Posteado por: fernando2008 | 13 abril 2009

En contra del gobierno.

revolucion

Hay gente que lee mi bitácora. Hay gente a la que incluso le gusta. Y esta gente me hace, a veces, sugerencias.
Dichas sugerencias las divido en dos grandes grupos: 1º Las que hago caso. 2º Las que no hago caso. No me preguntéis más. Me precio de ser una persona racional y no podría, sin poner en peligro esta fama, explicaros el porqué unas sugerencias son clasificadas en el apartado uno y otras en el dos.
La pregunta que más se me hace últimamente es por qué no ataco al gobierno. ¡Como si el gobierno fuese un saco de arena que estuviese ahí para desfogarnos!. Y siempre que me hacen esta pregunta oigo el canto que más me desagrada: “ A por ellos, oh, eh!”
Voy a contaros una historia de mi lejana niñez. El Salamanca F.C. debía estar pasando por un mal momento y repartió entradas entre los colegios. Ante la disyuntiva de pasar la tarde en el estudio o ir a ver, gratis, el fútbol, decidí ir al fútbol. A mi lado se sentó un señor, posiblemente padre, esposo y ciudadano ejemplar, que estuvo todo el tiempo chillando e insultando. Fue la primera y última vez que he visto un partido de fútbol. Cuando vivíamos en las cavernas, necesitábamos la agresividad y los arcos superciliares. Los arcos superciliares ya los hemos perdido. La agresividad no.
– Pero, bueno ¿vas a escribir contra el gobierno, o no?
– No hay prisa. El actual gobierno de España hace, a mi juicio tres clases de acciones: buenas, regulares y malas.
– ¡Acabáramos!. Como todos.
– Efectivamente. Como todos. Esa es la idea que os quiero meter en la cabeza. Nadie es inmaculadamente bueno ni perversamente malo. El demonio de las cejas no puede estar veinticuatro horas al día maquinando la ruina de España. ¡Necesitará, al menos, ir al baño!.
– Muy sofista vienes tú de Sicilia. ¡Seguro que has estado un buen rato en Leontini!.
– Pues hablemos más claro. Hay una frase que me pone de punta los pocos pelos que me quedan: “Tú tienes el derecho. Nosotros la obligación”. Y ese es el gran error. Yo prefiero esta otra, más antigua: “Ningún derecho sin deber”.
– ¡Toda esta parrafada para decirnos que tenemos que estudiar!
– No. Para deciros que tenéis unos deberes y unos derechos. Y que no podéis exigir derechos si os hacéis los tontos en cuanto se habla de deberes.
– Pues nosotras, las chicas, lo tenemos peor. La sociedad machista en la que vivimos nos reprime más, y nuestros padres no nos dan la misma libertad que a nuestros hermanos.
– Míralo por el lado positivo. El índice de fracaso escolar en Cáceres de las chicas es del 22’6%, mientras que el de los chicos es del 45’5%. Si se dividiese por dos vuestra libertad y por cuatro la de los chicos, tendríamos un índice de fracaso escolar del 10% que es al que debíamos aspirar.
– Déjalo. Al final no vas a hablar en contra del gobierno. Para ti, no está haciendo nada mal.
– Muchas cosas. El paro: que los parados tengan toda la ayuda que necesiten, pero que se investiguen los posibles fraudes. La economía: que se refloten las empresas, pero que se luche contra la economía sumergida, el fraude fiscal y aquellos que han estafado a toda la sociedad paguen con sus bienes y su libertad. La sanidad: que se potencie la sanidad pública, pero que se persiga con todo rigor a aquellos que intenten atacarla. La educación: que se extienda el derecho a la educación, pero que se exija al mismo tiempo que se cumpla el deber de estudiar. Todas estas cosas, el gobierno no las está haciendo mal. Las está haciendo rematadamente mal.

Anuncios

Responses

  1. Tienes razón en casi todo lo que dices, Gran Maestre y disculpa si no he puesto ningún comentario desde hace días.
    Un saludo.

  2. Disculpado Jomer. Yo tampoco he escrito mucho estos días. Pero me interesa mucho ese “casi”.

  3. Saludos, Gran Maestre:

    Verás, el “casi” tiene su sentido porque en mi opinión te has dejado la “justicia” y me refiero a ella como Ministerio y de paso, a los Jueces, esas personas que son normales y no lo saben porque siempre creen que no son de este mundo y que no tienen que dar explicaciones de sus “actos” que, en muchas ocasiones, son auténticos dislates.

    Lo otro que comentas, tiene sus matices, claro y habrá quien no esté de acuerdo con tus explicaciones, pero al margen de eso, lo comparto todo.

    ¿Todo? Bueno… casi todo. 😉

  4. Bueno, como buen anarquista — comentarios escandalizados del público bien pensante — no acepto ningun gobierno.

    Por definición, nadie hace tortillas sin cascar huevos, y ningún ser humano se convierte en lider político sin firmar con su sangre pactos demoníacos con sus amos.

    Partiendo de eso, el margen de “maniobra” es escaso cuando no inexistente.

    Y encima, cuando se quiere hacer algo en bien de la comunidad, como por ejemplo, ampliar el ámbito de algún derecho, las mentes bien pesantes que ejercen ese derecho en privado a golpe de talonario, montan en cólera porque el pueblo llano no está preparado para tener derechos y hay que educarlo.

    La única diferencia entre un gobierno de derechas y un gobierno de extrema derecha, que no hay más opciones, es que el de derechas, de cuando en cuando, se le ocurre hacer algo por los menos favorecidos, que para que negarlo, siempre se queda en agua de borrajas como la ley de dependencia, por poner un caso.

    La extrema derecha solo piensa en repartirse el pastel.

    No soy demócrata así que no hay nada más que decir, pero los que sí votan, deberian sopesar la cuestion y plantearse si no sería mejor BOTARLOS a todos.

    Por cierto, bonito el viaje, ¿no?

  5. Efectivamente. Se me había olvidado la justicia. En mi descargo diré que los mayores roces que he tenido con la ley han sido por el aparcamiento. Pero tienes razón. Había que haber incluido la justicia.

  6. ¡Anda ya, Jorge! Hoy día nadie se escandaliza porque uno sea anarquista. El mayor escándalo que yo, pecador de mí, he levantado, fue cuando mis alumnos se dieron cuenta de que me gustaba la ópera.
    Yo no soy anarquista. Pienso que para ser anarquista hay que ser muy libre y muy formado y eso, de momento, es inviable.
    El viaje muy bonito pero recuerda que me dijiste que no te lo contara. Sólo una cosa negativa: que los mocosos prefirieran estar toda la noche haciendo el tonto en los pasillos del hotel antes que descansar pera ver las cosas tan hermosas que veíamos de día. No puedo comprenderlo

  7. ¡Uy, Sí!

    Ya son muuuuuchos años de repetir eso de que el anarquismo es el desorden y el caos.

    Cuando a una MENTE BIENPENSANTE le dices anarquismo es como mentarle el ajo a un vampiro.

    Y… Efectivamente, el anarquismo exige una cultura y una educación que estamos muy lejos de tener en esta sociedad, y muy lejos de que nos permitan adquirirla, claro esta.

    Se les acabaria el chollo.

    Bueno, si, me da una envidia absoluta, pero reconozco que una vez superada, me alegro mucho por ti, pese a los cativos, que, yo, personalmente, soy seguidor de la filosofia de Herodes.

    Creo que su pensamiento nunca ha sido correctamente valorado.

  8. Herodes es, también, mi pedagogo favorito, aunque debo confesar que no hizo la matanza de los Inocentes. Hoy les he dicho a mis muchachos que me sentía viejo al no poder transmitirle el gusto por las obras de arte. Ellos van a otro rollo

  9. Es imposible.

    Luchas contra cientocincuentamil estimulos embrutecedores.

    Y por definición, los impuberes tienden a preferir las influencias divertidas o por lo menos disfrazadas de “guay” a las educativas.

    Todo lo que suene a “aprender” les provoca rechazo, salvo en los casos de lso crios raritos, que una de dos, acaban siendo como nosotros o se les cruzan lso cables y ejecutan una matanza.

    Y esto ultimo es mas tipico de usa, simplemente por una cuestión de facilidad de acceso al armamento.

    Si en la “civilizada” europa fuera facil tener armas, seria bastante más dificil ver estos casos en la prensa, mas que nada por se muy comunes.

    La poda social hay que comenzarla desde arriba, y claro, no se dejan.

  10. Mi querido maestro:

    Tú no trabajas para los tres mil seres que ya han pasado por tus manos (por lo menos). Esos pedazos de carne con ojos constituyen la masa crítica que permite funcionar la maquinaria social. Pasarán como lo que son: proletarii.

    Trabajas para ese individuo al que se le han quedado grabadas tus palabras mientras les explicabas el Moisés. Que sigue la broma chusca y chabacana para no quedar descolgado del grupo y que algún día, sin que ni tú ni él lo sepáis, hallará alguna inexplicable relación entre el Moisés y los enlaces cuánticos de los agujeros de gusano.

    ¡Habla!, dicen que dijo. Y es que el mármol bien trabajado vale muchas vidas humanas…

  11. A partir de ahora, no serás Marco Antonio. ¡Serás Marco Aurelio!

  12. ¿Cicerón quizas?

  13. No, Marco Aurelio, el emperador filósofo. Era mejor que Marco Tulio Cicerón

  14. Pozí.

    Mejor filósofo zarrapastroso que garbanzo.

  15. Pero Marco Aurelio no era un filósofo zarrapastroso. Era un emperador muy elegante. Nada que ver con esa especie de brujo de pelo largo que salía en Gladiator

  16. Bueno, yo desde mi ignorancia, me referia a lo de los cuidados discursos en el foro.

  17. Es que Marco Antonio Aurelio, es un pico…. de oro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: