentan cosas muy entretenidas, falsas pero apasionantes.
    En cuanto a Ratzi, que alguien lo desenmascare de una vez: es el emperador de la guerra de las galaxias. No puede querer nada bueno.

  2. Sí, es un libro muy diviertido cuando no te atañe personalmente. Cuando te atañe, ya no lo es tanto. Imagínate que tus leyes, tu práctica médica, tu forma de pensar o tu sexualidad tuviese que ceñirse estrictamente a lo que pone “Las mil y una noche”. ¿Te haría gracia?
    En cuanto al Pastor Alemán, en ello estamos.

  3. EL pastiche formado por el ansia de poder, el fanatismo ciego y la estupidez — por muy inteligente que se le susponga—. Es un coctel que irremediablemente acaba siempre en lo mismo:

    Derramamiento de sangre inocente.

    Cuando no hay argumentos o son necios, la unica forma que los locos tienen de seguir adelante es aumentalla y no enmedalla.

    Lo malo es que su brillo suele enceguecer a los más ingenuos, que se vuelven talibanes o legionarios de cristo.

    Poded las barabas a remojo mis amigos librepensadores y cuidad vuestra espalda.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: